martes, marzo 07, 2017

"Se tiran al mar".



Las guerras, la persecución, la inestabilidad política y la pobreza en partes de África y Oriente Medio continuaron obligando a la población hacer peligrosos cruces marítimos para buscar una vida mejor en Europa. A raíz de un acuerdo migratorio entre la UE y Turquía, el número de refugiados que cruzaban el Egeo hacia Grecia cayó, pero las llegadas en Italia, a través del Mar Mediterráneo desde el norte de África, aumentaron considerablemente. Según el ACNUR, 181.436 personas hicieron esa travesía en 2016, un aumento del 18 por ciento en 2015. Los refugiados son frecuentemente amontonados en embarcaciones no aptas para navegar, a menudo sin chalecos salvavidas o comida, agua o combustible suficientes. Muchos no sobreviven...

Dice el secretario de Estado para la UE, Jorge Toledo, que "los refugiados se tiran al mar" y que son "mil y pico"...,con un total desconocimiento no sólo de los Derechos Humanos si no también de la dramática situación que viven miles de personas que se embarcan en este viaje perdiendo la vida familias enteras en el Mediterraneo. Lamentable. Vergonzoso.


lunes, febrero 06, 2017

Yo, Daniel Blake, un grito a la injusticia social.

Os recomiendo el último trabajo de Ken Loach, una director que siempre ha querido transmitir la problemática social a través del cine. Y ésta historia es una milésima de lo que sucede en nuestras sociedades, tan burocratizadas y tan carentes de alma.  

Por primera vez en su vida, víctima de problemas cardiacos, Daniel Blake, carpintero inglés de 59 años, se ve obligado a acudir a las ayudas sociales. Sin embargo, a pesar de que el médico le ha prohibido trabajar, la administración le obliga a buscar un empleo si no desea recibir una sanción. En el transcurso de sus citas al “job center”, Daniel se cruza con Katie, una madre soltera de dos niños que tuvo que aceptar un alojamiento a 450 km de su ciudad para evitar que la envíen a un hogar de acogida. Prisioneros de la maraña de aberraciones administrativas actuales de Gran Bretaña, Daniel y Katie intentarán ayudarse mutuamente. 
 

miércoles, septiembre 09, 2015

Bienvenidos refugiados.

Art. 14.1 Declaración Universal de los Derechos Humanos: En caso de persecución, toda persona tiene derecho a buscar asilo, y a disfrutar de él, en cualquier país.



¿Os veis libre de ésto...?

miércoles, septiembre 02, 2015

El peso del alma.

Fotofrafía de Nilufer Demir. El pequeño Aylan, de tan sólo tres años.

Otra foto, mil sentimientos.

Hoy no puedo dejar de olvidar esta imagen. Ha aparecido en diferentes medios de comunicación en este mundo global, tan habituados y tan relajados al dolor ajeno y tan acostumbrados a dramas lejanos. Las injusticias se suceden a miles de kilómetros de nuestro ritual de lo habitual. No nos afectan. Las lágrimas son de otros.


Nuestra retina acumula fotogramas que se desvanecen en los entresijos de nuestra memoria, tan sutilmente, que ya nos acostumbramos a la muerte, de forma tan natural, tan condenadamente fácil…

Y de repente, algo sucede en nuestro interior. Aparece una imagen que penetra, sintiendo cómo duele el estómago. Y se rompe algo, de forma tan sutil que cerramos los ojos, y no comprendemos ni quienes somos, ni que futuro tenemos como seres humanos. Y los que se suponen que tienen que hacer política con deber hacia los demás, nos damos cuenta que tienen una piedra en vez de corazón.

Un niño sirio que huía de la guerra. La barca en que viajaba naufragó cuando trataba de cruzar la estrecha franja que separa Turquía de la isla griega de Lesbos.

Ya escribí sobre los 21 gramos que pesa el alma, esos 21 gramos que desaparece, de forma misteriosa cuando fallecemos. 21 gramos. El peso de 5 monedas de 5 centavos, el peso de un colibrí, de una chocolatina...

Me pregunto si esos dirigentes europeos, los que llevan la batuta en la vieja y prostituída Europa tienen entre sus entrañas esos 21 gramos que pesa el alma. Me pregunto cómo se puede obviar centenares de vidas que huyen de la guerra, la muerte, el horror, el hambre.


Y mientras el diálogo se aplaza, los días pasan. Qué importa, seguirán las orillas del mar acogiendo inocentes, camiones sembrados de cadáveres asfixiados. La muerte, aleatoria, cruel y despiadada se paseará por el cementerio que se ha convertido nuestro Mediterráneo (Más de 23.000 inmigrantes que lograron cruzar el Mediterráneo han arribado a las costas griegas en la última semana).

¿Cuánto pesa la vida? ¿Cuánto pesa la esperanza?

...y eso dicen, que en el preciso momento de la muerte, perdemos 21 gramos, que es el peso, que estoy segura, todavía conserva este pequeño en ese instante que una cámara fotográfica plasmó su dormida muerte. 
 ______________________________________________________________________________


 Europa nos duele
No son migrantes, son refugiados.

