sábado, enero 05, 2008

La llave.

Un militar dispone de una llave para abrir o cerrar la única puerta del muro que rodea un pequeño pueblo palestino. El ejército israelí bloqueó todas las rutas que permitían ingresar o salir, excepto una. En la que permaneció “abierta”, los militares instalaron una valla metálica que todas las tardes servía para convertir a los habitantes en prisioneros.
Los soldados “ponían candado” a la valla de manera arbitraria, no existía un horario predeterminado. Muchos residentes se vieron imposibilitados de entrar o salir de su aldea a horarios regulares.

Es la pequeña villa palestina de Wadi Rahaal que se enfrenta a la supervivencia como pueblo, no sólo por ese muro que le rodea sino a consecuencia de la expansión colonialista israelí.

¿Pasará esto en la ciudad de Belén?. El llamado "muro de seguridad" ha hecho que el índice de desempleo alcance hasta 65 por ciento . Mucha gente que trabajaba en Jerusalén ahora no puede pasar, porque los israelíes no están dando permisos para que los trabajadores vayan a sus lugares de trabajo.

Hablamos de muros en el blog "Viaje a la guerra" de HZ, de barreras, de pasos fronterizos, de separaciones que nos dividen creando dos mundos paralelos, cercanos pero insalvables. De muros que fomentan informaciones sesgadas. Y otros muros mentales que nos llevan a la ignorancia más absoluta.
Y como el que crece en territorio palestino: el muro del Apartheid, el que Ehud Olmert decidió a primeros del año 2007 un cambio en la construcción para incluir dentro de Israel a 1.500 colonos de dos asentamientos judíos, lo que dejará aislados a 20.000 palestinos.

Cada vez que vienen estas fechas, recuerdo esta viñeta de los Reyes Magos. Paralizados ante un enorme pared de hormigón. Y no deja de ser dolorosamente actual. O como el dibujo del genial grafitero Banksy también en consonancia en estos días.
Sólo me queda desear tener esa llave que guarda celosamente el militar israelí de esa pequeña aldea.
Quisiera que los que manejan los hilos lleguen a la llave que permita abrir el entendimiento entre pueblos y puedan derribarse esas barreras de comunicación de una vez por todas.
Por mi parte, seguiré denunciando la separación, la incomunicación absoluta, la indignidad.

Porque lo que puedo estar bien segura, es que nunca podrán poner muros entre nuestras ideas, las iniciativas, los sólidos argumentos, ni mil muros, diez mil como éste.

6 comentarios:

ElPoeta dijo...

Parece mentira que a estas alturas se sigan levantando muros en contra del más elemental sentido común y tras haberse demostrado mil veces que el destino de todos los muros es el de ser derribados. Un beso, Alicia y feliz año,
V.

Jluis dijo...

Yo tiendo a cerrar los ojos y tratar de superponer las imágenes que guardo en la memoria de la caída del muro de Berlín y el aire festivo que la rodeo, con las de estos nuevos muros que tanto como separar buscan hipotecar la esperanza del pueblo palestino.

Confío en que llegue el día en que pueda ver esa imagen sin tener que cerrar los ojos

Un abrzote.

Alicia dijo...

Yo también confío Jluis..sin cerrar los ojos.
Un abrazo!

Kurtz dijo...

No entiendo esa manera de separarnos tras los muros. ¿No vivimos en un mismo planeta?
Muy bueno tu último párrafo.
Besos.

Observador dijo...

Yo confio en que Israel entre en razones y acate las sentencias de la ONU sobre Palestina y el vergonzoso muro,lo mismo es confiar demasiado.....
Muy bueno tu post ,sigue asi,otro mundo es posible.Besos

isol dijo...

El hombre no sabe comunicarse ,pero puede aprender,muros que separen culturas,bonita manera de sepultar un pueblo,que corazón duro el de muchos.

Estoy encantada con este blog,busqué mucho un blog asi,realmente es bueno lo que hacen,apiadarse de todos,comunicar,intentar cambiar en algo las cosas,felicitaciones.