viernes, junio 01, 2007

Sebastião Salgado o el arte de los olvidados.

''Quiero que la mayor cantidad posible de gente vea mis fotos de manera que no pueda dar vuelta la cara e ignorar lo que pasa en la otra mitad del mundo''. Sebastião Salgado.

Refugiados de Tigray. Etiopía, 1985.
Descubrí hace ya muchos años a este gran fotógrafo brasileño como cuando se descubren a veces cosas que te paran en seco, te hacen abrir los ojos, esos que muchas veces llevamos cerrados y surge algo en ti que hace plantearte la suerte o la desgracia de nacer, vivir, morir en un país occidental. La belleza de sus imágenes no se centra en un solo punto. Todo es un conjunto de mensajes. El dramatismo, lo incorpóreo, el frío, el dolor, la muerte que planea en muchas de sus fotos no puede dejar a nadie indiferente.Lo que más me impresionó fue el sutil código de la luz y la representatividad del ser humano.

De las desgracias que el hombre es capaz de llegar a hacer y al ver cada una de esas fotos, de los olvidados, los que no aparecen en las noticias ni en grandes titulares. Sí, noto que se para el tiempo.La imagen demanda nuestra atención, caprichosa, envolviendo cada uno de nuestros sentidos.Esa instantánea no cambiará el rumbo de este mundo, ni parará el incesante genocidio de la naturaleza y de los parias de este planeta ya globalizado para lo bueno y para lo malo, pero con el sublime arte de Salgado muchos sentirán la irresistible necesidad de reflexionar.

El artista prefiere el blanco y negro, él dice que en la ausencia de color "hay una gran verdad" y se puede captar mejor "el fondo de las cosas" y "la rica realidad" que hay delante de la cámara.

Es difícil quedarse con una sola fotografía. Todas son pequeñas obras maestras. Niños cubiertos por una manta en África. No tienen nada, sólo se tienen a sí mismos. Sus ojos les delatan. Miran curiosos, asustados, despreocupados. Les espera un futuro incierto, con hambre, miseria, al borde del abismo. Su lucha por la supervivencia ha comenzado.

Refugiada. Es complicado decidirnos qué dolor resalta más Salgado, si las miradas, los gestos, el negro, el blanco, la indiferencia.

HAMBRE EN EL SAHEL. Etiopía, 1985. Los refugiados de Tigray descansan al amanecer tras una noche de caminata para evitar los bombardeos de los MIG etíopes. Los árboles son refugios en África. El árbol es cultura, abrigo, comunidad, intercambio. En los peores momentos siempre el árbol estará allí, se cobijarán bajo su sombra. La luz que nos presenta Salgado ilumina la vida de estos refugiados, su realidad. Es el amanecer que anuncia de nuevo el reencuentro del horror que genera la guerra.

Sierra Pelada – Trabajadores, Mina de oro - Brasil (1986).

¿Qué decir de la fotografía de los trabajadores de las minas de oro en Brasil? Nunca jamás otras fotos han reflejado tan bien el poder del hombre sobre otro hombre, del esfuerzo, la resistencia.La explotación durante siglos, las grandes diferencias de ricos y pobres. La inseguridad laboral. ¿Acaso las hormigas son diferentes? ¿Podemos ejercer tal autoridad ante la naturaleza? ¿Somos una plaga, un virus para el mundo, para nosotros mismos?

El arte como denuncia, como reclamo a conciencias anestesiadas, aletargadas. El arte como sinónimo de agitación espiritual, material, acción.

Más pistas:

Sebãstiao Salgado en Madrid nos acerca su “África” (Sede Central BBVA. Paseo de la Castellana 81,)Desde: 31/05/2007 Hasta: 22/07/2007 .

Migraciones”:http://www.pdngallery.com/legends/legends10/

Salgado: http://amazonasimages.com/
Interés:http://www.caborian.com/20041108/sebastiao-salgado-brasil-1944
/ http://www.terra.com.br/sebastiaosalgado/


14 comentarios:

Osselin dijo...

