miércoles, diciembre 03, 2008

Prohíben las bombas de racimo.

Hoy 3 de diciembre, un centenar de países se han reunido en Oslo para firmar el Tratado que prohíbe las bombas de racimo. Ante esta estupenda noticia, dejo aquí el recuerdo de un pasado post: "Todo fue mentira."
....
Fuimos a jugar al fútbol con mis amigos. Estábamos muy contentos porque había acabado la guerra con Israel, y aquí, en El Líbano, los mayores lo estaban festejando como podían: algunos se juntaban con familiares que se reencontraban, con vecinos y amigos, bebiendo Arak de una botella escondida bajo el suelo de casa y algún que otro dulce. Y a pesar del dolor permanente que se había instaurado en la cara de mi padre después de que mi madre muriese por falta de medicinas, ese día le vi feliz.

Se acabó la guerra! por fin hijo...por fin. Me decía agarrándome de los hombros.

Corrimos por los escasos terrenos cultivados hasta llegar a un descampado que lo llamábamos nuestro “pequeño estadio”. Una llanura reseca con porterías delimitadas con piedras que tuvimos que recomponer ya que los bombardeos de los meses anteriores había hecho que desapareciese no sólo las porterías sino que también existían unos agujeros en la tierra bastantes grandes.

Nada, en dos días nuestro pequeño estadio de fútbol profesional estaba listo.
Ese día estábamos impacientes por jugar. Con la guerra siempre permanecíamos escondidos, y con pocas posibilidades de ver la luz del día. ¡Teníamos tanto miedo!
Corríamos detrás del balón, como si nunca lo hubiéramos hecho, gritábamos como locos y saboreábamos la libertad. Ser niños otra vez. ¡Hay tantas cosas que nunca valoras hasta que las pierdes!

Entonces, me tiraron la pelota, tan lejos que desapareció de nuestros ojos. Justo cuando la encontré y me preparé para devolverla fué cuando entonces sucedió.

Algo estalló bajo mis pies.
Y mi mundo se desvaneció hasta convertirse en oscuridad.
Luego...no me acuerdo de nada, aunque me han dicho que estaba aún con los ojos abiertos cuando mis amigos fueron a buscar ayuda.

Mi padre me recogió y me llevó al hospital.
No sé cuantos días han pasado, pero cuando veo el rostro de mi padre creo que han sido muchos.
Él me destapa la sábana y una enfermera viene a curarme.
Y es ahí cuando mi padre comienza a llorar y a cubrirse el rostro con sus trabajadas manos.
No le oigo muy bien pero sé que me dice algo mientras me curan.

Entre vendas y más vendas veo que no tengo pierna izquierda, y la derecha está escayolada hasta la cadera. Apenas veo los dedos del pie, pero creo que los noto...
Siento mucho dolor en el estómago, tengo quemaduras por todo el abdomen, brazos y cara.
Y ahora sé que me engañaron. No había terminado la guerra, todos me mintieron. Porque mi verdadera guerra acaba de comenzar.

Todo fue mentira."
______________________________________________
Este niño sufrió amputación traumática de la pierna izquierda, pie derecho, múltiples fracturas, perforación de tímpano y grandes quemaduras de segundo grado.
Le estalló una bomba de racimo, una de las 1,2 millones de bombas que esparció el Ejército Israelí el verano del 2006.
Israel arrojó el 90% de las bombas en últimos tres días de guerra según la ONU. Centenares en campos de cultivos y zonas residenciales.

:::::
Con el Tratado que se ha firmado hoy contra las bombas racimo se constata la prohibición del uso, producción, transferencias y almacenaje de este tipo de bombas, que se han venido utilizando en todos los grandes conflictos armados desde los años 60.

Como dice Richard Moyes, copresidente de la Coalición contra las Bombas de racimo, que agrupa a cerca de 300 ONG, “El mundo es un lugar más seguro hoy.”

Ante esta noticia no puedo hacer más que expresar mi alegría pero no debemos bajar la guardia ante las nuevas armas que cada día se fabrican con el único fin de segar cada vez más y mejor la población civil y generar además un alto índice de gasto sanitario a largo plazo al país. Muchas de ellas tienen gran capacidad de destrucción además de ser experimentales. Lo lamentable de todo esto es el negocio que genera los conflictos armados y siempre habrá quién se lucre de este enorme fracaso del ser humano que es la maldita guerra. *Fotos Hernán Zin El Líbano y sus bombas de racimo.

