martes, junio 10, 2008

DNI para bloggers.

¿No se venía venir este afán de que el sistema controle todo aquello que es susceptible de escapárseles de las manos?.

La vigilancia, las prohibiciones encubiertas, la inquietud que genera los blogs que pueden ser susceptibles de modificar opiniones…¿no tiene esto que ver con el hecho de que la libertad individual se ha vuelto sospechosa hasta llegar a una delgada línea que vulnera nuestros derechos…?.

En las sociedades existe un verdadero interés con “normalizar”, “ordenar” y etiquetar absolutamente todo.
Una estrecha supervisión de lo políticamente incorrecto y estandarizar la información. Esto viene porque he leído que la Comisión Europea de Cultura aprobó el pasado 3 de junio una resolución en la que aboga por un marco regulador para las bitácoras, en él se contempla un "etiquetado voluntario" que informe sobre la identidad del autor, sus intereses políticos o sociales y la responsabilidad social de éste. La resolución, que se enmarca en el Informe sobre la concentración y el pluralismo de los medios de comunicación en la Unión Europea, será debatida en el Parlamento Europeo el próximo mes de septiembre. Leer más...

La eurodiputada socialista María Badía considera que "el exceso de información" es una de las causas que promueven la intoxicación de la Red.

Me hace gracia esta denominación de “exceso de información”, cuando nunca se habla del otro desmesurado y enorme información silenciada e invisibilizada carente de un sólo minuto en los grandes y tradicionales medios de comunicación.

7 comentarios:

Alberto Sotillos dijo...

Lo siguiente será pedirnos que nos demos de alta en la SGAE para poder publicar algo... Tiene huevos!

Aunque reconozco que hasta un punto, y si las intenciones son buenas, puede tener cierta lógica dar un poco de orden a Internet, pero eso, a todo Internet y no sólo a los blogueros.

Por cierto, acaban de dar el Principa de Asturias de la Comunicación y las Humanidades a Google, que también tiene cojones...

migramundo dijo...

Ignoro que intereses puede haber detrás de semejante propuesta, pero va en contra del principio elemental de libre expresión ejercida por quien sea y en las circunstancias que sea, siempre que se respete la dignidad y la intimidad de las personas. Me gustaba más la Europa comunitaria que defendía los valores universales sobre cualquier otra cuestión que, como en este caso, tenga un rancio tufillo a ejercer un control sobre medios de expresión que difunden textos incómodos para el sistema. Saludos.

Eifonso Lagares dijo...

Esta claro que hay sectores a los que ya les preocupa las bitácoras y por lo tanto hay que controlarlas.

Será un primer intento y es posible que no salga adelante. O eso espero.

En definitiva, inadmisible.

Saludos

ElPoeta dijo...

Perdona si por una vez sólo leo deprisa y por encima tu entrada y no te comento sobre ella, pero quiero decirte a ti y a todos mis amigos que llevo un tiempo sin visitaros porque ando con complicaciones afectivas y mal de tiempo, aunque quiero que sepáis que no me olvido de vosotros, que esto es sólo un intento de ponerme al día y a partir de ahora quiero hacer lo posible por encontrar el tiempo para visitaros más a menudo. Un beso y un abrazo, con todo mi cariño,
V.

Alicia dijo...

Me uno a vuestros comentarios..
Poeta espero que mejore tu situación, un abrazo.

Observador dijo...

Que afán por controlarnos a todos por parte del sistema, ese gran hermano que quiere vigilarnos siempre y en cualquier circunstancia, no valla a ser que digamos( escribamos) algo que haga pensar a la población adormecida.
Espero que esta propuesta no salga adelante.
P.d.-siento no poder entrar mas a menudo pero el trabajo me lo impide, cuando se calmen las aguas volver a leerte con mas detenimiento. Besos

Antònia P. dijo...

Que controlen la publicidad indiscriminada y las páginas claramente perniciosas. (porno, pederastia, anorexia...)
Y que dejen que los bloggers nos expresemos dentro del respeto a la intimdad y al honor.
Exceso de información, dice. Me recuerda al despotismo ilustrado: todo para el pueblo pero sin el pueblo.
Están muertos de miedo.