miércoles, agosto 20, 2008

Viaje al corazón de las tinieblas.

Me dejan desolada las historias que Hernán Zin está escribiendo en su blog Viaje a la Guerra durante este mes de agosto que está recorriendo el Congo.

Son historias con nombres y apellidos, mujeres víctimas de una guerra despiadada en el corazón de África.
Thérèse, Jeanne Mukuninwa, Jeannette Mabango, hoy Mungere Arhalimba…ellas hablan, en primera persona, recordando momentos duros de asimilar para nuestro mundo “acomodado” occidental. Víctimas de violaciones como utilización de arma de guerra que se ha “normalizado” como costumbre local del país además de haber sido torturadas, secuestradas, vejadas, mutiladas….

Sus historias no pueden pasar desapercibidas, como si su camino por esta vida fuera efímero, evaporado por el paso del tiempo todo su sufrimiento y la injusticia con las que se han vestido siga permaneciendo inmutable.
Estas mujeres violadas no sólo son rechazadas por su propia familia, sino también estigmatizadas por su comunidad como mujeres impuras.
Lo cierto es que ellas sólo son culpables de haber nacido mujer en un país donde esta violencia de género continúa siendo un crimen impune.
*Foto Jeannette Mabango. H.Zin.
Se deduce que cerca del 80 por ciento de los casos de violencia sexual que se llevan a cabo en las distintas guerras del mundo se producen en el Congo.
Es otro viaje al corazón de las tinieblas…, y de esa oscuridad las víctimas siguen luchando día a día, intentando sobrevivir bajo el peso insoportable del pasado.

4 comentarios:

migramundo dijo...

Hernán Zin tiene muy buena mano para contar estas cosas, y de violencia sexual y turismo sexual sabe un montón porque ha escrito mucho sobre ellos. Me pasa como a ti: estas cosas me dejan mal cuerpo.
Saludos.

Francisco O. Campillo dijo...

La obra de Conrad termina así:

¡El horror!
¡El horror!

Hay muchas formas de causar daño. Demasiadas.

Cuando vemos una patera llena de personas desnutridas y famélicas, no se nos debe olvidar que los bebés son -en su inmensa mayoría- fruto de las violaciones que han padecido sus madres en su andadura hacía "la prosperidad".

Alicia M dijo...

Cierto Francisco...muchas formas de causar daño, lo peor es la impunidad ante estos actos.
Un abrazo a los dos!

Observador dijo...

Que actos de violencia contra las mujeres queden impunes es algo que me deja un regusto amargo.
Y más cuando son mujeres que huyen del horror de los países en conflicto y buscan otra vida mas serena y prospera.
Gracias por este post .
P.d- aunque estaba de vacaciones te he seguido leyendo.