jueves, octubre 04, 2007

Un post por la libertad.

Descalzos, sin armas, con las manos desnudas reclamando libertad para Birmania, un país que está gobernado por uno de los regímenes militares más opresores desde el año 1962.
Son los monjes budistas donde su lucha-no violenta en contra de la falta de libertad, hoy 4 de octubre es también la nuestra desde nuestros espacios.



En 1990, los dirigentes militares se negaron aceptar el resultado de unas elecciones legislativas donde ganó la Liga Nacional por la Democracia que lideraba una excepcional mujer Aung San Suu Kyi merecedora del premio Nóbel de la Paz en 1991 y en arresto domiciliario desde el 2003.
Birmania es una ciudad estrangulada por la represión y la falta de libertad. Se cierran las líneas telefónicas al exterior.


Se cierran ciberscafés para impedir que salga al exterior información sobre la represión ejercida para frenar las manifestaciones, donde matan indiscriminadamente ya sea periodistas, (El fotógrafo Kenji Nagai, que murió la semana pasada durante una protesta en Rangún, era un habitual en conflictos, trabajó en Irak y Afganistán), personas reivindicando paz: monjas budistas, estudiantes y civiles. Arrestan a militantes políticos del partido de Aung San Suu Kyi y se hace inevitable recordar las más trágicas historias de países estrangulados por la locura de sus dictadores.

Y según las pocas informaciones que llegan, entre los prisioneros hay monjes de entre 16 y 18 años y novicios de cinco y diez años, que, al igual que las monjas budistas, han sido obligados a llevar ropas civiles.

Este nuevo levantamiento no nos tiene que dejar indiferentes.

Imaginemos nuestro mundo sin libertad. Imaginemos que nuestro gobierno controlase todo, desapareciesen personas como si nunca hubieran existido, nos cerrasen la boca de tal forma que no pudiésemos respirar. El poder de elegir y de elección es también libertad. Imaginad no poder tener esas opciones. Vivir en un país injusto, intolerante y opresor. Sin poder rebatir, pensar. Entonces, la vida sin libertad no sirve de nada.
Muchos en Birmania están luchando por recuperarla, por dar voz a los cientos de desaparecidos, detenidos o asesinados.
Los fallecidos dieron su vida por ella y por los que vienen detrás.
Hoy creo en el poder de nuestras voces. Creo que la libertad está al alcance de nuestras manos, sólo tenemos que gritar y solidarizarnos. Unirnos.
La paz, la libertad son algo más que palabras, son metas, triunfos alcanzables.

Free Burma!

9 comentarios:

Jorge Medina Azcárate dijo...

Alicia!;

Precioso post. Enérgico, pacífico, cargado de ilusión y esperanza.

Tenemos frente a nosotros probablemente la gran "prueba de fuego" a nivel internacional.

Birmania y sus monjes budhistas es el fiel ejemplo de quien reivindica "la Paz desde la Paz". Les ha llegado el momento a todos esos líderes del Mundo que se llenan las bocas en demandar "reivindicar siempre desde el método pacífico", ..o esa "Democracia, ideal de respetos y libertades".

Le llega la oportunidad a Naciones Unidas de demostrar quién es en el Mundo, y de apoyar a quienes promueven la Paz, y arbitrar las injusticias del Mundo desde la Paz.

Y nos llega también el momento a todas las sociedads del Mundo de demostrar "cuánto lejos" está Bimania de nuestras casas y nuestros corazones.

Es la gran oportunidad de tantos y tantos pacifistas declarados en el Mundo. ..O será la evidencia final de que la Guerra puede seguir tranquila en su camino.

Birmania va a ser sin duda el termómetro más fiel del sentir del Mundo en esta generación. ..Esperemos que para bien.

Un abrazo muy fuerte,

Jorge Medina Azcárate
On brother World

alicia dijo...

Sería hermoso que los que luchan por la paz ganaran a las armas, como hizo Gandhi, o esa imagen de los estudiantes de Pekín enfrentándose a los tanques.

Josep Maria Yago dijo...

Saludos

Carmen dijo...

Como dices siempre Jorge, con toda la razón, uno de los mayores obstáculos para lograr algunos objetivos es la ORGANIZACIÓN... creo q hay diferenciar entre pacíficos y pacifistas, pq pacíficos son los q desean y practican la paz, y pacifistas los q la quieren y además de practicarla, militan de forma activa en algun movimiento u organización para lograrla como un objetivo mundial, no sólo personal...

El éxito está en la acción, en la organización de los pacíficos, q a través de esa acción se conviertan en pacifistas y q esa organización nos situe en el camino de la Paz, como decía Gandhi, "no hay caminos para la Paz, la Paz es el camino"...

Besos.

Alicia dijo...

Gracias Jorge! eres muy generoso conmigo.
Efectivamente, es una prueba de fuego. Veremos como acaba esto....un abrazo.

Alicia dijo...

Carmen!
Si, el éxito está en la acción, en la movilización, en estos monjes la fe si que mueve montañas..muchos deberíamos aprender de ellos, su lucha, su inconformismo.
Un beso

Martín Bolívar dijo...

Coincido con Alicia, aunque sea una postura romántica. Sin embargo, aparte de elogiar el excelente post, creo que todas las dictaduras y los dictadores, al final, terminan mal, porque ya lo dice el dicho popular, a todo gochín (cerdo) le llega su San Martín (fecha de la mantanza del cerdo).

Palabras de más dijo...

¿Cómo contribuir a la pacificación, nosotros humildes ciudadanos de a pie? ¿Qué poder es el nuestro?.... Admiro el coraje y la entrega de gente que presta 'su tiempo' a denunciar las situaciones de injusticia, que viaja y toma nota de lo que ve y se convierte en testimonio viviente de esas vidas maltratadas, vejadas. Tal vez vosotros seáis el ejemplo a seguir...
Gracias. Y no dejéis de estar ahí porque sin vosotros muchos estaríamos perdidos.
Un saludo muy afectuoso.

Alicia dijo...

Palabras de más....me alegra verte por aqui.
Gracias por esas palabras...un beso.