viernes, mayo 18, 2012

La otra crisis en imagen.


La foto fue tomada en septiembre de 2011 en el hospital Dagahaley, que Médicos sin Fronteras gestiona en Dadaab (Kenia), el mayor campo de refugiados del mundo. Se llama Libean Mukpar, un refugiado somalí de 8 años y menos de 15 kilos de peso –la mitad de lo que debería pesar–. Libean llegó al hospital en brazos de su madre con desnutrición severa. La imagen es de Daniel Pozo, Premio Nacional de Fotoperiodismo en la categoría de Actualidad, por esta fotografía de un niño desnutrido en una canasta. 
Vemos la otra cara de la crisis, la que separa la vida de la muerte. Y sigo pensando, que con crisis o sin crisis, la ayuda al desarrollo no debe recortarse

2 comentarios:

Ángel dijo...

Totalmente de acuerdo

Observador dijo...

Recortar en ayuda al desarrollo es una injusticia que los que nos gobiernan entienden como caridad y no como necesidad.Como he dicho en un comentario anterior para que no sean los mas desfavorecidos los que pagen la crisis de los paises desarrollados con los recortes de fondos que les daban un rayo de esperanza en un futuro (respiro),que esta foto sirva para remover conciencias y demostrarles a esos lobos recortadores y que sólo piensan en beneficios que otro mundo es posible.