jueves, diciembre 13, 2007

Pesadilla antes de navidad.

Veo con estupor cientos de mensajes publicitarios, entre ellos de móviles donde incitan al consumo de forma codiciosa. Como un eslogan de una conocida marca de móviles que repite una y otra vez: "Navidad egoísta." con palabras que de forma intermitente dicen "Para mí, lo pido para mí. Todo para tí. Hazlo por ti."
Observo además el concienzudo trabajo de los profesionales de la publicidad hacia los potenciales consumistas: los niños. Esto unido con el beneplácito de sus padres.

Resulta que menores estadounidenses de sólo 3 ó 4 años recibirán para estas fiestas teléfonos móviles, cámaras digitales, reproductores de mp3 y ordenadores portátiles nuevos. Y que dos de cada tres niños españoles de 10 a 14 años tienen un móvil o es susceptible de que se renueve este año que entra.


Además las ventas se disparan. Según estimaciones de la industria los chinos han comprado 100 millones de móviles en este año. Las suscripciones a la telefonía móvil a nivel mundial llegaron a 3.300 millones de clientes, la mitad de la población mundial, 26 años después del lanzamiento al mercado del primer teléfono celular. Es impresionante, pues la mitad de las personas del mundo dispone de un móvil.


El bombardeo mediático de estos tipos de regalos, ya no sólo en navidad es apabullante.
Y los sueños de la alta tecnología tienen un precio. Muchos desconocen que al adquirir estos tipos de objetos hay personas que tienen verdaderas pesadillas, algunas de muerte que se convierten en realidad. Es la pesadilla del Coltán.

Un mineral altamente valioso pues fabrican con él casi todos los teléfonos móviles, ordenadores o productos de alta tecnología.


El Coltán es la nueva fiebre del oro que paradójicamente se encuentra en una de las zonas más pobres del mundo. El 80% de las reservas mundiales se encuentran en África, sobre todo en una zona de la República Democrática del Congo ocupada por los ejércitos de Ruanda y Uganda.

Según la ONU, el tráfico ilegal de este mineral es una de las razones de una guerra, que desde 1997 ha matado a un millón de personas.
Para sacar el Coltán utilizan a niños que están en régimen de semiesclavitud en minas de aluvión (a ras de tierra), igual que los prisioneros hutus, presos a los que se les reduce la condena, refugiados, campesinos o ganaderos, que ya no pueden alimentar a sus familias. Se alejan de sus comunidades por mucho tiempo, deslumbrados por los 10 dólares que pagan por kilo de mineral extraído, luego cotizable a 300 y tienen unas condiciones laborales pésimas.
Hay grandes empresas que financian a las fuerzas militares de los dos frentes, que bajo la excusa de conflictos interétnicos, mantienen una guerra real por el control de las ricas minas del Congo.
La pesadilla recorre además el Parque Nacional de Kahuzi-Biega y de la Reserva de Vida Salvaje de Okapi, ambos reconocidos por la UNESCO como patrimonios de la humanidad.
Se están produciendo desastres medioambientales diezmando la población de la fauna local de especies protegidas (gorilas, elefantes), e incluso tremendos problemas de salud asociados con los infrahumanos métodos de explotación.
Las canteras a cielo abierto destruyen los campos y la agricultura se extingue. Se están desmontando las colinas y se desvían cauces naturales de riachuelos.

Expoliación del mundo pobre para beneficio del mundo rico. La riqueza de África como sinónimo de desgracia y desastre ya sea humanitaria, ya sea ecológica.

Y mientras el consumo de la parte buena del planeta es cada vez más acuciante, hoy mismo puede morir un minero por las malas condiciones laborales, mañana un niño atacado por ladrones de Coltán o se pueden talar cientos de árboles que son el sustento y protección de los animales autóctonos.
Pero esa pesadilla, tremenda, terrorífica, que genera el Coltán, no será motivo de eslogan publicitario jamás. Los estudios de mercado seguirán proyectándose meses antes de los acontecimientos más consumistas del año y nuestra cultura, la de usar y tirar, generará mayor desastre en estos países que luchan por la supervivencia.
Aumentará el enriquecimiento de unos pocos y los sueños de posesión de muchos.
Y mañana volveré a ver ese anuncio de telefonía móvil: “Navidad egoísta…”
Realmente, no le falta razón.
Recursos:

16 comentarios:

Jluis dijo...

Si Alicia... si...

Y todavía decimos orgullosos que somos el puntal de la civilización, y del desarrollo.

En Occidente no sabemos porque no queremos saber, y anestesiamos la conciencia a golpe de tarjeta, cerrando el círculo.

Hace no mucho leía que cuando le preguntaron a Gandhi que le parecía la civilización occidental, respondió que esa sería una gran idea. No iba descaminado, y eso que entonces no habíamos llegado a estos extremos.

Un abrzo.

Alberto Sotillos dijo...

