viernes, enero 09, 2009

Los desastres de la guerra.

1808. Las camas de la muerte. Francisco de Goya. Los muertos cubiertos por una sábana se almacenan en espera de su entierro. Por medio de esas camas de la muerte deambula una persona cubierta con una harapienta sábana con la que se emboza y protege del hedor putrefacto. Serie Los desastres de la Guerra.

2009. Cada vez se van acumulando más cadáveres en las morges de Gaza. AFP.

1808, Francisco de Goya. Madre infeliz. Una joven madre muerta es conducida por tres hombres ante el llanto de su hijita que sigue al cortejo fúnebre; al fondo, otra moribunda pronto seguirá los pasos de la anterior. De nuevo Goya recurre a una composición en un yermo tenebroso, en el que una luz expresiva, no naturalista, inunda las figuras de los tristes protagonistas.

2009. Una niña palestina llora durante el funeral de un familiar. (Foto: AP).

En 1808, Goya, a los sesenta años de edad, fue víctima y testigo de una de la más significativas crisis bélicas de la historia de España: la Guerra de la Independencia (1808 - 1814).

Han pasado muchos años, pero los desastres de la guerra siguen siendo tristemente actuales: en nuestro siglo de los Objetivos del Milenio, de los Derechos Humanos y de las libertades individúales. ¿Qué encontramos de diferente entre los grabados de Goya y las imágenes que nos vienen desde Gaza?. ¿La historia sirve como estímulo docente?. ¿O lo contrario, es una constante repetición del terror perpetrados por la mano del hombre?. ¿Qué tenemos que hacer para comprender que somos la llave para abrir la puerta del diálogo y la paz?. De que no sólo el progreso tecnológico es importante, sino también el avance humanitario, el respeto y el desarrollo de la empatía social con el semejante.

¿Acaso siglos de años de existencia de nuestra especie no ha servido para cuidar con sumo cuidado nuestro entorno situacional?.
....
Más:



...

Francisco de Goya y Lucientes también ha servido de inspiración para otro fotoperiodista de guerra excepcional: Gervasio Sánchez abre su blog "Los desastres de la guerra", en un franco homenaje al genial pintor, precursor de la fotografía de conflicto. La idea de Gervasio es reflexionar sobre los desastres actuales a lo largo de este año en el que va a realizar viajes a Centroamérica, Afganistán, Irak, Sudáfrica y algunos países del cono sur.

14 comentarios:

OC dijo...

Hola Alicia.
El blog de Gervasio Sanchez está desde hace unos dias en
http://www.soitu.es/soitu/losdesastresdelaguerra.html
Un abrazo fuerte con Gaza en el corazón.

Alicia Mora dijo...

Gracias amigo.

Don Dato dijo...

En cuanto a la foto de "Una niña palestina llora durante el funeral de un familiar".

Eso os lo habéis sacado de la guantera, ¿verdad?

No sabía que en Gaza se hicieran funerales en habitaciones con lavabo.

Mar dijo...

Todas estas noticias encojen cualquier corazón.

Besitossss

Luz de Gas dijo...

PAZ

Con vuestro permiso les dejo una invitación:

Hemos empezado un proyecto de radio desde casa y desde el blog.

Os animamos a participar en el Radio blog: Luz de gas

http://juan-duque.blogspot.com/

Este sábado de 13 a 16 horas españolas.

Nos encantaría contar con ustedes

Francisco O. Campillo dijo...

Hace mucho que digo que existen infinidad de similitudes entre la guerra de Iraq y la nuestra de 1808, la de la Independencia. Ahora, tú las encuentras entre aquella y la de Gaza. Al final, resulta que todas las guerras terminan siendo iguales. Asquerosamente iguales.
Un abrazo solidario.

El Profe dijo...

Don Dato dice no sé qué de un lavabo... Curioso que ante la foto de un niño dufriendo, este caballero se fije en un lavabo. Su mirada está hecha de la misma materia que la de Olmert y Bush y las piedras de un desierto. Don Dato: ¿de qué materia tiene usted el alma?
Han pasado 200 años de aquellos desastres de Goya; y seguimos en las mismas... Gervsio es un reportero de garra y lo ha demostrado en todas las guerras que ha cubierto, que son muchas. Siempre me he preguntado cómo podrán tener ese coraje para aguantar la cámara firme y dejar testimonio de tanto dolor. Gracias a ellos nos enteramos de todo... Eternamente agradecidos.

derribandomuros dijo...

Dentro de 20 años los hijos de esta generación de israelitas, quizás el hijo del presidente de Israelí sentirán verguenza, tanta como los alemanes, cada evz que alguien les mencione esta parte de su pasado.
Yo solo espero y deseo que bush y compañia sean juzgados por crímenes de guerra de una vez por todas. Ese día el mundo será un lugar justo y seguro.

Carlos dijo...

Veamos señores y señoras, ustedes ¿qué pretenden que la Tierra sea un paraíso? ¿usted no discute, no se pelea, no hace el vago en el trabajo, no envidia, no chorisea en las tiendas, no roba en su asociación de vecinos, no miente, no le entran ganas de matar?

Esta es la TIERRA, señores y señoras.

Goya no hubiera dejado ser un pintor melifluo y mediocre si solo nos deja sus parasoles y duquesitas, la guerra el odio, el temor, el odio le avruió la mente para expresar esos sentimeinto HUMANOS.

Hay amor y hay odio, hay momentos de paz y momentos de guerra.

Siempre habrá guerras porque nos atacaremos y nos defenderemos.

p.d.: bravo Don Dato!

Madrileñ@ dijo...

Carlos:
haztelo mirar!!!! psicolog@s hay hasta en la seguridad social.

José Ignacio dijo...

Alicia, desde que el mundo es mundo el género humano intenta imponerse por la fuerza de los músculos, del numero superior de guerreros, de una mayor concentración de medios.
La estrategia maldita es llevar al enemigo al punto en que su capacidad de negociación esté mermada.
Vivimos en los tiempos de mayor cultura, universidades, doctorados. información, pero incluso en una liga de fútbol cada club intenta imponer con su presupuesto el juego.
Pienso que sólo es posible equilibrar esta situación con una mayor inteligencia que compense el exceso de medios o fuerza.
No se, es lamentable.
Besos

Maria H dijo...

Muy bueno el paralelismo. No aprendemos y volvemos a tropezar con la misma piedra.
Saludos

Rubentxo dijo...

Jamás comprenderé por qué la comunidad internacional no puede exigir el final de la violencia en ninguna parte del mundo.

No hay palabras para describir esta guerra. En realidad, no hay palabras para describir ninguna guerra.

Saludos, Alicia.

Diego Santos dijo...

Hola. totalmente de acuerdo con el comentario anterior.

Que injusticia.

saludos