sábado, noviembre 27, 2010

La epidemia de suicidios continúa para las mujeres afganas.

Cada año cientos, miles de mujeres afganas se siguen suicidando mediante la auto-inmolación para escarpar así de matrimonios violentos de pesadilla, leyes abusivas y de la pobreza extrema.

El divorcio es demasiado vergonzante para la cultura afgana, en especial para la que está en una posición claramente de sumisión frente al varón por lo que la inmolación es la única alternativa. Es su forma de escapar, su forma de ser libres de la opresión.

Muchas recurren a lo que tienen más a mano en casa como aceite de cocina hirviendo. La epidemia continúa, el suicidio sigue siendo una medida extrema como medio de liberación y ese cese inmediato a una condena por razón de género. El número de casos sigue aumentando.

De nuevo en Afganistán, que es uno de los perores países del mundo para nacer niña.

Las fotografías son muy duras. Si queréis verlas todas, os advierto que pueden herir la sensibilidad. La totalidad del reportaje aquí...de Lynsey Addario.



Hanife, de tan sólo 15 años, es consolada por la enfermera Fátima Mohammadi antes de que le cambiara las vendas por primera vez desde que se sometiera a una cirugía de injerto de piel. Centro de quemados del Hospital Regional de Herat, en Herat.

La madre de Hanife le ayuda a beber un zumo, en Herat.

Nargis, una mujer afgana de Kabul, se quemó porque su marido la golpeaba en repetidas ocasiones. En la imagen, el personal sanitario del hospital comienza el ritual del baño y cambio de vendajes. Nargis explicó las duras condiciones económicas por la que pasaba su familia. Ella tiene cinco hijos, y su cuerpo está quemado en el 60%.


Más en Lápices para la Paz:
La libertad del suicidio.

4 comentarios:

Mª Mercè dijo...

Creo que si estuviera allí, en las mismas condiciones que ellas, también pensaría en el suicidio para liberarme. Las comprendo. Aunque sería mejor poderlas ayudar para que escapen del yugo de la familia política.

Un beso, Ali.

escuchando palabras dijo...

Terrible historias, ojala las culturas no fueran tan hostiles con las mujeres...besos

observador subjetivo dijo...

Os invito a leer mi opinión sobre este tema en este post:

http://observadorsubjetivo.blogspot.com/2010/11/menos-mi-madre-y-mi-hermana-todas-putas.html

Anónimo dijo...

!no puede ser! que por culpa de mi propio genero masculino la majeres tengan que sufrir así.