Huyen de la guerra, la violencia y la pobreza. No huyen por voluntad, huyen por desesperación.

Debemos velar por sus derechos http://www.savethechildren.es/

sábado, agosto 29, 2015

Viaje hacia ninguna parte.

Vivimos en la seguridad de nuestras casas, nuestra ciudad, nuestros llamado “primer mundo”. Ni nos imaginamos cómo seria la vida de un refugiado. Nadie puede pensar en la injusticia, la persecución, la cárcel, la enfermedad, la opresión y la falta de libertad en todas sus formas. Y esto en tu propia tierra. Cuando este cóctel se hace insoportable, y el abuso y explotación de los que regentan el poder, el débil sólo le quedan pocas y escasas opciones: ceder ante la fuerza, enfrentarse a ella, con riesgo que eso conlleva como es perecer o recurrir a la huida. Se pierde absolutamente todo, la familia, amigos, el hogar, trabajo, la propia historia de una forma cruel e injusta, pero se salva la dignidad y lo que es más grande, la vida.
Reacción de un inmigrante que sostiene a un niño mientras es detenido por las autoridades de Macedonia. Alemania espera este año la llegada de 800.000 refugiados a Europa, “el mayor reto al que se enfrenta nuestro país desde la unificación”, advirtió Sigmar Gabriel, líder socialdemócrata, partido en coalición con los conservadores de Ángela Merkel.


Policías húngaros arrestan a una familia siria que trataba de cruzar la frontera. Según un informe de la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), en lo que va de año han llegado a Europa 323.000 inmigrantes de zonas en conflicto.

En la imagen, un inmigrante escondido debajo de un tren intenta colarse en él para dirigirse a Serbia, en la estación de Gevgelija (Macedonia). En los últimos días, más de 120 cadáveres de inmigrantes han sido descubiertos en vehículos que se dirigían a Europa y en los que los refugiados viajaban escondidos.


Inmigrantes sirios duermen en un parque de Belgrado, Serbia. Son más de 10.000 los refugiados que han cruzado con sus bebés y niños pequeños la frontera de Serbia en los últimos días.
Rashina viene de Kobani, Siria. Tiene cuatro años y ha bajado por medio mundo para llegar hasta Europa. En la imagen, descansa en una cama improvisada mientras espera un tren en la frontera macedonia que les lleve a otros puntos de Europa en busca de un lugar donde establecerse.

 Por su parte, España también debe ofrecer una respuesta acorde a los más de tres millones y medio de personas refugiadas mediante la puesta en marcha de un programa de reasentamiento generoso, incrementando el compromiso adoptado por el Gobierno, de sólo 130 plazas en 2014 y 130 mas en 2015, con prioridad para mujeres y niñas en riesgo, personas con necesidades médicas o con discapacidades y otras con necesidades especiales de protección. Además, es imprescindible agilizar los procesos de admisión humanitaria, así como otros programas de admisión para personas refugiadas procedentes de Siria para reducir el tiempo que transcurre entre la presentación de casos y la llegada de refugiados, y facilitar la reunificación familiar de los refugiados que tienen familiares viviendo en España. 

Conflicto de Siria

  • Alrededor de 190.000 personas han sido víctimas de homicidio y 12,2 millones necesitan asistencia humanitaria urgente dentro de Siria.
  • Más de 11 millones de personas, es decir, más del 50% de la población del país, se han visto obligadas a huir de sus casas.
  • De ellas, 7,6 millones se encuentran desplazadas dentro de Siria, y 4 millones han buscado refugio en otros países.

lunes, abril 13, 2015

Hasta siempre Maestro...

Un hombre sirio lleva en brazo a sus hijos tras un ataque. (Siria)

Los nadies

Sueñan las pulgas con comprarse un perro
y sueñan los nadies con salir de pobres,
que algún mágico día
llueva de pronto la buena suerte,
que llueva a cántaros la buena suerte;
pero la buena suerte no llueve ayer,
ni hoy, ni mañana, ni nunca,
ni en llovizna cae del cielo la buena suerte.
Los nadies: los hijos de nadie, los dueños de nada.
Los nadies: los ningunos, los ninguneros,
corriendo la liebre, muriendo la vida,
jodidos los nadies, jodidos:
Que no son, aunque sean.
Que no hablan idiomas, sino dialectos.
Que no practican religiones, sino supersticiones.
Que no hacen arte, sino artesanía.
Que no aplican cultura, sino folklore.
Que no son seres humanos, sino recursos humanos.

Los nadies: los hijos de nadie, los dueños de nada.
Que no tienen cara, sino brazos.
Que no tienen nombre, sino número.
Que no figuran en la historia universal,
sino en la crónica roja de la prensa local.

Los nadies: los hijos de nadie, los dueños de nada.
Los nadies: los nada,
los nadies, que cuestan menos que la bala que los mata.