Gracias por tu aportación a Trazando Caminos.Me alegro que lo hagas qen el campo de la fotografía que es mi campo junto con la poesía.
Salgado es parte de la historia del arte contemporáneo no sólo por su gran sentido de la captación de la teatralidad de una escena-noticia ,que nadie ha sabido igualar, sino también por el excelente trabajo de postprocesdado fotográfico cuando no existía Photoshop y era cun complicadísimo trabajo químico-artesanal.

qaesar dijo...

Hola, chicas. Me he pasado a ver vuestros lápices y veo que tienen bonitos colores. Me atrevo a recomendaros que visitéis Promotingblogs, un sitio para promocionar los blogs, y lo que viene en ellos, que podría seros de interés, aunque quizá ya lo conozcáis.
Un beso

Persio dijo...

gracias por la pincelada de realidad.
saludos!

alicia dijo...

Preciosas fotos; me recuerdan a una de una historia que me impresionó mucho, y tal vez conozcaís. Un fotógrafo americano fotografió en el desierto a un bebé totalmente desnutrido y exhausto, que había caido al suelo, mientras un buitre lo contempla, esperando su muerte. Esa foto afectó tanto al fotógrafo que acabó suicidándose.

Alicia dijo...

Hola Alicia,
si lo conozco.Kevin Carter, con la que ganó el Premio Pulitzer en 1994.
Siempre le preguntaron el porqué de no haber ayudado a ese niño hambriento. Se fijó sólo en la instantanea, hizo la foto y se fué..pensó que él no era responsable del horror, sólo tenía como misión registrar el momento.
Creo que eso la forma de actuar de cada persona define su espíritu.
Un abrazo y feliz fin de semana tocaya.

Alicia dijo...

Osselin, totalmente de acuerdo contigo. Un abrazo y nos veremos trazando caminos...

Observador dijo...

Que post y que fotos las de Sebastiao Salgado que es un fotografo que impacta (al menos a mi )es curioso como algunos definimos nuestra realidad del dia a dia con nuestros trabajos ,y gente comprometida con el vuestro es un ejemplo que deberiamos seguir mas.Besos valientes.

maki dijo...

Querida Alicia perdona q pase tan tarde a esta tu casa ,pero el tiempo a veces .....

Me encuentro con un gran post de denuncia , ayyyy amiga cuantas injusticias ,q triste me quedo con esas tristes miradas con esa miseria plasmada

No conocia a este gran fotografo me he quedado su página en español para saber mas de el, denunciemos todas y todos y no nos cansemos algun dia se levantara alguien entre tanta insensibilidad y dira junto a nosotros BASTA YA , no perdere esa esperanza


Preocupado por los millones de refugiados, emigrantes y desposeídos, el brasileño Sebastião Salgado fotografió 41 países durante seis años y medio. ¿Por qué? «Tengo la esperanza de que, como individuos, como grupos, como sociedades, seamos capaces de pararnos a reflexionar sobre la condición humana en este cambio de milenio», escribía. «En su forma más primigenia, el individualismo sigue siendo la causa de la catástrofe. Tenemos que crear un nuevo régimen de coexistencia»

Me uno a el y a ti

gracias por compartirlo

besos preciosa

nieve dijo...

Hola Alicia, tremendo y real post. Ojalá no sea una utopía que en un futuro se pueda escribir sobre como se ha nivelado el mundo desapareciendo las injusticias, el hambre...

Alicia dijo...

Makiii! me alegro que te guste Salgado...todo un maestro. Un beso!

shere dijo...

Impactantes fotos, al mirarlas duele, pero te atrapan y no puedes dejar de contemplarlas en un buen rato...
Besos.

tootels dijo...

no se debe olvidar nuca... gracias!!!
nunca mais

Alba dijo...

Es un gran fotografo... siempre ha sabido huir de lo sensacionalista y reflejar estas situaciones tan duras con humanidad y, como el mismo dice, con dignidad.
Ojala vieramos mas fotos así todos los días...

Lady Read Morgan dijo...

Bestiales fotos, siempre reivindicando, siempre.

Un beso.

Lady read