martes, abril 27, 2010

Educación es poder.

*Pequeña palestina con su lápiz para la Paz. Colegio Ramalla, campo refugiados Shatila, Beirut.

La educación tendrá por objeto el pleno desarrollo de la personalidad humana y el fortalecimiento del respeto a los derechos humanos y a las libertades fundamentales; favorecerá la comprensión, la tolerancia y la amistad entre todas las naciones y todos los grupos étnicos y religiosos; y promoverá el desarrollo de las actividades de las Naciones Unidas para el mantenimiento de la paz." Declaración Universal de los Derechos Humanos, artículo 26.
________
Recuerdo una frase de Marjane Satrapi, autora del cómic Persépolis que decía “La educación es una arma de construcción masiva.” No tengo duda. Ninguna.
Educación es poder y muchos gobernantes de cientos de países no invierten en ella porque saben, conocen que una sociedad inculta es una sociedad vulnerable frente a la manipulación y el engaño.
¿Qué miedo y pánico tienen los gobernantes libaneses para no permitir que niños y niñas refugiados palestinos tengan acceso a sus escuelas?. Junto con la privación de la comida, la falta de conocimientos es una de las causas más profundas de marginación. Los gobernantes libaneses son conscientes de esa marginación pero no la quieren ver.
*Niñas nos saludaban cuando entrábamos en las aulas.
Lápices para la Paz había cumplido plenamente su función. En apenas dos días compramos, repartimos, y conocimos las pequeñas luchas individuales de los alumnos del colegio Ramalla.
Todo el pedido se quedó en el patio y en menos de veinte minutos la directora ordenó a los alumnos más fuertes llevar todo el material al almacén. Bien resguardado para repartirlo el próximo mes de septiembre, comienzo de nuevo año escolar.

*Niños recogiendo el material escolar que compramos para los 530 alumnos de la escuela Ramalla.
Cuando estuvimos en el despacho de la directora, muchos de los niños y niñas que nos contaron sus sueños llegaron con regalos para todos nosotros. Eran pulseras con la bandera de su querida tierra, Palestina. La cogimos con orgullo, realmente nos emocionó.

Les dijimos que siguieran persiguiendo sus sueños, ellos son y serán el futuro. Porque con las injusticias, la exclusión y la pobreza hay que hacerles frente y tener el coraje suficiente para permanecer en la escuela y luchar contra ellas.

*Niños y niñas nos dieron las gracias y nos dieron regalos de despedida. Ahí estaban los futuros médicos, ingenieras, enfermeras y cómo no maestras.
Tuvimos que elaborar un documento detallado de toda la entrega que efectuamos al colegio. Era un requisito indispensable para hacerles llegar el material escolar y que pudiera entrar al colegio. Una burocracia que pregunté a Sergio, voluntario de la Asociación Nadjeh.
Él simplemente me contestó que esta “burocracia” forma parte de la gran “cárcel” que es Shatila, al igual que los demás campos de refugiados palestinos. Nada entra, nada sale sin autorización. Es el control del ejército libanés. Incluso nosotros mismos necesitábamos permisos para entrar en los campamentos.
- A veces ni miran los papeles. Sólo quieren controlar los movimientos y dicen que así impiden la infiltración de terroristas y personas buscadas, contrabandistas de armas, explosivos y material ilegal....

Miré a los niños, qué difícil es a veces todo cuando cientos de puertas se cierran. Cuantas desigualdades están escondidas a la vuelta de la esquina. Muchos de estos pequeños buscarán la emigración como salida a su futuro.

Sólo espero que algún día la tremenda realidad que viven los refugiados palestinos en Líbano cambie, ya sólo por vergüenza y por dignidad.





4 comentarios:

Mariam dijo...

Que cierto es, el poder de la educación!! por eso tienen tanto miedo los presidentes de países que no miran más allá de su ombligo! Cuanta injusticia recibe el pueblo palestino, espero que como tu deseas, cambie la situación.

Aldabra dijo...

por supuesto que sí.

pedazo de frase: "la educación es un arma de construcción masiva"

tenemos un lápiz igualito al que sostiene la pequeña palestina, con la misma mariquita y del mismo color... ¡que casualidad!, no recuerdo de donde vino, supongo que alguien se lo regaló (hace tiempo) a mi hija que ahora tiene 18 años... nunca lo estrenamos, me da pena.

biquiños,

Observador dijo...

La educación es poder el del saber acabar contra las injusticias de algunos gobernantes.
El poder al que más miedo tienen los que manejan el cotarro a la gente y la voz que se levanta contra sus triquiñuelas.
Buen post.Besos

Observador dijo...

Me olvidaba de comentar la cantidad de material que se ve en las fotos y que alegremente trasladan estos niños,como saben que es para ellos y su educación. Besos again.