miércoles, enero 16, 2008

El gran espectáculo.

El espectáculo comienza cuando la noticia promete ser un conjunto de muertos, bombas, sufrimiento, menores sangrando…y una buena noticia sería el comienzo de un conflicto bélico.
Recuerdo la guerra televisiva de Irak, una imagen impactante. El cielo parecía un campo enorme de fuegos artificiales y las explosiones se escuchaban perfectamente gracias a los excelentes medios allí desplazados.
Contemplábamos la sinfonía bélica en nuestros sofás, recostados y comiendo.

Los medios de comunicación se mueven en manadas, como rebaños de ovejas. Si hay que desplazarse a Irak, van todos juntos de la mano. Algunos se hospedan en hoteles de lujo, hacen su instantánea (contra más cruenta mejor) y después se publican en diferentes periódicos internacionales.

Por eso, todo lo que se nos cuenta, leemos y escuchamos son las mismas informaciones, las mismas noticias, el mismo espectáculo. Hace unos días capturamos violentas imágenes de machetazos en Kenia después del fraude electoral que ha causado la muerte de al menos mil personas y el éxodo de otras 225 mil.
El gran espectáculo de la sangre y la visión espeluznante de esos africanos que se comportaban como salvajes. Ahora parece que han pasado a un segundo plano informativo.
No se profundiza en la noticia, sólo interesa el impacto mediático, sin tiempo para reflexionar del porqué se matan, quiénes se matan. Pasan de una noticia a otra con habilidad de expertos prestidigitadores. Enfatizando otros titulares de farándula y peineta.

Todos están allí y se deja de lado informaciones importantes, con fondo, algunas cruciales que suceden en este planeta tan globalizado y mediatizado. Como por ejemplo la matanza diaria que padecen en esa parte del mundo como es Gaza, Palestina, la invasión turca en el Kurdistán o los atentados de Irak ya cotidianamente “normalizado”.

Vemos una prensa internacional manipulada, algunos periodistas no les dejarán opinar y escribirán lo que sus jefes crean conveniente. Estos medios son grandes mecanismos que mueven y determinan la opinión pública…y esa manipulación es tan sutil que ni siquiera hay que recurrir a la mentira. Contemplamos espectáculo, muchos demandan espectáculo y nos formamos una visión distorsionada de lo que pasa en el mundo. Y si además se permiten la licencia los ilusionistas de omitir un suceso, esa noticia no existe.

El espectáculo tiene una enorme competencia. Un medio no quiere ser menos que otro en mostrar el show. Y mientras, nosotros, el ciudadano de a pie estamos dispuestos a tragarnos todo lo que nos echen. Y encima decimos que sí que estamos informados.

Ese es el tema.



Recursos: "Los cínicos no sirven para este oficio" de Ryszard Kapuscinsky

7 comentarios:

Los viajes de Gawi dijo...

Información desestructurada para una memorización mínima.

Todos los sicólogos y especialistas de las neurociencias saben que la memorización de la información por parte del cerebro se hace de mejor forma en función a la forma estructurada y jerarquizada en que es presentada la información.

La estructuración y la jerarquización de la información son también principios de base enseñados a todos los estudiantes de periodismo.

Sin embargo desde hace 10 años, los noticieros televisados hacen exactamente todo lo contrario, encadenando en el desorden temas heteróclitos y de importancia desigual (un hecho diverso, un poco de política, deportes, un tema social, un otro hecho diverso, luego de nuevo política, etc.), como si el objetivo buscado fuera obtener la peor memorización posible de las informaciones para el público.

Una población amnésica es, de hecho, más fácil de manipular...

Esto es parte de las estrategias de manipulación de los amos del mundo.

Observador dijo...

Es curioso, pero los sectores con mayor manipulación son siempre los mismos los grandes grupos de comunicación, las grandes transnacionales de la información que tratan de dominarnos, de adoctrinarnos para sacar partido en beneficio de sus opulentos intereses económicos o de partido político afín, así como lobbys judios o de extrema derecha con vínculos con la iglesia católica.
Por suerte tenemos este blog que nos da algo de aire fresco en internet,besos.

Desesperada dijo...

es que cuando vemos los machetazos y esas cosas todos nos sentimos mejores personas al horrorizarnos, luego se nos olvida... hasta el siguiente machetazo.

Carles Sampietro Lara dijo...

Hola

Acabo de descubrir tu bloc, me parece muy interesante.

Por cierto, en el articulo De vuelta y media te he colocado un par de enlaces sobre los campamentos saharauis.

Martín Bolívar dijo...

Es vergonzoso que las noticias de los medios de comunicación nunca te dan la clave de la realidad, especulan con la sangre, con los atentados, con los llantos de niños, pero no te cuentan ni investigan las causas de la miseria, la corrupción política, el injusto reparto de las riquezas.

Alicia dijo...

Bienvenido Carles! y gracias por los enlaces. Un abrazo.

Alicia dijo...

Los viajes de Gawi:muy buen análisis, realmente para reflexionar y tomar tus propios resultados.
También bienvenida a Lápices.
Un abrazo a tod@s.