miércoles, enero 02, 2008

Comienzo 2008: cambia de canal.

Comienzo el año con indigestión informativa.
Los medios de comunicación saltan de una noticia a otra con aparente tranquilidad: desde la celebraciones en diferentes países con fuegos artificiales y traca final, las borracheras y chocolate con churros hasta la llegada de nuevos inmigrantes a nuestras costas adheridos de frío y de hambre, los machetazos de los kenianos donde casi 300 personas han muerto en los disturbios por el fraude electoral y milicias tribales recorren los suburbios en busca de enemigos.
(Supongo que esas 30 mujeres y niños que han perecido quemados vivos en una iglesia refugiándose de sus propios vecinos eran enemigos potenciales y no merecían vivir).
*Foto: Un hombre conduce ayer a un grupo de niños fuera del suburbio de Mathare, en Nairobi, tras varios días de violencia. AFP

Pero sabemos que esto acaba de comenzar. Un 26 de enero del 2007 escribí 21 gramos en este blog.
Parece que un largo año no ha transcurrido porque todo continúa igual. He visto otra vez esos 21 gramos que pesa el alma cuando fallecemos traducidos en otra noticia. Esta vez en los últimos enfrentamientos entre Hamás y Al Fatah en Gaza donde los festejos por el 43 aniversario del movimiento nacionalista palestino Al Fatah comenzaron la noche del lunes con fuegos artificiales, pero acabó a última hora con la vida de al menos ocho personas en Gaza. Y entre ellos un chaval de catorce años. De nuevo un niño masacrado y tendido en una fría camilla de una morgue palestina. Es desoladora.

*Foto Un niño muerto en los disturbios en Gaza. Morgue de un campo de refugiados. AP.
Todas estas dolorosas imágenes, fotogramas y sonidos de gritos aterrorizados por la violencia más extrema, se me hacen imposible invisibilizarlas, obviarlas.

Aparecen en diferentes medios en este mundo global, habituado y relajados al dolor ajeno. Y entre pedazos de turrón, sonidos entremezclados de petardos que estallan en la calle y villancicos, me dicen que cambie de canal.

Entonces....¿Es preferible ver de nuevo a Ramón García preparándose para retransmitir las campanadas de fin de año por decimosegundo año consecutivo luciendo esa terrible capa?. ¿Los refritos televisivos y escenas visionadas hasta la saciedad de caídas graciosas y risas en off...?.
Ese es el problema, que cambiamos de canal tranquilamente, y nuestra mente desconecta con una increíble facilidad de esas escenas feas, antiestéticas y un tupido velo intenta tapar esas voces y esas miradas de angustia que asola medio Kenia o la mirada perdida de ese futuro trabajador inmigrante en una paupérrima patera.
Y antes de que me haya dado cuenta, me quitan el mando y finalmente, cambian de canal y se escuchan de repente unas carcajadas en off.

7 comentarios:

Alex dijo...

Tristemente es lo que hace la gran mayoria de la gente. Fisica o mentalmente, cambian el canal...
Un beso

Desesperada dijo...

cambiar de canal es un recurso universal. la mente se concentra en otra cosa y adiós muy buenas. la mayor parte de la gente vive así, tan contenta. qué penita.

Observador dijo...

Por suerte, entre tanta mala noticia, la liberación de la médica y la enfermera secuestradas en Somalia es algo que me alegra por ellas y por sus familias.
Y como bien dices año nuevo, cambiemos de canal para empezar con esperanzas renovadas y con ideas nuevas. Un beso y no cambies nunca, que este año sea tan fructífero ,o mas ,como lo fue el anterior.

Alicia dijo...

Sí, por fin han liberado a las cooperantes! algo bueno para comenzar el año.
Un saludo a tod@s!

Eifonso Lagares dijo...

Hace tiempo que me cabrea ver los informativos y la cantidad de chorradas que hay que ver u oír, para poder escuchar una noticia de interés.

África es un continente muy olvidado y que genera muchas noticias de las cuales nos llega la décima parte.
Un beso.

Alicia dijo...

Hola Eifonso,
cierto, yo también estoy harta de tanta desinformación televisiva..un método para ver otros puntos de vista sigue siendo la red. Al menos algo en lo que tenemos libertad.
Un beso!.

Jluis dijo...

Si Alicia, si... y cada cambio de canal, cada salto informatio, arranca un poco de humanidad a nuestra sociedad.

Las cifras pierden valor a fuerza de repetirlas y las tragedias son noticia sólo unos días y siempre que la actualidad de nuestro ombligo no imponga algún cotilleo interesante.

En fin, como dices... siempre nos quedará internet. ;-)

Un abrazote