sábado, agosto 07, 2010

¡Por Dios, nos acostumbraremos!

Hoy en el Canal Odisea se ha emitido el documental ¡Por Dios, nos acostumbraremos!, donde se narra la dura situación en que se encuentran Yeganeh, Hanieh, Shahnaz, Faizaneh, Behnaz son jóvenes iraníes que han tenido problemas con sus familias por diferentes motivos y han huido de sus casas.

Todas ellas comparten un dormitorio en el centro de ayuda Behzisti. Allí, intentarán solucionar los problemas que las atormentan conflictos con ellas mismas y con sus familias. Intentarán recuperar la aceptación social que perdieron.

El resumen de éste documental sigue hablando de reflejo social iraní y las escasos medios de ayuda, de heroínas y las continuas muestras de coartar la liberad de estas mujeres. Incluso dentro de su propio género. Se tiende a culpabilizar a la víctima de su responsabilidad sobre su propio destino, obviando que la verdadera culpable es una sociedad opresora machista y perversa.
Me ha indignado el trabajo “social” que realizan los profesionales de la asistencia social, criminalizando cualquier aptitud que huela a libertad, siendo permitidores de una aplastante violencia verbal, doméstica y psicológica que sufren por parte de sus familias.
Efectivamente, estas niñas son más que heroínas, son unas jóvenes supervivientes que se enfrentarán a la dura vida de la calle cuando sean rechazadas por sus familias, por querer anhelar la autodeterminación y la independencia. Palabras prohibidas en esa parte del mundo, en pleno siglo XXI.
¿Quién puede acostumbrarse a eso? ¿Quién puede acostumbrarse a estar en un mundo sin libertad? ¿En un mundo vigilante, que forme ejércitos de sumisos sin poder expresar tus pensamientos, tus palabras, tu forma de ver la vida…?

Hoy he recordado el comienzo del libro “Sólo las diosas pasean por el infierno” escrito por la periodista
Martha Zein y Azadé Kayaní, seudónimo bajo el que escribe una mujer iraní condenada dos veces a muerte en su país.
.."Sólo aquellos que conocen las tinieblas saben hasta qué punto existe el cielo, ese lugar donde el dolor desaparece para siempre. Existen lugares en el mundo en los que el infierno no es una cuestión de fe sino una realidad que se impone tras una frontera, en las calles de una ciudad, que se asoma a la puerta de la casa y se cuela en la cama hasta pegarse a la piel. Hay mujeres que conocen las infinitas dimensiones de esa pesadilla porque viven en ella…"
Más: Mujeres en las calles de Teherán.



Más:
El próximo 9 de agosto a las 18:00 en el Canal Odisea: Tarjeta roja: un juicio en Irán:
Shahla Jahed es una mujer de 34 años que mantuvo durante años una relación con Nasser Mohammad Khani, un jugador de fútbol famoso en la década de los 80. A pesar de que él ya estaba casado con anterioridad, la pareja convivió en un apartamento de Teherán bajo el régimen de matrimonio temporal, una práctica que permitía al jugador llevar una doble vida y lo protegía de ser acusado de adulterio. Sin embargo, la esposa de Khani fue hallada muerta y Shahla Jahed fue acusada del brutal asesinato. Este estremecedor documental les mostrará la particular manera en que funcionan los tribunales religiosos iraníes hasta la sentencia final a la acusada. Así, tendrán la oportunidad de conocer las confesiones de los implicados en el caso, uno de los más complicados y polémicos del sistema judicial del país, además de sacar a la superficie uno de los tabúes más atroces de la sociedad iraní.

3 comentarios:

Mª Mercè dijo...

Qué difícil lo tienen las mujeres en Irán!
Vivir siempre en ese temor y controladas no sólo por su familia sino, también, por la policía religiosa.
Ha de ser una lucha constante, desde que nacen hasta su último suspiro.

Y nosotros sin poder hacer nada para remediarlo!

Un abrazo muy fuerte!

Alicia Mora dijo...

Sí Mercé, la impotencia de no poder hacer nada por estas chicas.Al menos podemos denunciarlo y tenemos la libertad de hacerlo!
Un abrazo!

Simone B dijo...

SIEMPRE se hace culpable a la víctima, siempre a las mujeres, siempre en estos países..es parte del juego de esa sociedad, hasta cuando?

Saludos y feliz domingo