domingo, marzo 21, 2010

Los niños del polvo negro.

¿Quién dice que la esclavitud ha sido abolida?. La esclavitud no ha cambiado de nombre. Sigue estando presente y apena es noticia en los grandes medios de comunicación.
No sólo no ha sido erradicada sino que sigue sumándose a un enorme conjunto de prácticas que afectan a la vida y a la salud de cientos de personas que viven por debajo del umbral de la pobreza. Los invisibles, los nadie. Ahora los grandes organismos internacionales lo trantan de "crimen contra la humanidad", porque consiste en haber negado a una persona la cualidad propia de ser humano. Y este nuevo concepto de la esclavitud no evita conocer la realidad de "Los niños del polvo negro. Reciclando pilas en Dacca, Bangladesh".

Durante 14 horas al día machacan viejas baterías con el ladrillo de Shinwari para extraer la varilla de carbono, limpiarlas y reciclarlas. El polvo negro de carbono desprendido lo invade absolutamente todo y provoca multitud de infecciones por inhalación en los niños que juegan en torno al taller. Algunos tienen vetas de sangre constantemente brotando por la nariz. Logran 6 Takas (10 céntimos de euro) por cada 1.000 varillas que limpian cada jornada.


Fotografías de Shehzad Noorani.
Hay cientos de pequeñas factorías y familias enteras dedicadas a la extracción del carbono y pequeñas piezas de metal (zinc) en Dacca, capital de Bangladesh. Una vez separados y limpiados en el río Buriganga, los materiales son enviados a las fábricas para fabricar nuevas baterías y el metal a fundición para artesanía. Los desechos y las montañas de carbón se depositan en la ribera del Buriganga para ganar terreno al río y disponer de más espacio de trabajo.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Entonces, esto quiere decir que cuando mas baterias reciclamos mas problemas les traspasamos a esta gente. ¿Es que no hay otra manera de reciclar? Pregunto y se que no podeis contestarme vosotros, pero seguro que la habrá.
Alex Navarro

RMC dijo...

Interesante texto, un placer leerte
que tengas una feliz semana
un abrazo.

Mª Mercè dijo...

Ya puedes imaginar que he visto más de uno de esos esclavos, pero nunca como estos de Bangladesh.
He quedado horrorizada!

Besos.

Alicia Mora dijo...

Alex,
seguro que hay mejores formas de gestionar este tipo de "trabajo"....no sé, a ti qué se te ocurre?

Mj dijo...

Te sigo Alicia, ...aún con escalofríos.
Saludos, desde el Sur.

Observador dijo...

Terribles imágenes como las este basurero las vemos en India, Perú, Camboya y tantos otros países subdesarrollados, y todo para que nosotros desde nuestras casa alimentemos a el monstruo del consumismo que enriquece a unos pocos y en ocasiones no se traduce en mejoras de vida para familias como los de este post, pobres niñ@s que malviven entre polvo de carbón que enturbia su futuro.Reciclaje?????Reciclaje???? o esclavitud.

Flamenco Rojo dijo...

Desolador, descorazonador.

RoB Dangal TV dijo...

Hola Alicia!
Tu blog ha sido nominado por un@ de tus lector@s para los Premios RoB Dangal TV.
Suerte!!