Uno ya no sabe si es mejor que Africa no tuviera nada de valor... total, todo lo que tienen se lo acabamos robando a un modico precio...

Observador dijo...

Esto ya lo había visto en la Tv. en un canal de reportajes, pero las cifras que das son de lo mas escandalosas, creo que si se supiese todo esto nos lo pensaríamos antes de descartar el terminal móvil por otro que tenga mas prestaciones, el teléfono debe servir para llamar, y no para hacer fotos y pijadas varias.
También veo lamentable el hecho de que niñ@s de corta edad se les regale teléfonos móviles, cámaras digitales .etc.

dirnaa dijo...

Si me uno a todos los comentarios publicados, se que hace mucho tiempo que no entro, y hoy me he puesto al dia, a veces te entra un poco de depresion de ver la realidad cruda y dura que nos rodea en todos los aspectos, en lo poco que hemos avanzado cuando veo las fotos de don MacCullin... a veces te dan ganas de dejarte de leeros, ver los estrags de las minas, pero aunque es como un jarro de agua fria... pas eso:
¡¡¡¡ A ESPABILARSE¡¡¡
La pena de too esto es que normalmente nos espabilamos los que poco podemos hacer, los que pueden hacerlo miran normalmene para otro lado.
De todas formas seguiremos haciendolo para ir pasando la voz.
Saludos y Besines.
dirnaa

Anónimo dijo...

antes se decia que el intercambio era "oro por baratijas, cuentas de vidrio y espejitos" ahora es coltan por bajisimos sueldos, despues tienen que ir los menos malos de nosotros, con cositas para atenuar el dolor y la tristeza de las situaciones que nuestros pueblos les generamos.

Guillermo Pardo dijo...

Nos tragamos todo lo que nos echan, como los cerdos, y preparamos a nuestros niños para ser cerdos en el futuro. La codicia no tiene límites ni sabemos limitarla. Un abrazo.

Angel dijo...

Guilermo no podias estar más acertado ,suscribo tus palabras y las del post asi como las de Observador.Seguir asi desde Lapices enseñandonos la realidad.Besines

Martín Bolívar dijo...

Este blog nos alerta de hacia dónde vamos y hacia dónde podemos llegar, sin lugar a dudas. Interesantísimos los temas.

Alicia dijo...

Cierto todo lo que decís, también subscribo vuestros comentarios, uno por uno.
Un abrazo a tod@s!

Joaquina dijo...

Hablando de cerdos, y de navidades, os recomiendo este vídeo de Intermón; cambia el cuento:
http://es.youtube.com/watch?v=rqzFiDFpzpw

J.
http://olvidados.blogia.com/

Alicia dijo...

Muy bueno Joaquina. Excelente regalo para estas fechas.
Un abrazo!

Lady Read Morgan dijo...

Hola Alicia, es absurdo este consumismo descontrolado y ridiculo. El otro dia escuche horrorizada los manjares que se venden para estas fechas y el precio de algunos, dinerales impresionantes, no se, a veces no entiendo nada.

Como decia Mafalda, que pare el mundo que me bajo.

Un beso sórico.

Lady Read

Anónimo dijo...

¿Alguien sabe si se recicla el coltan utilizado en un mobil? Yo me resisto a cambiarme de mobil desde hace 4 años, por pereza también hay que decirlo, pero también por la conciencia de no potenciar ese consumo despilfarrado de aparatejos que con la farandula de los puntos se ha desquiciado totalmente segun mi opinión
Eula
Felicidades por el articulo

Alicia dijo...

Eula,
la inmensa mayoría de los componentes de un teléfono móvil ya se pueden reciclar, exactamente el noventa por ciento. Podemos extraer materiales plásticos, metales como hierro o cobre principalmente, cantidades ínfimas de oro y plata, vidrio y fibra de vidrio. Entre los principales residuos que genera un teléfono móvil se encuentran los terminales, las baterías y los accesorios como cargadores/transformadores, bases, teclados, antenas, etc. Si estos elementos no se tratan adecuadamente son potencialmente contaminantes. Es cierto que un único móvil es por sí mismo poco contaminante. Pero debemos tener en cuenta que hay millones de teléfonos móviles que ya no están en funcionamiento, por lo que hay que reciclarlos (incluído el coltán).

Mira aquí:http://www.terra.org/articulos/art01632.html
Y mira que iniciativa sobre la donación de móviles:
http://www.donatumovil.org/

Anónimo dijo...

me alivias un poco Alicia, suponiendo que realmente se haga todo lo que dicen, no?... aun así considero un despilfarro innecesario tirar y reciclar cosas que aun funcionan. Me miraré esas webs gracias! y animo a seguir a todos con el mismo mobil hasta que deje de funcionar

Anónimo dijo...

Cien millones de mensajes navideños
Las principales operadoras de telefonía embolsarán unos 20 millones de euros por sms.
http://www.elpais.com/articulo/internet/Cien/millones/mensajes/navidenos/elpeputec/20071230elpepunet_1/Tes