lunes, noviembre 17, 2008

Talibán del plural talib que significa "estudiante".

No deja de ser una paradoja. Etimológicamente la palabra Talibán proviene de "estudiante".
Aquellos que nacieron en los campos de refugiados paquistaníes, que huían de la invasión rusa y se “educaron” (sólo los varones) en teorías fundamentalistas siguen sembrando el pánico entre las mujeres que sueñan con el futuro de Afganistán.
Recordar que éstos “estudiantes” consideran que es innecesario y contrario al Islam que las mujeres reciban educación básica.
Y ahora me pregunto: ¿cómo es posible que potencias militares de élite no puedan con estos señores medievales?.
Trece niñas y dos profesoras fueron atacadas el pasado miércoles con ácido de batería de automóvil por dos taliban. Dos de las niñas se han quedado ciegas y seis de ellas tienen heridas muy graves.
*Foto: Un médico atiende a una de las jóvenes atacadas. /AP.

Shamsia, de 17 años, soportando las quemaduras que le ha producido el ácido y las otras heridas, las que destruyen a conciencia: las del extremismo radical, ha hablado y ha asegurado que volverá a la escuela aunque le cueste la vida: "No dejaré de estudiar aunque me maten, no voy a dejar de ir al instituto. Seguiré yendo a clase, seguiré estudiando para construir nuestro país. Estos ataques no pueden paralizar la educación en Afganistán, sobre todo la de las chicas".

Shamsia tiene la voz que hace temblar a esos fundamentalistas que en su día hicieron llegar la noche a través del burka. Hace agitarse desde las cuevas donde se regufian los Talibán sus propias almas., más que algunos ruidos de bombas que invaden la noche.
Y son ellas, las mujeres afganas las que desde la más profunda determinación saben que la educación es el arma más poderosa y eficaz para emprender la reconstrucción de su país.
:::::
Tasa de alfabetización:
El índice de las niñas y jóvenes de 15 a 24 años alcanza apenas el 18%, mientras que para los varones llega al 51%. UNICEF y sus aliados ayudarán este año a que unas 90.000 mujeres aprendan a leer y escribir en unos 3.500 centros de alfabetización que se establecerán en todo el país.

Escolarización: Más de 6 millones de niños y niñas iniciaron en marzo pasado el nuevo año escolar. Entre ellos, 800.000 menores de ambos sexos que nunca habían ido a la escuela. La educación primaria dura 6 años. Si los estudiantes aprueban el examen de entrada, son admitidos en la educación secundaria, la cual está dividida en los grados del 7 al 9 y del 10 al 12. Este año se espera la matriculación de 330.000 alumnas adicionales mediante la construcción de nuevas escuelas.

Violencia: En los últimos dieciocho meses han sido confirmados 311 ataques contra escuelas afganas, que se han cobrado la vida de 84 personas y dejado 115 heridos -entre escolares, profesores y otros empleados de las escuelas-. Cientos de centros en las zonas más inseguras del país y principalmente establecidas en el sur, han tenido que cerrarse.

Datos recogidos en Diario Vasco.

14 comentarios:

María Jesús dijo...

¡¡¡Enhorabuena!!!

Alicia M dijo...

Gracias Maria Jesús! un abrazo.

algarabia dijo...

Me temo que el problema no son exclusivamente los talibán, sino unos códigos patriarcales y tribales fuertemente arraigados. Los medios tienden a atribuir a los taliban cualquier atrocidad cometida en Afganistán porque no interesa que se sepa que aquellos a los que apoyamos y hemos aúpado al poder son igual de salvajes. Y aún tenemos que oír a los hipócritas de turno decir que hay que seguir en Afganistán por solidaridad con las mujeres, siete años después...
Elocuentes las palabras de Malalai Joya el otro día en El País: "En Afganistán no hay una democracia, es una farsa. Mientras en el Parlamento haya representantes de la Alianza del Norte, aliados de Estados Unidos en la guerra contra el terrorismo, pero completamente antidemócratas, en Afganistán no habrá derechos para las mujeres. Son violentos y elementales, peores que los talibanes, igual de extremistas, completamente misóginos, y les da miedo el secularismo porque con él no podrían cometer crímenes contra nosotras en nombre del islam. Son ellos quienes controlan la mayor parte del país".

Un abrazo.

