miércoles, marzo 18, 2009

Ni para ti ni para mi.

Nos encontramos con la responsable del orfanato, Mar y Paco, trabajador de la ONG Amigos de Silva que lleva un proyecto al norte de Etiopía, zona Afar y que consiste en construir pozos y potabilizar el agua. Además están rehabilitando un hospital. Un trabajo increíblemente necesario en Etiopía.
Lo primero que hicimos fue cambiar el dinero en moneda local. Para haceros una idea un euro equivale a 14 birr. Y el sueldo medio de un trabajador ronda los 28 euros al mes.

De camino al cambio de los euros en esta ciudad paupérrima pude ponerme en situación de todo lo que nos rodeaba. No he visto tanta gente pidiendo limosna en la calle.
No existe censo oficial en la ciudad, se calcula que hay entre cinco y ocho millones de personas. Cientos de personas pide por la calle.

Se contratan ciegos, niños, tullidos. Van vestidos con harapos, los discapacitados se arrastran por el suelo, los bebés lloran arrastrando con sus lágrimas la mugre que rodea sus caras. Van cogidos por mujeres que aparentan ochenta años pero no llegan a cuarenta. Nos dicen que los precios de los productos básicos en menos de tres años han subido de forma espectacular. Lo que antes costaba 300 a 350 birr ahora está a 1200 birr. ¿Cómo es posible que una familia media que suele tener de cuatro a cinco hijos se puedan alimentar?. Las calles son un caos, no hay algún orden vial, sólo la lógica local impera.

El escenario dantesco se transforma. A lo lejos vemos el hotel de lujo Sheraton, y cerca otro, el Hilton. Aparecen como un insulto en medio de la miseria. Son edificios altos, de construcción lujosa, exclusiva.

Hoteles dónde se puede contemplar alguna mujer etiope con algo más de sesenta kilos y productos para turistas. Cambiamos el dinero y eso significó llevar fajos y fajos de billetes, con un olor muy fuerte, muy característico y que según se dice, Etiopía huele a ese mismo papel manoseado, viejo.
Lo primero que hicimos fue ir a una librería para comprar libros que formarán parte de la biblioteca del orfanato de Meki y lo necesario para cubrir tres escuelas de tres poblados rurales en la zona de Zway, al sur del país y dónde existe más pobreza. En estas escuelas hay 450 alumnos en total y en el orfanato hay 31 niños, de los que nueve son bebés.

Elegimos libros de todo tipo: cuentos en amárico, oromo que es dialecto y suele utilizarse en zonas rurales y en inglés. De matemáticas, aprendizaje en inglés, diccionarios, cuatro ejemplares para los dispensarios de un libro bastante interesante llamado “Dónde no hay doctor”. Ambientado a los usos y costumbres de Etiopía y es una guía de primeros auxilios y supervivencia en lugares remotos donde un médico es casi una ilusión. Mapas mundi políticos, visuales de anatomía, alfabetos en inglés y amárico. *Foto compra de los libros.

En total compramos 1050 libros en amárico, 42 libros de inglés y 21 libros en oromo en total a repartir para las tres escuelas. Y para el orfanato 128 libros que ampliaríamos en los siguientes días. También tarjetas educativas en inglés para los colores, números y letras. Para esta compra estuvimos en la librería alrededor de cinco horas.

Los dependientes contaron tres veces todos los libros. Primero al sacarlos del almacén. Segundo al meter todos los libros en las cajas y después lo comprobaban al pagar. Todo este proceso nos dejó un poco impresionados. Nos repetían una y otra vez que esto es África, que no hay problema, las cosas con tranquilidad….y que todo se hace así aquí.
Fuimos a comer lo típico del país: Enjera y Shiro. Comida que nos recordó un poco a un puré con sabor a ¡callos con garbanzos!. Y después más compras.

Encontrar en Etiopía las tiendas cerca una de otra es algo complicado. Se hacía de noche y no encontrábamos la fábrica de papel para encargar cuadernos. Al final nos acercamos a una tienda de papelería con los precios algo más caros pero razonables. Y para que fuera razonable Paco, con un inglés perfecto repetía una y otra vez:-“Ni para ti ni para mí” las ceras a 3,75 birr y así con todas las cosas. Al final todos contentos. *Foto, Paco contando los bir a toda velocidad.

Encargamos mucho material para dos días siguientes ya que en esos momentos era imposible comprar todo lo que queríamos, entre ellos: 1000 cuadernos, 450 paquetes de ceras, dos cajas enormes de tizas, 2000 bolígrafos, tres estanterías para las escuelas....y una enorme pizarra para el orfanato!!. El problema de la pizarra es que nos enseñaron una que estaba rayada y no la queríamos. Sólo esperábamos que el día acordado fueran formales y la pizarra nueva estuviese a nuestra disposición.

