lunes, diciembre 22, 2008

¿La tormenta perfecta?.

Los ecos de la protesta de los 'setecientoseuristas' se extienden desde Grecia a otros países de Europa. AFP.

Sociólogos y antropólogos coinciden en un consejo: no se debe menospreciar el alcance de la revuelta.

Otros hablan de que es una mera tormenta perfecta, pasado el temporal, todo volverá a su cauce. Cada analista tiene su propia teoría al respecto. Lo que está claro que el temporal sigue moviendo masas de personas y mentalidades. Los medios informan mayormente de los actos vandálicos y muy pocos hablan de las reivindicaciones, los motivos de la revuelta, el futuro incierto que se describe en las pancartas, las nuevas desigualdades sociales, el nuevo perfil de los excluidos.

El descontento es total con el Gobierno griego y las perspectivas de futuro es bastante negro porque los jóvenes griegos se ven cobrando 700 euros al mes (de ahí la llamada revuelta de los setencientoseuristas) con empleos precarios e incapaces de abandonar el hogar de sus padres entre otros. Esto no es nada nuevo, esa perspectiva la tenemos en nuestro país. El contagio activista se ha extendido hasta Italia, Alemania, Francia, Dinamarca y España.

Las nuevas generaciones lo van a tener peor que nuestros padres. Parte de los afectados es una sociedad joven que ha tenido como base la solidaridad familiar y el mundo exterior está lleno de trampas.

Está por ver qué medidas de organización, activismo evolucionarán en los próximos años. Si la única forma de resolver conflictos se basa en la violencia o en diálogo o en nuevas formas imaginativas de reivindicación. Las desigualdades seguirán incrementándose por todo el mundo y esto será proporcional al nivel de movilizaciones y protestas.
El principio es esta tormenta perfecta que remueve la pobreza, el desencanto, la segregación, la marginación, las faltas de expectativas en un mundo global donde se mueve grandes capitales para unos pocos y para sectores privilegiados que tienen como decálogo fundamental la codicia.

Más:
Ya casi nadie informa, pero la revuelta griega no cesa en Im-Pulso
Un movimiento de masas se levanta contra el estado en Grecia . Rebelión.

5 comentarios:

José Ignacio dijo...

Treinta años después los jóvenes reivindican sus derechos.
Los griegos, mayor salario.
Los españoles no quieren el plan Bolonia.
El resto anda cabreadillo.
No es para menos pero al final es cierta aquella frase:
"La forma de hacer política ha de cambiar para que todo siga igual"
Te deseo la felicidad que a la mayoría les faltará.
Menos es nada.
UN abrazo

Observador dijo...

Pobre del político que menosprecie las insatisfacciones y el descontento del pueblo, porque provocara a las masas a las revueltas y lo que fue un germen se convertirá en una bola de dimensiones imparables.
Los jóvenes en Grecia empezaros estas algaradas y en España mientras la desinformación sobre el plan Bolonia convierte a los estudiantes en casi terroristas.
Que mal lo tienen los jóvenes de hoy y del futuro.

entrenomadas dijo...

Hace unas semanas leí un poema que sirvió de comunicado a unos chic@s de 16 y 17 años grieg@s. Era realmente precioso, lo leí en la página de rebelión. Al final del texto decía: Nos nos tiréis gases lacrimogenos, ya lloramos nosotros solos sin ayuda". Venid y hablad con nosotros.

Hace tiempo que Grecia es una ciénaga, la mecha lo ha encendido todo.

Un beso, Alicia y mis mejores deseos,


Marta

Gabriel dijo...

¿Cual es el futuro de los jovenes? Cuando algo revienta es porque hay algo que ya no podia aguantar más. Occidente debería escuchar más a los jovenes y no solo tenerlos como la carne de cañón que alimentará las empresas del futuro y todo el sistema en el cuál vivimos.

Alicia Mora dijo...

Gracias por vuestras aportaciones.
Algo se agita, si los jóvenes no se rebelan..mal vamos.
Occidente debería escuchar, efectivamente Gabriel, lo malo que sólo escucha el sonido del dinero.
Gracias José Ignacio, Marta, observador.
Abrazos,