martes, marzo 20, 2007

Cuestión de colores.

Silencio.
Esperábamos enfadadas a que el militar devolviese el pasaporte a Jacobo.
Las mujeres estaban tranquilas, como si estas situaciones lo hubiesen vivido mil veces. Y así era. Más de mil veces. Paciencia.
El israelí se fue a la garita y comprobó el visado. Un pequeño sello que ponen en el aeropuerto cuando entras a Israel y dura unos tres meses. Es curioso, el sello tiene forma de ataúd.
Estuvieron hablando entre ellos, armados hasta los dientes, como siempre.
Cuando el militar entró con medio cuerpo en el interior del coche, ametralladora incluida pensábamos lo peor. Yo llevaba el pañuelo palestino y con una mirada de desprecio, devolvió el pasaporte.
Cerró la puerta de la furgoneta con una fuerza que saltamos de nuestros asientos.
*Stop árabe.

El conductor, un chico joven palestino, arrancó mientras le miró con una mirada indescriptible. Hay algo en el espíritu palestino que es admirable. Tienen una gran capacidad de aguante, de resistencia que sin perder su orgullo ni su dignidad conservan un espíritu libre, indestructible. Es sorprendente e increíble pues es tan difícil la vida aquí..

Porque además de sufrir una ocupación constante por parte de Israel, sufren los conflictos de sus propios gobernantes haciendo más difícil si cabe la vida, la convivencia, el día a día. También existe temor e inseguridad por la gestión de su propio gobierno. No hace poco en la pasada incursión del ejército israelí en Ramallah, poco antes de que los israelitas entraran en la ciudad en busca de sospechosos lanzando cientos de bombas de sonido, levantando de la cama a niños y ancianos, todos los policías palestinos desaparecieron, dejando a su suerte a la población.
Y mientras el motor comenzaba a arrancar, pienso: La gente no debería tener miedo de sus gobiernos, son los propios gobiernos los que deberían tener miedo de su gente.


Las mujeres se reían de la situación que acabamos de pasar. Era una risa nerviosa y tranquilizadora a la vez.
Nadia se volvió de nuevo hacia nosotras y con su melodiosa voz, de nuevo nos dijo algo que ya era habitual:- No problem.
Las despedidas producen extrañas sensaciones, un acumulo de intensa mezcolanza de gratitud, amistad, familiaridad, dolor y alegría de habernos encontrado en el camino de la vida. Nadia, reía y lloraba a la vez. Nos despedimos de ella y de todos nuestros acompañantes, que con una gran solidaridad por parte de ellos, nos dejaron en Ramallah. Que buena gente. Abrazamos a las mujeres y dimos la mano a los hombres. Hasta pronto.

Nadia nos dijo que vendría a buscarnos un familiar de Avir, colaboradora del Comité de Mujeres en Jerusalén, el mismo taxista del primer día de nuestra llegada. Y que mientras que saliese nuestro avión sobre las seis de la mañana, permaneceríamos en su casa.
Una vez más nos sorprendió la capacidad acogedora de este pueblo.
Así que a la hora pactada ahí le teníamos, puntual y con la matricula amarilla israelita correspondiente para que no tuviésemos problemas.
La matrícula verde es para los palestinos, y blanco fácil para infinidad de paradas inesperadas, todos sospechosos de terrorismo y más si es por la noche.
Además, con esta matrícula no puedes acceder a diferentes áreas del territorio Palestino, en su propio país que conste. Por ejemplo, no pueden entrar a la ciudad de Nablus, esa cárcel enorme que tienen a unos 250.000 habitantes.
Por lo tanto, casi siempre en nuestro viaje nos hemos movido con matrícula amarilla salvo, como se puede adivinar, en el incidente con el militar israelí al salir de Jericó.

Llegamos a Jerusalén. Y Avir nos abrazó como si fuera la primera vez.
Ya nos tenía la cena preparada.
Comimos todos juntos, el taxista, su marido, la abuela que nos regaló los vestidos tradicionales palestinos y el hijo pequeño de Avir que nos miraba simpáticamente.
Cenamos como una familia.
Teníamos acceso a Internet y por precaución mandamos por correo electrónico todos nuestros documentos, y algunas fotos tomadas en Jenín y en Hebrón fueron borradas.

*Avir, mujer libre, sin velo con su hijo.

