domingo, julio 26, 2009

Carta a Maria, la enfermera de Ryan.

Mucho se ha escrito en estos días de "terroríficos errores" que ahora vive mi hospital Gregorio Marañón donde trabajo desde hace más de dieciocho años.
Manifestando mi total solidaridad con la familia, quiero publicar "Carta a María, la enfermera de Ryan" y subscribo cada palabra a la que poco o nada puedo añadir.
*Foto Manifestación de enfermeras ayer a las puertas del Gregorio marañón.- SAMUEL SÁNCHEZ
.............
Tengo cincuenta y ocho años y como tú soy enfermero del sistema público de sanidad desde hace más de treinta.
¡Animo compañera! Has tenido un error, como todos hemos cometido; lo malo es que tú, que nosotros, no trabajamos con papeles, con tornillos, con cosas, lo hacemos con personas y escogimos voluntariamente esta actividad llevados de nuestro deseo de ayudar a los demás a mantener su salud, de luchar por mejorar las condiciones de vida o en último extremo por evitar el dolor.

Y te equivocaste, ¡cómo es posible!, dicen algunos basándose precisamente en que como trabajamos con personas tenemos que extremar la atención y el cuidado. Lo que nadie puede imaginar es cuánta atención y cuidado has tenido que poner cada uno de los días que has trabajado cuidando pacientes; cuántas veces has revisado lo que ibas a hacer; cuántas carreras has tenido que dar para poder atender a tus pacientes por falta de compañer@s suficientes; cuántas veces has tenido que cambiar de destino, siempre con la amenaza encubierta de la no renovación de contrato, siempre esforzándote por hacerlo todo bien aunque superase lo lógico, y a pesar de todo eso, cuántas caricias y ánimos has prodigado; cuánto aprendizaje has ido acumulando a pie de cama.

¡¡¡HIPOCRITAS!!! Dicen que cometiste un error terrorífico. ES MENTIRA. Tú tuviste una equivocación, te equivocaste, desgraciadamente, y es seguro que nadie en esta historia está más destrozada que tú y la familia afectada.
¡¡EL ERROR TERRORIFICO LO COMETIERON Y LO COMETEN ELLOS!! los que han llevado al deterioro de la sanidad pública, la de todos, y quieren hundirla aún más para entregarla a manos del negocio privado.
Los que obviando, ellos sí, que trabajamos con personas, no han aumentado las plantillas a pesar de que la población ha crecido y mucho, a fin de abaratar costes.
Los que obviando, ellos sí, que la precariedad en el empleo es fuente del aumento de accidentes de todo tipo, vienen firmando contratos temporales constantes a quienes se incorporan al mundo sanitario, a fin de evitar que se consoliden sus derechos, de que puedan decir no a órdenes carentes de rigor profesional (hoy a cardiología, mañana a trauma, anteayer en medicina interna), los que tratan la salud de los ciudadanos como si estuvieran en una fábrica de tornillos, no en un hospital de todos, para todos y pagado por todos.
Los que obviando, ellos sí, que también son médic@s, enfermer@s, acatan directrices de los dirigentes políticos contra la dignidad de unas profesiones a las que deberían todo el respeto, contra la calidad de la atención a la que todos tenemos derecho, dando órdenes, aceptando malos materiales, asistiendo impasibles al desmantelamiento de los centros públicos desde los diferentes puestos de responsabilidad, logrados a dedo y que mantienen con silencios cómplices y culpables.

Los que obviando, ellos sí, que no son, o deberían ser, sino representantes de la enfermería, se llevan ahora las manos a la cabeza espantados de cómo te han atacado, cuando no han sabido luchar ni movilizar al colectivo en pos de unas condiciones dignas de trabajo y de contratación para ti y para miles como tú, sino que han permanecido en un ignominioso silencio cómplice, permitiéndolo todo, aceptando tus cambios constantes y los de otros miles de puesto de trabajo. Callando ante la privatización de la sanidad de todos, y apareciendo sólo con fugaces lavados de cara. Y todo eso, por qué, a cambio de qué. Seguro que ellos sí que lo saben. Lo más fácil es que ahora empiecen a organizar cursos subvencionados con sustanciosos beneficios, sin que a la postre peleen por mejorar las condiciones de trabajo y la atención a los pacientes.
A TODOS ELLOS LES INVITO A QUE DIMITAN, y se vengan al bando de los hombres y mujeres que consideramos que lo más importante son las personas, no el detentar puestos de poder o los beneficios a obtener en los negocios ya sean sucios o limpios.

¡¡¡TODOS ELLOS SON LOS QUE HAN COMETIDO UN ERROR TERRORÍFICO Y PLANIFICADO!!! No tú, María. Te repito, tú te equivocaste.
Tú, que probablemente fuiste la última persona en acariciar con ternura a Ryan, antes de cerrar la incubadora.
ANIMO ENFERMERA MARIA.

Juanjo Moreno
Enfermero del Hospital Virgen de la Torre, Madrid.
........

15 comentarios:

MARIA dijo...

me parece una carta estupenda,ya que teniendo en cuenta como está la sanida en madrid,estas cosas tenian q ocurrir más trde o maás temprano,y le ha tocado a sta enfermera---sin palabras,una sola persona no se puede ocupar de muchos pacientes y mas si es nueva,una falta de coordinacion y de todo por parte del director del hospital,y x spto de los politicos si a espe-....asi que animo a sta chica!

Hasta los cojones. dijo...

Muy emotiva.
Mi opinión al respecto ya la sabes, María tiene todo mi apoyo y mi mas sentido pésame a la familia del Ryan.

Un besazo gordo.

