domingo, febrero 22, 2009

Tan sólo 11 años.

Dos historias provenientes de dos mundos diferentes me han llamado la atención.
Una niña de 11 años hace frente a los talibanes con poemas y denuncias en la radio. Tuba Sahaab vive en un suburbio de Islamabad (Pakistán) y con 11 años escribe textos denunciando el sufrimiento que padecen por el terror talibán niños como ella. En el relato de su vida que hace CNN, Tuba se enfrenta a las armas talibanes con la sola fuerza de su pluma.
*En la foto Tuba Sahaab tomadas por CNN.
A miles de kilómetros de Pakistán, Jordan Anthony Brown también de 11 años de edad ha asesinado en Pensilvania a la compañera sentimental de su padre, que estaba embarazada de 8 meses, a causa de los celos que sentía de su futuro hermano, según ha informado la policía y los familiares de la víctima.
En Pensilvania no existe una edad mínima para que un niño pueda ser juzgado como un adulto.
Una niña desarrolla sus sentimientos y su empatía mediante las palabras. Y justo en esos momentos, este niño será juzgado en un tribunal. Utiliza armas de fuego de forma normalizada y ejecuta sus sentimientos mediante la ira. Dos formas de poder se contraponen, se enfrentan dibujando en el infinito un universo de víctimas inocentes con tan sólo 11 años de edad. El poder que dan las palabras, se enfrentan en toda su plenitud a una sociedad extremista e intolerante y el otro, ese domino de poseer un arma de fuego en las manos, sintiéndose como un adulto.
Nuestro mundo, cada vez más lejano, extraño y complejo nos muestra historias como éstas, quizás más comunes de lo que desearíamos.

11 comentarios:

Sakkarah dijo...

Es triste que un niño de 11 años pueda tener acceso a un arma...

Un beso.

El Cincel Social dijo...

Más triste aún la violencia que rodea e impregna todo en la vida cotidiana, y que afecta a los niños.

El que tenga acceso a una pistola es horrible, pero no es el mayor problema. Si no tuviese la pistola lo hubiese hecho con un cuchillo, o con otra cosa. Lo peor es la sociedad y el entorno que lleva a un chaval tan joven a asesinar por algo tan estupido.

En fin me lio....

Anuskirrum dijo...

Que duro ver a esta niña luchando sola con su palabra, sin más arma para defenderse que su voz.
Por otro lado, el chaval de Pensilvania con una pistola le planta cara a su soledad y quien sabe a que falta de afectos.

Buena noticia de coraje, valentía y ganas de cambiar el futuro.El niño... violento, armado, tan solo 11 años... algo hacemos mal no?

Un saludo

Martikka dijo...

Por tu hermosa labor con este blog, se te han concedido dos premios.
¡Saludos!
http://losmanuscritosdelcaos.blogspot.com

Nimmue dijo...

Sobrecogedor...

Rubentxo dijo...

En cualquier caso, infancias influenciadas por unas sociedades absurdas, injustas.

Bravo por Tuba. Es una luz de esperanza. Me informaré más sobre ella.

Saludos.

Rubentxo dijo...

Se perdió mi comentario.

Bravo por Taba. Es una luz de esperanza. Buscaré más info sobre ella.

La infancia en unas sociedades cada vez más deshumanizadas...

Saludos

Luz Marina dijo...

Son ángeles y demonios. La maldad que anega el alma de cada quien/

Rubén Serrano dijo...

Impresionante historia. Este mundo nuestro es capaz de dar a los niños principios y valores maravillosos, así como los más terribles sentimientos.

Esperemos que al final podamos encauzar esto hacia lo mejor, en vez de hacia lo peor de los seres humanos.

Observador dijo...

Dos historias tan distintas,una un ejemplo de superacion en un mundo injusto para las mujeres el otro un ejemplo de deseducacion en un mundo de "adultos" y facil acesso a las armas.

Estrella dijo...

Nada justifica la terrible conducta de este niño de tan solo 11 años, pero no sabemos si sufrió algún tipo de tormento, o de amenaza de que cuando nazca su hermanito su padre se iba a deshacer de él; a veces ocurre que las madrastas no aceptan a los hijos de sus parejas y los someten a todo tipo de maltrato psicológico y hasta físico que puede haber desencadenado una conducta psicótica en este niño...