miércoles, marzo 14, 2012

La exposición de Gervasio Sánchez.

Un niño soldado armado con una pistola. Monrovia (Liberia), mayo de 1996. Foto: Gervasio Sánchez.

Ayer puede ver por fin, la exposición del fotoperiodista Gervasio Sánchez. Me fue imposible ir el día de la inauguración y lo he sentido cada día.

Recordé la entrevista que ofreció para este humilde blog y en una ocasión me dijo que si alguna persona no se conmovía contemplando alguna de las imágenes que salen retratadas personas amputadas (Vidas Minadas) es que tendrían algún problema psicológico. Es tremendamente cierto.

Y sólo con la parte de vidas minadas, no os podéis imaginar los sentimientos y las sensaciones que te embarga cuando sales de la sala y has terminado de contemplado toda la antología. 25 años documentando no sólo el lado humano de la guerra, sino el otro lado como es el fracaso del hombre, los conflictos armados que seccionan infancias, sueños, libertades y alimentan el odio. La Tabacalera, en la calle Embajadores, 53, es un espacio ideal y sumamente adecuado para lo que estaba apunto de ver.

La entrada de la exposición te recibe entre sonidos de bombas y disparos. Es la antesala al horror de las guerras, a más de una veintena de imágenes que ha vivido este gran profesional en diferentes países como América Latina, Balcanes, África, Vidas minadas (Sierra Leona, Afganistán, Camboya....), y su último trabajo: Desaparecidos. El objetivo de esta muestra es divulgar un legado visual de un enorme valor histórico y documental.

Las imágenes llevan consigo una carga visual apabullante, que amedrenta, que impresiona, que atraviesan el alma. ¿Habrá dudado Gervasio en exponer alguna de estas fotos de seres humanos desahuciados, tiroteados, moribundos...? La serie de los Balcanes, 1991/1999 es impresionante y el dolor de las víctimas atraviesa el papel.

Caminando entre esas fotografías que hablan por sí solas escucho a una señora resoplar mientras contempla:


Una niña moribunda es evacuada en Sarajevo (Bosnia-Herzegovina), octubre de 1993. Por ENRIQUE MENESES, fotoperiodista. "La vida de una bellísima niña de Sarajevo, se desangra en brazos de un médico que lucha contra la impotencia, desesperado frente al tiempo que se agota para ella. En el Hospital Kosovo habrá que operarla, sin anestesia, con la luz de un casco de minero sobre la cabeza del cirujano, mientras disparan contra las ventanas del quirófano los atacantes serbios desde el campo de futbol contiguo.Estuve en el Sarajevo sitiado, en julio de 1993, y puedo atestiguar que nadie como Gervasio Sánchez pudo retratar los "Horrores de la Guerra" como este veterano colega que no se interesa por los orígenes de los conflictos sino por las vidas destrozadas de los inocentes que, cuando sobreviven, arrastran para siempre las cicatrices de la barbarie y la ignominia".

No es fácil de digerir, sus ojos están humedecidos, como los míos cuando contemplo la serie de los estragos del cólera en Ruanda, de cómo, según palabras de Gervasio entre una foto y la siguiente se desvanecían y perecían mujeres, hombres y niños fruto de la enfermedad y otros fruto de las hambrunas.
No es fácil estar en la exposición y no sentir escalofríos, hace falta grandes dosis de entereza y barrera emocional. ¿Habrá alguien que pase de puntillas ante tan salvaje muestra de deshumanización de adolescentes disparando a matar, por poner un ejemplo?.

Termino la exposición recordando Sierra Leona y los niños soldado, hombres y mujeres retratados, el magnífico trabajo de seguimiento de las víctimas de las infames minas....

Salgo a la calle y sé que aquí se acaban los ruidos de las bombas, los disparos...Que espanto lo que suponen los conflictos armados y que negros intereses albergan. Que gran trabajo de Gervasio, lo que ha tenido que padecer, sentir, soñar, llorar por las noches,... cuando se sentía seguro junto a su familia, lejos del horror y tener como objetivo nunca olvidarse de los verdaderos protagonistas de esas imágenes: las víctimas. Bravo Gervasio.

..............................................

Las guerras siempre han sido y serán un gran negocio. El derecho de veto puede ser ejercido por cualquiera de los cinco miembros del Consejo de Seguridad de la ONU (EEUU, Rusia, China, Francia y Reino Unido). En el Conflicto de Oriente Medio por ejemplo, EE.UU toma partido activamente ya que se lucra dando armas a Israel. EEUU ha vetado en solitario en al menos 58 ocasiones, de las que 40 eran resoluciones de condena a Israel.
Rusia tiene innumerables intereses para que la guerra de Chechenia continúe y también vetó resoluciones relacionadas con la antigua Yugoslavia.
Las guerras interesan por el dinero que generan, sobretodo para las grandes empresas armamentísticas. Muchos medios de información se aprovechan del impacto mediático que tienen para lucrarse. Cuando se trata de un conflicto de baja intensidad o de una guerra no mediática se olvidan de informar.
"Gervasio Sánchez para Lápices para la Paz.

......................................

Exposición del 6 de marzo al 10 de junio de 2012.

C/Embajadores 53. Madrid.

Horario de martes a viernes de 12.00h a 20.00h. Sábados, domingos y festivos de 11.00h a 20.00h.

2 comentarios:

Mª Mercè dijo...

Sin palabras...

Besos, Ali.

walter - facebook dijo...

es una lastima que niños que tendrian que estar disfrutando y jugando a esta edad ya le hayan corrompido de esta forma su inocencia.