Anónimo dijo...

En cuanto a:
"¿cómo es posible que potencias militares de élite no puedan con estos señores medievales?"

La clave está precisamente en lo de "medievales". La película Red de Mentiras que aún está en cartel (al menos en Badajoz), lo explica muy bien: no usan teléfonos, ni fijos ni móviles, no usan Internet, ni siquiera el correo. Se transmiten la información por vía oral. Y tienen un red de apoyo que cubre todo el país que pone en contacto a los ideólogos con los asesinos. Pillarlos es una tarea muy dificil.

Alicia M dijo...

Gracias por vuestras aportaciones. Algarabia, totalmente de acuerdo, también añadir que el parlamento está lleno de los llamados señores de la guerra,con el total silencio de la Comunidad Internacional y que Malali conoce tan bien. (por cierto qué pena no verla en Madrid)¿Sabes si sigue por España?
Un abrazooo

El Ente dijo...

QUE TRISTE REALIDAD. ESTA LUCHA NO SE GANA CON ARMAS. NO SE PUEDE LUCHAR CONTRA UN ENEMIGO INVISIBLE QUE ESTA EN LA MENTE DE UNOS "CREYENTES" QUE GUÍAN SUS VIDAS POR UN LIBRO ESCRITO Y CUYAS INTERPRETACIONES PUEDEN SER VARIADAS SEGUN SEA LA CONVENIENCIA.

PERO HAY QUE LUCHAR...

UN BESO!!

algarabia dijo...

No sé lo que dirá la película de Ridley Scott (de quien no me fío lo más mínimo), pero no es cierto que no usen tecnología. La usan y muy bien. David Beriain en su magnífica serie en ADN cuenta cómo un concoy del contigente español debía desplazarse por una ruta muy peligrosa a otro lugar situado a tres días de distancia. Tardaron más tiempo del previsto en llegar y al recibirles les preguntaron cuál era la razón del retraso. El mando español alucinó de que supieran no sólo que iban a llegar sino también cuando. La razón: cada vez que pasaban por un pueblo, avisaban por el móvil.
Y lo mismo es válido para internet, donde tienen sus propias páginas web para colgar comunicados, vídeos e incluso coordinarse.
De medievales tecnológicamente, nada.

Alicia, creo que Malalai ya se ha ido. Justo hoy El Mundo publica una elocuente entrevista de Mònica Bernabé a un diputado afgano talibán: http://www.elmundo.es/elmundo/2008/11/17/blog01/1226917879.html
No ha habido ninguna voluntad de cambiar nada. Todo el discurso de defensa de los derechos humanos y de la mujer no es más que una tapadera para justificar la invasión, en la que también estamos implicados.

Un abrazo

Nerea dijo...

Queda mucho por hacer todavía.

Una beso Alicia!!!

мαяια dijo...

Una paradoja realmente desafortunada y cruel...

Un besote!

Observador dijo...

No se si esta situación es por la misoginia de los talibanes o por el deseo de permanecer en la zona para controlar las reservas de gas natural explotadas por los USA, lo que si se que mientras que las mentiras de salvar y ayudar a las mujeres esta extendida en occidente (hipócritas!!!) las mujeres en Afganistán siguen sufriendo, después de siete años así seguimos, lo que cuentas en el post es algo deleznable e inadmisible. Salgamos de allí como lo hicimos de Irak antes de que a los yanquis se les ocurra mandar más tropas y nosotros con ellos (tributo apagar por ir a la reunión del G-20).

nidea dijo...

cada vez que veo o leo noticias de estas me dan ganas de llorar es una pena como esta este mundo con lo bien que podriamos estar ...

aprovecho este comentario para felicitarte por tu premio..

un saludo

JLuis dijo...

El futuro y la esperanza se han convertido en objetivo militar...

y Afganistán es un perfecto escaparate del doble discurso contemporáneo respecto a los derechos humanos. Son tan necesarios en los discursos como prescindibles en los pactos y alianzas.

dolorido abrazo el de hoy

Curaçao, una persona dijo...

Dices:
ácido de batería de automóvil por dos talibanes.

Es incorrecto. Taliban ya es el plural de talib. Por tanto no puedes decir dos talibanes, sino dos taliban.

Alicia M dijo...

Tienes razón. Corregido, gracias.