11 comentarios:

Observador dijo...

Espero que el día de hoy sea recordado como el día en que se prohibió la fabricación, distribución y venta de las bombas de racimo, y que España sea la primera (como productora) de cumplir con lo que se firma.
Besos y gracias por el recuerdo de este post tan correcto.

El Ente dijo...

que pena que hoy se prohiba algo que nunca debió permitirse fabricar.

besos Alicia.

El Ente dijo...

aLICIA, PUEDES PASARTE POR MI BLOG? QUIERO QUE VEAS ALGO

un beso!!!!

david ankee cheyenne dijo...

Más vale tarde que nunca, espero que sea efectivo y ahora pienso en la cantidad de gente que ha y está sufriendo sus efectos...

Que no haya nunca más bombas de racimo, ni de ningún tipo.

Ojalá todas las bombas fueran de chocolate

Nerea dijo...

Una excelente noticia, deberian cerrar todas las fábricas de armamento y destruir las que estén en circulación.

Besos!! :)

El Buen Salvaje dijo...

Por desgracia, en las guerras modernas casi son peores las consecuencias que la propia guerra.

Cuanto talento desperdiciado en armamento... ¿cómo es posible que todavía haya gente que trabaje para matar a otros?

Vale que una pistola sea imprescindible para un polícía, pero de verdad que no puedo entender las razones que llevan a una persona a contribuir con usu trabajo a la construcción de una bomba atómica o de una de racimo.

Saludos salvajes.

Mi vida en 20 kg. dijo...

Que historia tan terrible, es asi como empezo su guerra despues de una guerra que se suponia terminada...las guerras no terminaran hasta que no terminen la fabricacion de armamento...

Un abrazo

José Ignacio dijo...

Un acuerdo calificado "histórico" por los países firmantes, pero que nace con el importante borrón de no estar apoyado por los principales fabricantes y consumidores de estas bombas: Estados Unidos, Rusia, China, Israel, India y Pakistán. Otros Gobiernos, como Brasil, también han declinado firmar .
La aplicación de estas medidas deberá llevarse a cabo mediante planes nacionales, cuyo cumplimiento será supervisado por el secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon -que actuará como depositario del tratado- mediante informes en los que los Gobiernos deberán comunicar las medidas adoptadas para cumplir sus cláusulas.

Fuente: El Pais (04/12/08) página 2

Espero y deseo que no suceda como en la ratificación del protocolo de Kioto que después de los años pasados desde la cumbre de Rio, que aun no hay no ha llegado al quorum de ratificaciónes.
Y el mayor emisor del mundo USA propone reducir un pequeño tanto por ciento el volumen de emisiones evaluados en 1990.

A pesar de todo seamos optimistas, el mundo avanza con lentitud de caracol, pero algo avanza.
Hasta pronto

Perséfone dijo...

La historia que cuentas es realmente espeluznante. No sabe una ni qué decir, de verdad.

La noticia es muy buena. Ahora sólo hace falta que deje de estar plasmada en el papel para convertirse en una auténtica realidad.

Por fin me atrevo a dejarte un comentario después de llevar bastante tiempo leyendo.

Un abrazo.

Európides dijo...

Hola, soy Európides de http://europides.blogspot.com/
Y como miembro del Jurado del I CONCURSO YENODEBLOG, te informo que por formar parte y tener incluido tu resumen en Yenodeblog http://yenodeblog.blogspot.com/ participas en el Concurso.

Las normas las encontrarás en la página del concurso http://concursoyenodeblogs.blogspot.com/

Si tienes alguna duda, ponte en contacto con nosotros a través del foro de 20minutos Premios, quedadas y noticias

También en la página del Concurso o a través de europides@hotmail.es

Te informo además de que en el foro de 20minutos se han creado para los bloggers unos foros-espacios para nuestro uso, consulta y disfrute.

Cuentas también con un chat de hotmail en group338365@hotmail.com al que te puedes agregar añadiéndolo como un contacto más

Saludos y mucha suerte.

Alicia Mora dijo...

Gracias por vuestros comentarios.
Perséfone: me alegra leerte...un beso!.