jueves, noviembre 25, 2010

Mi marido me pega lo normal.


Mi marido me pega lo normal es, por increíble que parezca, la estremecedora confidencia de muchas mujeres que sufren malos tratos. ¿Por qué creen esas mujeres que es normal que sus maridos las maltraten en alguna medida? ¿Cómo ha llegado a anidar en sus conciencias una noción de normalidad tan perversa?.
A estas preguntas, y a otras muchas, responde este libro pionero que analiza y describe la agresión a la mujer tal y como se produce en la realidad cotidiana, despojandola de los disfraces que en forma de mitos y creencias, explicaciones y justificaciones, tratan de presentarla como algo ya no sólo normal, sino incluso trivial, cuando lo cierto es que el maltrato corporal es la afrenta más vejatoria que puede ocurrirle a una persona.

Hoy 25 de Noviembre se celebra el DÍA INTERNACIONAL PARA LA ELIMINACIÓN DE LA VIOLENCIA CONTRA LA MUJER y quiero recomendar este libro de Miguel Lorente Acosta, doctor en medicina y cirugía y médico forense porque cuanto más se conoce de este tema más nos damos cuenta que no sabemos lo suficiente.

4 comentarios:

Misón dijo...

¡Qué poder tan grande llegan a ejercer los maltratadores para que sus víctimas queden tan paralizadas y anuladas que no encuencuentran ni un resquicio de valentía para proteger la estabilidad, el bienestar y la vida de sus hijos! Desde el primer momento, desde el primer indicio, debemos decir NO! en cuanto lo permites una vez ya estás atrapada, a nadie debemos dar el poder sobre nuestra persona, NUNCA. Sin embargo es tan difícil educar a nuestros hijos y transmitirles correctamente ese mensaje... Desde pequeños somos educados, muchos en la inseguridad, otros en la manipulación, otros en la inutilidad, otros en la violencia, y al final el mensaje queda grabado en nuestra alma, si no somos conscientes de ésto que nos ha marcado difícilmente podremos cambiar las cosas. Los niños crecen en el ejemplo de sus padres y no sólo eso, creen en las afirmaciones de sus padres, si les dicen: no vales para nada, se lo creerán, Si les manipulan o chantajean, se dejarán manipular en su vida adulta, si están acostumbrados a ver una actitud machista en el ámbito familiar es probable que en su vida adulta escojan personas que se adaptan a ese rol, sólo cuando somos conscientes de cómo somos y porqué nos pasan ciertas cosas que no nos gustan podemos cambiar, y ya no sólo hablando de maltrato de género sino de todo en general. Todos deberíamos regar con amor esas semillitas del futuro que son nuestros hijos y cuidar nuestro lenguaje, las palabras tienen un gran poder, si tus palabras son siempre de cariño hacia tu hijo, será un adulto seguro de sí mismo si al cariño le añades la rectitud con la que debes educar, si tus palabras son duras y vejatorias el rencor o la inseguridad se instalaran en su corazón ¡las palabras tiene energía, cuidado con lo que decimos a nuestros hijos! Empezando por mi misma, muchas veces meto la pata, después me arrepiento, pero las palabras está dichas y la mala energía suelta.

Raquel dijo...

¡Buenos días!:
Cuando convives con alguien violento, compartes techo con él, es tu pareja, aquella de la que un buen día te enamoraste locamente, y de repente, empieza a comportarse de esa forma, infravalorando cualquier cosa que haces, nada está nunca bien, mandándote a callar en público, poniendo todo tipo de impedimentos a cualquier decisión que relacionada con ampliar tu formación académica o incorporarte al mundo laboral, cuando llegan a decirte que si no quieres tener un hijo con ellos es porque no les quieres, cuando todas esas circunstancias que parecen de película, pero que son muy ciertas, se juntan, llega un punto en el que ya has perdido el rumbo de tu vida de tal modo que necesitas pedir ayuda:¡ no se sale sola de esto jamás!; por eso considero que la concienciación de la sociedad respecto a este problema es del todo imprescindible, es por ahí que debe empezar a tratarse, ni mucho menos está ganada la batalla, el machismo está presente también en los países desarrollados y en el nuestro, después de 40 años de dictadura franco-machista, ya no digamos...; la violencia de género se produce, bajo mi punto de vista, porque el conjunto de la sociedad, y muchos hombres, en particular, no han sabido digerir los cambios que a todos los niveles hemos experimentado las mujeres, y cuando surge esa revelación por parte nuestra, ese poner los puntos sobre las íes, llega el maltrato; así mismo, me gustaría hacer un llamamiento a las fuerzas del orden y a la justicia para que aligerasen su actuación y desde el momento en que una mujer denuncia, este tipo de casos requieren rapidez y mucha protección hacia la víctima, de lo contrario, desafortunadamente, creo que el nº de mujeres asesinadas de la forma más cruel por sus parejas, va a seguir en aumento. ¡Ánimo para todas!.

escuchando palabras dijo...

Es casi imposible pensar q existan parejas donde se relacionen a traves del golpe, sabemos q estan enfermos...el tema q a veces ninguna de los dos llega a pedir ayuda...se termina esta relacion con la muerte de alguno de ellos...pregonemos Amor y q esto se puede tratar, la violencia tiene cura es posible, solo hay q estar dispuestos, gracias por difundir temas tan importantes, besos

Alicia Mora dijo...

Gracias chicas por vuestros comentarios. Cierto es que la violencia machista se puede salir, implicando toda la sociedad, organismos, Administraciones y sobretodo reformar profundamente la educación para formar a niños y niñas en igualdad. Espero que esta lacra algún día se acabe! ojalá.