Los nadies: los hijos de nadie...
Los nadies: los dueños de nada,
jodidos, jodidos, jodidos, jodidos...

Eduardo Galeano.
Extracto de “El libro de los abrazos” (página 52)


Muere el escritor uruguayo Eduardo Galeano a los 74 años

martes, enero 20, 2015

Invierno.

En ‪#‎Gaza‬, los vientos gélidos y las lluvias golpean a las familias cuyos hogares permanecen en ruinas tras el conflicto del verano. 

La familia de Mohammad perdio su casa este verano. Casi seis meses después, siguen viviendo en un refugio de UNRWA. Lo único que Mohammad espera es ver el final del ‪#‎bloqueo‬ y poder llevar una vida digna en paz y seguridad.
Fuente: UNRWA España
La familia de Mohammad del barrio de Shejaiya en Gaza se vio obligada a huir de su casa a mediados de julio después de que resultara gravemente dañada por los bombardeos. Casi seis meses después, la familia sigue en un refugio de UNRWA, con la esperanza de recibir ayuda para reconstruir su casa y refugiarse del duro invierno. Mohammad dice que lo único que espera es ver el final del bloqueo y poder llevar una vida digna en paz y seguridad.


Mientras tanto, en Siria, los refugiados palestinos desplazados internos por el conflicto y refugiados en centros colectivos están luchando para mantenerse calientes a pesar de la nieve. "La nieve trae alegría para los niños, pero a la luz de la situación imperante, ha sido un golpe catastrófico", dice Ahmad de 71-años que se refugia en la escuela refugio de UNRWA al-Kabri en el campamento de Jaramana.



Muchos de los centros colectivos son escuelas de UNRWA convertidos y aunque algunos refugiados se encuentran en el interior de los edificios escolares, la falta de espacio ha hecho que otros tengan que vivir en tiendas de campaña en los patios de los colegios. Khalil, de 36 años, y su familia se encuentran entre los que viven en tiendas de campaña. "Vivimos en la tienda sin calefacción con un frío terrible", explica. "Ayer no pude dormir en toda la noche. Estaba preocupado por mi tienda de campaña debido a los fuertes vientos. Las condiciones invernales son una preocupación aquí. Mi hija de 10 días de edad murió de frío del año pasado".

sábado, enero 17, 2015

Camino a la escuela.




Quiero recomendar este fantástico documental: Camino a la escuela del director francés Pascal Plisson, galardonado con el premio César 2014 por este trabajo, nos habla de miles de dificultades con la que se encuentran para ir a la escuela cuatro niños de entre 11 y 13 años de Kenya, Marruecos, Argentina e India. Nos habla del Derecho a la Educación, que recordemos que es un derecho humano fundamental, esencial para poder ejercitar todos los demás derechos y que los Estados tienen que garantizar.

sábado, octubre 11, 2014

La cura contra el ébola.

Epidemia de Ébola en Guinea Conakry y Sierra Leona por Samuel Aranda.





Samuel Aranda recibió el Premio World Press Photo of the Year de 2011 por una fotografía sobre una madre que consuela a su hijo herido en el conflicto de Yemen. Sus instantáneas no dejan indiferente. En esta ocasión hace una magnífica exposición de la situación del ébola que está causando estragos en Sierra Leona. Una de las fotografías, la de una niña que yace en el suelo mojado de algún hospital ha sido portada del New York Times reflejando la realidad del país.
La OMS eleva a más de 3.879 el número de muertos por el brote de ébola y parece que al mundo le da igual esas vidas que se apagan en el continente africano...,además sólo en el África subsahariana han muerto aproximadamente 298.000 niños de neumonía, 193.000 de diarrea, 288.000 personas de malaria y 428.000 por lesiones, por ejemplo en accidentes de tráfico.
Sin embargo, se trabaja para encontrar una cura, una vacuna para salvar vidas afectadas por el virus ébola que están en el llamado primer mundo. Es sorprendente e hiriente: mientras España daba la espalda a la hermana Paciencia cuando sólo se trajo al misionero español y ella permaneció abandonada en Liberia superando la enfermedad, desde España se le reclamó su sangre para curar al fallecido misionero. Aunque llegó demasiado tarde, ahora, Teresa, Auxiliar de Enfermería lucha contra la enfermedad en el Hospital Carlos III de Madrid llevando en su organismo la sangre de Paciencia.  
Quizás es ahora, cuando el ébola llega a occidente, es cuando existe la posibilidad de hacerle frente en África. Quizás.

 Más el Lápices:

Dejad de preocuparos por el ébola (y empezad a preocuparos de lo que significa)

Aquí podéis escuchar a Samuel Aranda contando cómo se está viviendo la epidemia en el país africano.

miércoles, agosto 06, 2014

Para todas las mujeres del mundo.



Mujeres asesinadas durante 2014 en España: 36 


016. Teléfono de atención a víctimas de violencia de género. Es gratuito y no deja rastro en la factura telefónica.