domingo, marzo 08, 2009

8 de marzo. Ser mujer en Etiopía.

Una mujer de la tribu Mursi, conocidos como la "gente de la mañana", escucha a los ancianos durante una reunión sobre las elecciones de mañana en el Parque Nacional de Mago, a 550 kilómetros de Addis Abeba. Los Mursi, de los que sólo quedan unas 5.000 personas viviendo según las antiguas tradiciones, se adornan de forma elaborada, con turbantes, adornos tallados en los labios y cicatrices en forma de luna en los brazos de muchos de los hombres. Stephen Morrison/EFE
....

¿Es posible concebir la violencia de género desde el primer momento del nacimiento? ¿Cómo es posible que a un bebé por el hecho de nacer niña se le proporciona una alimentación más precaria que a un bebé nacido niño?

Esto pasa en Etiopía donde siempre se dice que la vida para la mujer consiste en un mero ejercicio de supervivencia.

Me dirijo a un país donde cada día mueren 350 personas infectadas por el sida y casi más de 370 lo contraen. Etiopía además se encuentra en el puesto 169 de 177 en el Índice de Desarrollo Humano según la ONU.

Más de tres cuartas partes de las púberes son sometidas a la mutilación genital, una práctica ancestral muy arraigada en 28 países africanos. Las lesiones pueden causar la muerte, dolor crónico, infecciones, desorden post-traumático, complicaciones en el parto. Además de lo que persiguen: restringir el deseo sexual de la mujer.

El Gobierno etíope ha prohibido la ablación y la castiga con hasta diez años de cárcel. Pero esta prohibición no es efectiva en las zonas rurales.

Ahora pienso en aquellas niñas transformadas en mujeres casi sin darse cuenta, sufriendo de fístula obstétrica, padeciendo la exclusión social por un estigma injusto, violento, cruel. La fístula es un orificio entre la vejiga de la orina y la vagina, y otro entre la vagina y el recto, por lo que estas mujeres no pueden controlar sus esfínteres y las heces y orina se resbalan continuamente por las piernas.

Es especialmente común en el África subsahariana, donde la población tiene dificultad en obtener atención sanitaria de calidad. La Organización mundial de la salud (OMS) estima que por lo menos 8.000 mujeres etíopes tienen nuevas fístulas cada año. Aunque alrededor de más de 25 millones las mujeres están afectadas en el continente africano, un mal que en Europa y América se erradicó en el siglo XIX.

Los etíopes consideran a sus mujeres como un mero objeto sexual: cuando las niñas crecen, las violan, las secuestran, las venden o las casan con viejos. Las violaciones las exponen al sida, como también la prostitución, muy extendida.
Una buena muestra de la juventud con la que las etíopes son casadas, violadas o se ven obligadas a prostituirse se encuentran en las calles de Addis Abeba, donde abordan a los turistas niñas con un bebé a cuestas y un magro pecho adolescente al aire para evidenciar que la criatura no es su hermano pequeño.
Es común que casen a las niñas a los trece o catorce años, aunque la edad mínima legal son los quince. Si se obliga a contraer matrimonio a una chica menor, sus progenitores o el marido se ven expuestos a penas de cárcel. Pero una vez más, la cruda realidad desborda los cauces que marca la ley.
En las comunidades tradicionales, las mujeres están sometidas a sus maridos, quienes toman todas las decisiones. Su acceso a la tierra y la participación en las organizaciones y reuniones de la comunidad también dependen del cabeza de familia masculino.

*Niña de la tribu Surma. Fotografía de Isabel Muñoz.
Según un estudio de UNICEF, la mujer que vive en el campo trabaja una media de entre 15 y 18 horas diarias, y es responsable de más de la mitad de la producción agrícola de subsistencia.

Se espera de ellas que hagan todo el trabajo que rechazan los hombres, quienes en el campo se limitan a las tareas agrícolas, con la ayuda, eso sí, de sus esposas, madres e hijas.
Las mujeres recorren largas distancias a pie para recoger agua y leña, llevar los productos al mercado o el grano a moler, incluso cuando están embarazadas. Esos interminables recorridos las exponen aún más al riesgo de ser violadas o secuestradas. Recaen sobre ellas las tareas domésticas y el cuidado de los pequeños, los ancianos y los enfermos.

Ante esto, poco o casi nada se puede celebrar en el Día Internacional de la Mujer. Pelear con uñas y dientes para que estos Gobiernos y también los Gobiernos de occidente, que dan la espalda a todas estas mujeres invisibles, olvidadas, amordazadas puedan tener Derechos Humanas de una vez por todas.

Y cuando todas ellas puedan hablar y contarnos sus historias: afganas, etíopes, iraníes, congoleñas…entonces, podremos escribir la palabra igualdad.


14 comentarios:

JLuis dijo...

