sábado, noviembre 20, 2010

El día de los derechos del niño en las chabolas de El Gallinero y Cañada Real.


Como dice Vicente Romero en su blog, el día de los derechos de los niños debería de ser cada día. Como todos los días de... que se suceden en el calendario para recordarnos la necesidad de cambiar el mundo injusto en que vivimos.
Hoy 20 de noviembre se celebrará una fiesta especial en una zona bien conocida por Lápices para la Paz: La Cañada Real y el Gallinero.
Micromundo invisibilizado donde los niños y niñas juegan entre las ratas, escombros, basura, muchos van desnudos y una gran parte de ellos están sin escolarizar, esto a tan sólo 12 kilómetros de la Puerta del Sol de Madrid. Un rincón vergonzoso, paupérrimo y olvidado que nos recuerda cada día que el cuarto mundo está en el primer mundo. Ni siquiera las propias Administraciones se ponen de acuerdo a la hora de contabilizar a sus habitantes: se habla de 70 chamizos, 90 familias, 300 habitantes, 200 críos.
Los voluntarios de El Gallinero y Cañada Real llevan tiempo preparando una estupenda fiesta para celebrar los derechos del niño que día a día reclaman para estos pequeños que malviven en chabolas. Ayer mismo se celebró una rueda de prensa y Paco Pascual, voluntario, destacó en ella que no se cumplen los derechos del niño que figuran en la Convención de Naciones Unidas. Y pidió para estos pequeños educación "en el sentido integral de la palabra, no sólo la escolarización", derecho a una vivienda digna y derecho a la salud, "es decir, un lavabo donde lavarse los dientes y un retrete donde hacer sus necesidades".

El programa para la fiesta de hoy comenzará temprano, a las 09.00 de la mañana y se colocarán columpios, balancines y toboganes infantiles. A las 11.00 habrá un pasacalles entre las chabolas. Al medio día, talleres de dibujo y escultura, disfraces y decoración de elementos urbanos. A las 13.00, música y baile. Después se leerá un manifiesto y se servirá una olla popular con paella y sarmale (una comida típica de Rumanía, parecida a los rollitos chinos y vietnamitas). A las 16.00, juegos, carreras de sacos, gymkana. Y tras la merienda, justo antes del atardecer, magosto (hogueras y castañas asadas). Finalmente, al llegar la noche, fuegos artificiales.
Se puede ir en coche por la carretera de Valencia hasta Valdemingómez. O en la línea 339 de autobuses desde la plaza de Conde Casal.

3 comentarios:

Observador dijo...

Que iniciativa más buena! Asi los niños que son niños en cualquier parte del mundo y estos que sufren y malviven entre escombros y ratas podrán disfrutar de su infancia aunque tan sólo sea por un día. Es triste saber que el tercer mundo esta tan cerca y que las administraciones no muevan un dedo para erradicarlo. A parte de la zanahoria y el palo que se les da bastante bien. Besos

Mararía dijo...

Ojalá no recorten en presupuestos para cooperación al desarrollo... es tremendo lo que ocurre en el tercer mundo, observador tiene razón.
es una iniciativa muy buena¡
felicidades por el blog, un saludo¡
Mararía

Nela dijo...

Magnifico post que nos hace reflexionar y ver que no todos los niños, son tan felices y tienen de todo, como los nuestros
Besos
nela