Antes de que el chico se fuera con la pizarra mala Paco le hizo una señal para que no nos dieran el cambiazo. Muy hábil con las palabras, contando el dinero de forma espectacular y para todo esto de “ni para ti ni para mí” le había costado un año de práctica en Etiopía y mucha paciencia. *Foto, parte de la compra que comenzamos a cargar en el coche.

Por fin, después de todo el día de compras nos dirigimos a Zway, que está a 163 kilómetros y ya se hacía de noche. Eran las siete de la tarde. Nos esperaba un largo camino de tres horas por una carretera atestada de camiones, baches y un sin fin de accidentes por las penosas e inexistentes condiciones de rehabilitación por la única carretera que se dirige a Kenia y todo esto en la más profunda oscuridad de África.

-¿Cuándo llegaremos a la Misión?- preguntábamos al aire. - Sobre las 10 o 10,30 de la noche. - O a las 12, cómo nos encontremos la carretera cortada (que todo puede pasar aquí)- Nos contestaba Paco.

- Bueno, ni para ti ni para mí…vamos a pensar a las…ummm 10:20!.

12 comentarios:

Alicia Mora dijo...

Hola Lapiceros!!!!
Estoy intentando actualizar el blog junto con las fotos. Pero es muy dificil incluso aqui en la capital, Addis.
Las imagenes son muy significativas pero es lo que hay en este pais.
Lapices esta siendo un exito y pronto vereis como se ha desarrollado todo.
Besos

Observador dijo...

Que alegria volver otro post sobre la labor que realizas por esas tierras!.
Espero noticias y esas fotos!

Besos

Francisco O. Campillo dijo...

Veo que sois capaces de actualizar LÁPICES desde Etiopía. Y veo que no es fácil. Pero merece la pena este esfuerzo porque sois nuestros ojos allí.

Un abrazote solidario.

Anuskirrum dijo...

Alegría de leer estas palabras que indican que algo se mueve dentro de ese pobre país, y que gracias al esfuerzo y el tesón de gente como vosotros subiran un escalón más de ese difícil camino a la justicia.
Es muy difícil imaginarnos lo que existe allí, pero ahora vuestros ojos son los nuestros, que caminan supongo a veces con sorpresa, y otras con tristeza, pero los corazones que salisteis de aquí bombean para mantener la vida y llenar a sus gentes de la esperanza que otro mundo les niega.

Muchas gracias por vuestro esfuerzo. Admirada, os mando un fuerte abrazo.

dirnaa dijo...

Que trabajo tan estupendo¡¡¡¡ emocionais con vuestro relato.....
lo vivimos..... como si estubieramos alli.....
y que alegria, parece que va a cundir mucho mucho el dinero, por que aqui no creo que llegara a tanto.

Darles muchos abrazos, besos, felicidades, gracias por todo lo que hacen Mar y Paco, por toda su humanidad, por lo que no podemos estar con ellos, que sientan que estamos aqui en todo lo que podemos.Por todo lo que hacen por los que mas lo necesitan.

GRACIAS¡¡¡¡¡


P.D. ISI se une a todos.BESOS.

OC dijo...

Eres maravillosa. Gracias.
Qué bonito haberte visto levantar el vuelo, y poder seguirlo sobre ese azul tan limpio donde evolucionas.
Mujer pájaro
Ángel
Y sobre todo humana.

Besos al aire.

Anónimo dijo...

ay mi niña....es q me haces llorar como una boba....gracias....un gracias inmenso por la fuerza y el teson que has puesto en lapices...los q vimos y formamos parte del inicio de esta andadura...te admiramos¡¡¡¡eres una crak chch
todo esta saliendo muy bien pero porfavor...mucho cuidado¡¡¡
bicos para todos desde la coruña
os quiero mucho
ros

Observador dijo...

Que sorpresa al abrir el blog y poder ver esas fotos de los Lapices en Etiopia.
Espero tus post con fotos y el cariño que implimes en ellos.Besos

Esperanza dijo...

Admirable.

Anónimo dijo...

Hola Alicia!! Hola Lápicessss!!

Es realmente emocionante tener noticias de su estancia en Etiopía y toda la alegría y beneficio que llevan a tantas personas, es admirable y tan satisfactorio ver que cuando se quiere, se puede =)

Abrazosss, besos y lo mejor para ti y todos los que están contigo.

Mayté

Alicia Mora dijo...

Gracias por vuestras palabras de apoyo! dan muchas fuerzas para seguir adelante!
Abrazos

emma dijo...

Haceis un trabajo admirable, por favor seguid con ello: la educación es la base para el desarrollo de los pueblos. Solo un apunte: aunque el oromo compartió con el amariña el uso en comun del alfabeto geez, el oromo no es dialecto del amariña, sino una lengua independiente afroasiática, hablada en la zona oromiya de Etiopía, pero también en Kenia, por ejemplo.
Bueno, perdonad por el rollo y un abrazo!