Por ese día, Alicia. Por poder escribir la palabra libertad sin tener que escribir "peros", y sin necesidad de ocultarlos.

Un abrzo

Carmen dijo...

Gracias...

Carmen

Anónimo dijo...

Mujeres del mundo, lo mejor para todassss ¿Qué es lo más importante que hemos aportado al mundo? Sencillamente, toda la humanidad, hombres! sin nosotras no existirían. Merecemos respeto y mucho amor; de padres, de hermanos, de amigos, de pareja, de vecinos, en fin, de todo el que tenga el honor de tratar a una mujer.

Un abrazo Alicia, (una hermosa y valiente mujer); y mucha fuerza para tu próximo destino, estamos contigo.

Mayté

Anónimo dijo...

Los Objetivos de Desarrollo del Milenio, el mayor compromiso de la comunidad internacional para acabar con la pobreza extrema antes del 2015, recogen muchas de las reivindicaciones que desde hace décadas vienen reclamando las organizaciones de mujeres. Sólo el tercero de estos objetivos hace referencia expresa a la igualdad de género; sin embargo, análisis más detallado de los mismos nos desvela que la perspectiva de género está presente en todos ellos, desde la lucha contra el SIDA, hasta la disminución de la mortalidad infantil, pasando por las condiciones de comercio más justas. Estos objetivos dejan claro que las mujeres son agentes claves en la lucha contra la pobreza.

Alicia Mora dijo...

Gracias a todos vosotros que me acompañais! La mujer es y será el motor del cambio:
Lo dicen los estudios, los informes del Fondo Internacional para el Desarrollo Agrícola, el Banco Mundial y las Naciones Unidas.
Ponen de manifiesto la clara evidencia de que la mejora de los derechos de la mujer reduce la pobreza y acelera el desarrollo económico.

Hay explicaciones: las mujeres con más estudios contribuyen más a la economía, cuando se les da la oportunidad, las mujeres del campo parece manejar los presupuestos familiares y los recursos económicos mejor que los hombres y tienden más a devolver los microcréditos.
Mujeres con un nivel más alto de formación y derechos son más conscientes de la importancia del control de la población para la familia y contribuyen más a extender el uso de los métodos de control de natalidad.

La mujer es el motor del cambio para la erradicación para superar la pobreza en la mayoría de los países!!!!. Pero la discriminación, falta de recursos, de apoyos, y la desigualdad hace que ese cambio sea lento, invisibilizado, hasta casi normalizado.
Abrazos a todos, en especial a todas las mujeres, hermanas del mundo.

Rubentxo dijo...

Gran aportación en el día de la mujer.
Cómo cambia la perspectiva según el lugar del mundo desde el que se contemple este tema.
Hoy mismo he visto en las noticias una niña árabe de 14 años que ha denunciado a sus padres en España por obligarla a casarse con un tío suyo de 40 años de edad y, a éste, por violarla repetidas veces.
Los derechos humanos, la religión, la antropología... Es un universo muy complicado y muy hostil.
Saludos.
Y gracias por el post

ChiSpark dijo...

Agradezco una vez más que nos traigas esta información. Sin duda tu grano de arena en esta Arena Comunitaia, es impactante. Un saludo

Damián dijo...

felicidades y...
Gracias, gracias, gracias...

Observador dijo...

Enhorabuena por el post y Felicidades en este dia tan señalado 8-marzo vuestro dia,la mirada desde España a la realidad de otras mujeres y desde la perpectiva de tu proximo viaje a Etiopia,que ya sabes que espero con impaciencia tus post.
Besos

ishtar dijo...

me ha gustado mucho tu post, muy sensible y solidarizado con las mujeres del tercer mundo.

un abrazo

sonybruxa dijo...

La verdad es que es una lástima que esté pasando todo esto todavía, tu post es evidencia y claridad y estoy totalmente de acuerdo contigo.

Anuskirrum dijo...

Muchas gracias por esto. No encuentro palabras para expresar lo que siento.

Mucha fuerza, Alicia.

José Ignacio dijo...

No existen palabras que justifiquen estas violaciones de derechos fundamentales.
lamentamos que no solo en Etiopía, son tantas y tantas las sociedades en las que el hombre utiliza su fuerza bruta para dominar.
No hace mucho leía algo que me preocupó, aunque se hombre, decía:
Los hombre triunfaran hoy y siempre porque son capaces de aliarse con su peor enemigo con el fin de obtener un propósito ventajoso, la mujer por fortuna no colaboraría con aquellas persona que les resultan ingratas.
Como hombres apoyemos a nuestras compañeras y eduquemos a nuestros hijos varones a seguir el tipo de vida visto.
Un saludo

emma dijo...

Excelente tu recuerdo a la mujer etíope. Que disfrutes de tu viaje a Etiopía, yo también iré en un par de semanas, quizás el destino nos haga coincidir...
un abrazo y sigue en esta línea tan solidaria