miércoles, septiembre 24, 2008

Retratos de Turquía.

Retratos de Turquía será una pequeña serie donde hablaré de las impresiones que me ha producido este increíble país. Espero que os gusten.

Tres días de lluvia.

Amanece en la región de Capadocia, en el corazón central de Turquía. El recorrido se hace bien temprano. Los colores se funden en el paisaje. La tierra es árida, seca y apenas un puñado de árboles se distinguen a lo lejos. Me dicen que este invierno ha llovido tan sólo tres días. El tan debatido cambio climático, un tema que algunos dudan de que sea precisamente eso: un problema global. Pero los hechos, los datos hablan por si solos.

El último informe de la comisión parlamentaria creada para explorar los posibles efectos del cambio climático y el calentamiento global, habla de un sombrío futuro para el futuro de la agricultura en Turquía. Según el informe, "Los incendios forestales, las enfermedades arbóreas y las plagas de insectos aumentarán. La producción y la disponibilidad de alimentos disminuirán. El desempleo crecerá. La escasez de comida, la migración y el malestar social se incrementarán en las áreas rurales".

Los recursos hídricos de Turquía y el resto del mundo han disminuido sustancialmente, y Turquía será un país con escasez de agua durante los próximos diez años, esto se escuchó por las declaraciones de Filiz Demirayak, directora general del Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) de Turquía, durante una conferencia de prensa.

Este invierno sólo ha llovido tres días…., si sigue así no sé que vamos a hacer...”, se lamenta mi guía temporal por este país de inmensos contrastes entre lo nuevo y lo viejo, testigo directo del auge y caía de antiguas civilizaciones como los asirios, hititas, frigios, urartios…
Efectivamente desde el cielo se puede contemplar las vastas llanuras resecas, intentando sobrevivir a la sequía cada vez más dura y la aridez de sus campos dejan una huella imborrable, dejando un rastro de aviso, casi ahogado.

2 comentarios:

Erato dijo...

Muy apetecible y sugerente leer tus palabras sobre Turquía. Un viaje que he tenido que postergar ya dos veces y lo tengo clavadito. Me gustará conocerlo a través de tus letras y esperaré con ganas la siguiente entrega.Y no...lo del calentamiento global es...una patochada o nimiedad para un puñado de necios. Un saludo y gracias por pasar

Observador dijo...

Que lastima lo que cuentas de Turquía, país que me gusta mucho, pero por desgracia es algo que se ve cada día más patente, el cambio climático esta aquí y sino las riadas de Madrid, y las lluvias de Sueca (Valencia).
Que la desertización en la riviera del Mediterráneo es una realidad y quien no quiere verla son los que construyen campos de golf en zonas donde apenas hay agua.