viernes, noviembre 12, 2010

Orden de desahucio.

Leo en los medios que un padre de familia a punto de ser desahuciado se ahorca en plena calle. Se convirtió en ocupa después de haber agotado el paro y no poder pagar el piso de alquiler donde vivía. Pero hace una semana recibió una orden de desahucio anunciándole que tenía que abandonar la vivienda de manera inminente. Finalmente, ayer apareció muerto en plena calle, en l'Hospitalet de Llobregat.
Pongo la tv y veo cómo están o intentando entrevistar a su viuda hundida entre lágrimas. Repiten en el programa una y otra vez que "es ilegal estar de ocupa" y que "no hay que buscar culpables", ahí va eso. La señora y su cuñada se quedan con la boca abierta, no saben si han oído bien o qué.,el caso es que la cuñada al final puede levemente contestar: -"Te parece poco culpable ADIGSA...?" (es la empresa de viviendas que gestiona entro otros, pisos vacíos de de protección oficial y que la familia vive en una de ellas pagando su luz y agua correspondiente y que por cierto, cuenta entre sus creencias en un servicio público de proximidad a la ciudadanía en el equipo humano y en la sensibilidad para la inclusión social). Claro que esta empresa es sólo la punta del iceberg. El fondo de ayuda del Gobierno adjudicó miles de millones a diferentes bancos y cajas ante posibles dificultades de liquidez o posible insolvencia y para que salieran del pozo que ellos solitos se metieron y que arrastraron con sus crisis a millones de familias. Ahora.... ¿quién ayuda a todas estas personas humanas desesperadas, agotadas, muertos en vida y a punto de terminar su prestación?.


Apago la tv y la impresión que ahora tengo es que parece ser que los culpables de esta crisis somos nosotros....¡no te fastidia!. Pues cuidado: Cáritas alerta, el zarpazo de la crisis será mayor en 2011. Prohibido suicidarse.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Vivía sola con mis dos hijos, trabajaba y tenía un sueldo de unos 600 euros al mes, pagaba un alquiler de 270 euros al mes por un piso de dos habitaciones. En 2007 la propietaria me subió la renta a 350 y unos meses más tarde, el mismo año me lo volvió a subir a 575 Euros. Me iba a echar. Acudí a servicios sociales del ayuntamiento. La única ayuda que me podían prestar era ingresar a mis dos hijos en un centro de menores. Y yo... la asistenta hizo un gesto con la mano como si espantase moscas. Acudí a la generalitat, al Sindic, estuve en "els matins de josep Cuní" recurrí al Defensor del pueblo. No hubo nada que hacer. Estuve meses planeando suicidarme. También me mandaron al Centro de Salud Mental para meterme en la trampa de ser una "enferma de depresión y atiborrarme a anti-depresivos". La rabia y la angustia no me dejan dormir. Esta historia se repite demasiadas veces. Nadie tiene el coraje de salir a la calle y gritar: BASTA!!

Anónimo dijo...

Pasaba muchas veces por delante de dos enormes y flamantes edificios nuevos, de Adigsa. El alquiler, incluyendo plaza de párking era de 175 Euros al mes. Contrato de 5 años prorrogables. Está lleno de marroquíes. Para mí no. Insistí. Luché mucho. También lloré mucho. No me rendí nunca pero perdí. Nadie puede reprocharme nada. Luché. Leo esta noticia y me siento otra vez como me sentí entonces. Dos años de mi vida infernales. No solo por la injusticia que viví. Lo más doloroso para mí fue la indolencia, la pasividad de la gente. Que nadie moviese un dedo, que me ignorasen. Eso es lo que más daño me hizo.

Observador dijo...

Tanto la historia de la entrada de hoy como el testimonio de Anónimo..,son de víctimas de esta crisis voraz y mal llevada por nuestra sociedad. Nosotros que somos los que mantenemos a los bancos en pie y ellos que fueron los que crearon la crisis con su rapiña y especulación no son ni más ni menos que meros observadores de la indolencia de los gobiernos. Tristes historias que reflejan el día a día de los más necesitados y que nos puede pasar a cualquiera de nosotros.
Besos

elzambrana dijo...

Si te digo la verdad no entiendo a esta sociedad, me da escalofrios pensar que algún día, sea yo quién pase por esas circunstancias y ese día, nos puede tocar a cualquiera, quitando a los que ya sabemos que nunca pierden.

A raiz de tu entrada, me he tomado la licencia, de escribir un pequeño relato, sin ser fiel a la historia de la familia de Barcelona pero si basándome en ella, es mi pequeña contribución a divulgar y concienciar, de lo podridos que están los pilares de la sociedad actual, ánimo a las familias y un fuerte abrazo. Letras de zambrana, es el blog donde está.

Alicia Mora dijo...

Sobre el testimonio de Anónimo:te doy las gracias por escribir tu experiencia, muy,muy dura. Es la parte humana que a muchos se le olvida que existe en estos tiempos de crisis voraz.Espero que estés mejor!
El zambrana:genial trabajo de visibilización. Me ha gustado mucho tu relato.
A todos un gran abrazo.

Laura dijo...

Esto no tiene nada que ver con la crisis, pero las dificultades económicas han recrudecido el problema, porque antes, a duras penas, conseguíamos pagarlo, ahora no. A mí modo de ver, es un problema principalmente legal (o de falta de legislación).

El artículo 47 de la Constitución dice:

Todos los españoles tienen derecho a disfrutar de una vivienda digna y adecuada. Los poderes públicos promoverán las condiciones necesarias y establecerán las normas pertinentes para hacer efectivo este derecho, regulando la utilización del suelo de acuerdo con el interés general para impedir la especulación.

¿Esto lo están cumpliendo? Yo diría que no. Debería ser ilegal subir el alquiler subir más de un 100% en un año como cuenta anónimo. Deberían regularse las casas vacías, investigar a los que alquilan en negro (que son casi todos), poner límites a los precios. La vivienda es un derecho constitucional, no debería regirse exclusivamente por el libre mercado.

Xabi dijo...

Como escribo en mi última entrada "es muy fácil hablar de la crisis de los países, sin profundizar en como sufren la crisis los seres humanos que componen esos países. Esas pequeñas historias cotidianas de la gente en paro, de la gente que no llega a fin de mes, de los padres que no pueden ver a sus hijos por el trabajo, de la angustía, la incertidumbre y la desesperación que en muchos casos provoca la precariedad laboral... Por supuesto sobre ellos caerán las medidas del FMI, el BM y la UE en forma de menos gasto social, privatización de servicios públicos, retraso de la jubilación, reforma laboral y por supuesto con un aumento de la fiscalidad."
Tiene razón la usuaria anónima hay que gritar basta, concienciarse y movilizarse porque esto le puede pasar a cualquier de nosotros en cualquier momento