jueves, julio 01, 2010

"Urge intervenir en la Cañada Real".

*Niños de El Gallinero, Madrid junio 2010.

La delegada del Gobierno en Madrid, Amparo Valcarce, denunció, a preguntas del periódico El Público "el problema social" que hay en la Cañada Real y urgió a la Comunidad y al Ayuntamiento de Madrid a que tomen soluciones inmediatas: "Se necesita una intervención urgente y un plan para erradicar estas situaciones en este sitio que se encuentra a menos de 15 kilómetros de la Puerta del Sol".

Estas declaraciones ha surgido a raíz de la liberación de una menor autista encontrada en un estado lamentable de abandono en la Cañada Real, barriada donde hemos actuado recientemente.

La joven autista dormía en el suelo sobre sus propias heces. Estaba desnuda y no tenía nada con lo qué cubrirse. Los padres dijeron a la Guardia Civil que la tenían encerrada porque les daba "mucha guerra" y solo la sacaban a pasear algún rato por la tarde.

Este tipo de noticias suelen ser habituales en países carentes de un Estado de Bienestar, de unos servicios sociales de calidad que trabajan en pro de la dignidad de la persona, de evitar situaciones como éstas, medidas preventivas que palíen estados de emergencia social.

*Los políticos no se acercan al Gallinero, pero Vodafone sí llega a tu casa...

Pero...¿qué sucede en las zonas fantasmas e invisibilizadas de Madrid Cañada Real y El Gallinero?. Nosotros sólo vimos actuar al voluntariado de la Parroquia de Santo Domingo de la Calzada y Paco afirmó que existían varios Trabajadores Sociales pero que estaban desbordados por los gravísimos problemas del paupérrimo paraíso de la droga donde se subsiste en condiciones infrahumanas, con escasos e insuficientes servicios (sociales, sanitarios, educativos, de ocio…).

Existen miles de personas extranjeras sin documentación, que provienen en ocasiones de países en conflicto, y que no pueden regularizar su situación por falta de empadronamiento y documentos de identidad, al ser éste uno de los requisitos más importantes para ello, agravándose su vulnerabilidad.


¿Cuántas situaciones cómo la de esta menor que ha salido en prensa pueden estar sucediendo en este preciso momento? ¿Hace falta que salga a la luz esta triste noticia para que hablen los políticos?

Es urgente que las distintas administraciones (local, autonómica y central), se reúnan para elaborar un plan integral de actuación en la zona, que conozcan la realidad y las condiciones de vida, no dando la espalda , mirar hacia otro lado y teniendo la obligación de abordar los problemas existentes: dotar a la Cañada Real y El Gallinero de las infraestructuras y los recursos necesarios, acciones que abarque a toda la población, sin discriminación. Que se permita el empadronamiento y se protejan a todos los menores independientemente de su nacional y origen.

Es urgente implicarse con esta realidad, remangarse, mojarse, trabajar con las herramientas disponibles de nuestro cacareado Estado de Bienestar occidental. Y hacerlo ya.

1 comentario:

Mª Mercè dijo...

Cuando he leído lo de esa chiquita, en el periódico, me he quedado sin palabras.

Horroroso!!!

Besos solidarios!