viernes, diciembre 26, 2008

Los nadie.

Siempre cuando contemplo las fotografías que se presentan en el XII Premio Internacional de Fotografía Humanitaria Luis Valtueña, convocado por Médicos del Mundo no puedo evitar recordar el poema “Los Nadie” de Eduardo Galeano. Es inevitable, el Concurso se trata de esos olvidados, silenciados por otro tipo de ruido que no se escucha en las imágenes que retratan rostros sin esperanza.

Si aún no conocéis al genio de las palabras Eduardo Galeano, os recomiendo la lectura de “Espejos”, un buen regalo para estos días.
Vietnam, de Luis Sánchez Dávila (España).

De la serie Tuberculosis, una enfermedad de pobres, de Juan Sierra (España).

Fotografía ganadora de Andrew McConnell. Serie fotográfica Crisis en Congo, sobre los desplazados por el conflicto armado de la República Democrática del Congo. Toda la galería aquí.

.....
Los Nadie.
Sueñan las pulgas con comprarse un perro y sueñan los nadie con salir de pobres, que algún mágico día llueva de pronto la buena suerte, que llueva a cántaros la buena suerte; pero la buena suerte no llueve ayer, ni hoy, ni mañana, ni nunca.

Ni en lloviznita cae del cielo la buena suerte, por mucho que los nadie la llamen, aunque les pique la mano izquierda, o se levanten con el pie derecho, o empiecen el año cambiando de escoba.

Los nadie: los hijos de nadie, los dueños de nada.
Los nadie: los ningunos, los ninguneados, corriendo la liebre, muriendo la vida, jodidos, rejodidos. Que no son, aunque sean.


Que no hablan idiomas, sino dialectos.
Que no profesan religiones, sino supersticiones.
Que no hacen arte, sino artesanía. Que no practican cultura, sino folklore.
Que no son seres humanos, sino recursos humanos.
Que no tienen cara, sino brazos.
Que no tienen nombre, sino número.
Que no figuran en la historia universal, sino en la crónica roja de la prensa local.

Los nadie, que cuestan menos que la bala que los mata.

Eduardo Galeano.


5 comentarios:

Observador dijo...

Ni tan siquiera en estas fiestas en la que la sonrisa es casi obligatoria y la solidaridad es como un mantra para estos días (sólo estos días), nos acordamos de los NADIE por que no salen en las noticias (excepto para lo malo), no son visibles, cómo dices en tu post que no podrías haber refregado mejor y esa poesía que tanto ayuda a que los veamos aunque sólo sea por un ratito.
Gracias por hacerlos visibles y recordarnos que ellos son ALGUIEN (personas).
Besos Alicia

June Fernández dijo...

Coincido con Observador. Muchas gracias por estar siempre ahí, no bajar la guardia en la defensa de los nadie, que contigo, que nos muestras sus rostros y sus realidades, dejan de serlo por unos segundos. Galeano es un gran regalo, desde luego.

José Ignacio dijo...

Eduardo Galeano tiene la virtud de la clarividencia.
Admiro de corazón su obra y su sentimiento. Esta poesía nos fue muy útil para confeccionar una exposición concienciadora.
Siento que su palabra es más potente que mil fotografías que presentan la pérdida de dignidad de millones de personas que para algunos "valen menos que la bala que los mata".
Un apoyo en tu sentir.

emma dijo...

Impresionantes palabras de Galeano. Las he citado y os he enlazado.
Muchas gracias por vuestra labor.
Un abrazo

Membri dijo...

Hay una canción de La Gran Orquesta Republicana que versiona este poema. Lleva el mismo título.

Recomendada, suena muy bien.