sábado, agosto 27, 2011

No comment.

Halima Hassan sostiene a su hijo con desnutrición severa Abdulrahman Abshir, 7 meses, en el hospital de Banadir, en Mogadiscio, Somalia. El gobierno de EE.UU. estima que unos 30.000 niños han muerto en el sur de Somalia en los últimos 90 días debido a la hambruna y la sequía. Fotografía de John Moore—Getty Images.

Adem Safia llora la muerte de su hijo Hamza Ali Faisal, 3 años, en un campo de somalíes desplazados dentro de los escombros de la catedral de Mogadiscio el 13 de agosto de 2011 en Mogadiscio, Somalia. El niño murió dos semanas después de huir con su familia de la hambruna y la sequía en el extremo sur de Somalia. El gobierno de EE.UU. estima que unos 30.000 niños han muerto en el sur de Somalia en los últimos 90 días a partir de la crisis.

Jóvenes fans se emocionan ante el paso de Benedicto XVI en su papamóvil durante la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ), Madrid.

Un estudiante grita consignas a través de una pancarta de plástico durante una manifestación para exigir cambios en el sistema estatal de educación pública en Santiago, Chile. Victor Ruiz Caballero—ReutersLa niña Sumayya de 8 años junto a su tío, Ali Imran que resultó herido en un tiroteo por pistoleros no identificados. Lo mira perpleja mientras le llevan al hospital para recibir tratamiento en Karachi (Pakistán). Karachi se enfrentó a una huelga general convocada por el Movimiento Muttahida Qaumi (MQM). Una oleada de violencia se cobró casi 100 personas en menos de una semana. Athar Hussain—Reuters.

En Benghazi, Libia los niños y niñas hacen la señal de victoria.AP

Un joven escribe un mensaje en un muro tras los disturbios en Londres. Matius Becker / EFE

2 comentarios:

Mª Mercè dijo...

Sin palabras...

Observador dijo...

Cuanto dinero para el viaje “secular “del Papa y que poco para Somalía,la mirada de un niño que se muere de hambre no se olvida tan fácilmente.
Los niños son el futuro del mundo que espero sea más solidario .