Observador dijo...

Esto es algo que veia venir. Tanto cambio de servicios, tan poco personal, con los contratos precarios y todo para el enriquecimiento de los de siempre. Esos que como las ratas abandonan el barco al mínima equivocación o error.Para todos aquellos que se sacuden las moscas, apuntando hacia otro lado, lo mejor es que dimitan y que dejen en paz la sanidad pública, la de todos. También tiene mi apoyo esta enfermera, porque todos los que trabajan en sanidad deben de tener una humanidad tal que se debe de transmitir, y como bien dice la carta, no se trabaja con tornillos.
Besos.
Pd.Mi pésame a la familia.

Anuskirrum dijo...

Estoy de acuerdo con el contenido de la carta a la enfermera. Creo que el problema viene de más arriba pero nunca lo reconocerán. Mando desde aquí todo mi apoyo a la enfermera y el pésame a la familia de Ryan, víctima al fin, de esta desestructura de la sanidad.

Un saludo

thegargamelpost dijo...

querido Juanjo, me uno a tu carta con todo mi cariño y afecto del que soy capaz de expresar por este medio.
Ójala se reponga y pueda volver a ejercer la profesión a la que estoy segura tanto dedicó. Y como bien dices el desmantelamiento de la sanidad pública, la carencia de medios y de profesionales, las continuas presiones de todo tipo que junto con la responsabilidad que se autoexigen estos profesionales y siempre una palabra amable tras cada acción, y quizás hacia alguien que no responderá de la misma manera.. en fín,
un saludo para ella y para ti

proparoxitono dijo...

todos deseamos que un día esta mujer pueda hablar serenamente y que la dejen explicarse y que pueda explicarse.
Cuando son los jueces los que se equivocan reiteradamente en sus sentencias, esos señores disfrazados como la más rancia iglesia para hacerse respetar, porque si no no son merecedores de respeto muchos de ellos.
A esos nadie se atreve a lincharlos.
Con los de arriba, nadie tiene narices.
Pero con una enfermera cualquiera puede descargar su frustración. Para eso debe de creer la gente que están.
Lástima que ultimamente estemos llegando a necesitar vidas para poder tomar conciencia de todos los problemas que quejan a esta sociedad.
Es vergonzoso y bochornoso espectáculo.

Deprisa dijo...

Más claro no se puede decir, por más que los verdaderos responsables lo quieran negar.

olgah dijo...

...Y los mayores responsables se lavan las manos, es indignante...

Como decían en un comunicado de la plataforma por la salud pública "apoya a tu médico cuando denuncie la privatización de la sanidad y sus condiciones de trabajo".

Arwen dijo...

Yo creo que el fallo ha sido del hospital y no de esta chica que comenzaba su trabajo ese mismo día, es muy fuerte que no hubiera nadie supervisando su labor, me parece increíble y creo que cosas como éstas ponen de manifiesto todo lo que pasa en sanidad...lo peor es todo lo que no vemos.
Ánimo a la familia de Ryan por que vaya tela y vaya desgracia doble la que les ha tocado vivir.

Saludos.
Arwen

la-de-marbella dijo...

Desde que supe del suceso pienso cada noche en la enfermera. Me meto en su piel y me aterroriza pensar en sus sentimientos. Tener que vivir de por vida con la carga de su equivocación es un castigo muy duro. Todos teneis razón en lo que decis. Conozco algunos medicos del sistema sanitario publico y todas sus quejas van en el mismo sentido. Incluso una enfermera de curas me comentaba el otro día que tienen tres minuto por paciente y sin contar las urgencias que se presenten.
A la familia de Ryan poco se le puede decir que les consuele.

June Fernández dijo...

Completamente de acuerdo. Me pareció de lo más cruel lo que se hizo con esa mujer. En la televisión vasca una tertuliana dijo que si una institución entonaba tan rápido el mea culpa y señalaba a una empleada era para tapar algo más gordo que ensuciaría más su nombre. Yo también lo creo.

Alicia, no he desaparecido. Hace unos meses cambié el url de Puntos suspensivos para dedicar a www.junefernandez.blogspot.com mi blog profesional, en el que cuelgo mis reportajes y entrevistas preferidas. Puntos Suspensivos sigue, aunque no muy activo, en www.juneypunto.blogspot.com. ¡Te espero! Y sí, una pena lo de JLuis. Confío en que vuelva pronto.

Txetxu dijo...

MI MÁS SENTIDO PÉSAME A LA FAMILIA DEL RYAN.

Opino que trató de un terrible error. De acuerdo, fue una vida ¿y cuántas se salvan y no se dice nada?

Félix Soria dijo...

En las Españas hay una inclinación morbosa a señalar con el dedo a un culpable para diluir todo tipo de responabilidades. Inclinación que han perfeccionado demasiados profesionales de la política profesional (no, no me he equivocado, se trata de una reiteración premeditada, pues una cosa son los profesionales de la política y otros bien distintos los que ejercen esa profesión para profesionalizar la política; es decir, despolitizarla e idiotizar al ciudadano común).
Un abrazo para la enfermera "políticamente" satanizada y otro para ti.

Alicia Mora dijo...

Fantástica reflexión Félix...un abrazo.
June te tengo algo olvidada..me paso en breve por tu bitácora.

Gracias a tod@s por vuestros comentarios.

Anónimo dijo...

Ahora dicen que una enfermera nunca debera aceptar un trabajo en el que es inexperto. A la gente se le olvida que una persona es experta solo si primero fue inexperta. Es decir que para coger experiencia en un hospital, primero hay que ser inexperto, o acaso nadie de acuerda de que para todo hay una primera vez...???????