viernes, junio 18, 2010

Saramago.


"«Estamos neuróticos. No sólo hay desigualdad en la distribución de la riqueza, sino en la satisfacción de las necesidades básicas. No nos orientamos por un sentido de la racionalidad mínima. La Tierra está rodeada de miles de satélites, podemos tener en casa cien canales de televisión, pero de qué nos sirve eso en este mundo donde mueren tantos. Es una neurosis colectiva, la gente ya no sabe lo que le conviene para su felicidad»."
José Saramago nos ha dejado a los 87 años. Hoy el mundo está más silencioso y frío que nunca pero sus lúcidos pensamientos perdurarán para siempre.

5 comentarios:

Observador dijo...

Nos ha dejado Saramago pero sus libros y sus pensamientos perdurarán para siempre, que no caigamos en la ceguera colectiva.
Mi adiós mas emotivo a uno de los escritores mas grandes.

Romano dijo...

El mundo esta en silencio,,,,

Rafa dijo...

Como los grandes, una visión distinta del mundo, desde otra perspectiva, desde un "ángulo" distinto... ¡cuánta gente así nos hace falta!

ANTONIO MARTÍN ORTIZ dijo...

Requiescat in pace José Saramago.

Como dejó escrito Publius Ouidius Naso, al final de Las Metamorfosis (XV, 871-9):

Iamque opus exegi, quod nec Iouis ira nec ignis
nec poterit ferrum nec edax abolere uetustas.

Parte tamen meliore mei super alta perennis
astra ferar, nomenque erit indelebile nostrum.

Ore legar populi, perque omnia saecula fama,
siquid habent ueri uatum praesagia, vivam.

Y ya he terminado una obra que no podrá aniquilar ni la cólera de Júpiter, ni el fuego, ni el hierro, ni el tiempo devorador.

Pero, en la mejor parte de mí, yo viajaré inmortal por encima de los astros de las alturas, y mi nombre será indestructible.

Seré leído por la voz del pueblo, y, gracias a la fama, si algo de verdadero tienen los presntimientos de los poetas, viviré por todos los siglos.

Antonio Martín Ortiz

Matilde Matarredona Martínez dijo...

Hoy Canarias está huérfana, nos ha dejado una persona humana, nos ha dejado su amor, sus textos, y sus ganas de vivir.

Una majorera de adopción
Mati