En el aeropuerto dicen, que podrían mirar nuestro portátil y hurgar en los entresijos del disco duro a la busca y captura de documentos subversivos. Y es que cada día que pasaba no dábamos crédito a esta obsesión constante con los palestinos y a la gente que “les ayuda” pues no éramos bien vistos.
Avir, consciente de la situación nos recuerda:
- No os preocupéis que también os llevaremos al aeropuerto en el taxi con matricula amarilla.

24 comentarios:

elprinciperana dijo...

Hola amigas. Me parece alucinante que día tras días sigáis teniendo historias interesantes que contar.
Un beso desde el Madrid agujereado de Gallardón.

Observador dijo...

No problem decias en el post,esta histoias es alucinante y refrega lo que pasa cada dia ,la paranoia de cada dia en los puestos de control y la paciencia que rebosan los palestinos ante esta situacion.Interesante como siempre esta historia de hoy.Un beso desde Madrid (agujereado y con parquimetros recaudatorios)de Gallardón,como dice el Principerana.

Wilde dijo...

Esta me ha gustado mucho, no me ha dolido digo. Indignado un poco, los colores son bonitos, que utilicen otras cosas, por favor!. ¿Ni eso respetan?...

Por lo demás me quedo con estas líneas "admirable. Tienen una gran capacidad de aguante, de resistencia que sin perder su orgullo ni su dignidad conservan un espíritu libre, indestructible". Que me han encantado joer!...

Bicos!!!...

alicia dijo...

Tienes razón, la gente no debería tener miedo a los gobiernos, sino que los gobiernos deberían tener miedo de la gente. Ojalá el nuevo gobierno palestino sirva al menos para levantar el embargo internacional. Has conseguido que me interese mas la situación palestina y que la vea como algo mas cercano.

Persio dijo...

muy buena historias, conmueven y tocan nuestra fibra mas delgada.
saludos y mi click de siempre!

Conejin dijo...

Gracias, por explicarnoslo, mientras lo leia, recordaba a Sami una estudiante de medecina en Barcelona , en la univerdsidad.
Ella explicaba lo complicado de su situacion y la de su familia.Pero siempre sonreia.
He descubierto este blog hoy, pero ya lo tengo en favoritos, para no perderlo. Ahh, perdonad soy Conejito. Un conejo, suave y jugueton, simpatico, peludo........etcetc. jejeje.
Ahora de camino a mi madriguera, parare para realizar un Clinc a vuestro blog.
Besos a las dos. Muaaaa y Muaaaa

Anónimo dijo...

buffff......no puedo decir nada.....la verdad es que me he emocionado muchisimo con este relato de hoy.....siento tristeza y una impotencia total ...pero a la vez que crece esa tristeza e impotencia por ver lo que tienen que aguantar.....crece con la misma intensidad mi admiracion hacia el pueblo palestino
ahora estoy echa un mar de lágrimas.....que horrible lo q tienen q aguantar y que pedazo de pueblo este que lleva su lucha por la vida con una dignidad impresionante

salom...shalam (se escribe asi?)
paz
vuestra hermanita ross que os quiere mucho y cada dia os admira mas

maki dijo...

Que hermosura hay en vuestras letras se pasa volando el relato y te quedas con las ganas de mas ,

Dignidad, me quedo con esta palabra , y la reclamo a todas las clases politicas

Que guapa avir y su niño , pensais volver ??

besos guapa y gracias por compartir este bello relato con noso;) tras y nosotros

Anónimo dijo...

Alguien

Alguien limpia la celda
de la tortura
que no quede la sangre
ni la amargura

alguien pone en los muros
el nombre de ella
ya no cabe en la noche
ninguna estrella

alguien limpia su rabia
con un consejo
y la deja brillante
como un espejo

alguien piensa hasta cuando
alguien camina
suenan lejos las risas
una bocina
y un gallo que propone
su canto en hora
mientras sube la angustia
la voladora

alguien piensa en afuera
que allá no hay plazo
piensa en niños de vida
y en un abrazo

alguien quiso ser justo
no tuvo suerte
es difícil la lucha
contra la muerte

alguien limpia la celda
de la tortura
lava la sangre pero
no la amargura.

mario benedetti

PD: para todos aquellos palestinos y en el fondo para los q sufren la injusticia

bicos, ross

Anónimo dijo...

bueno familia...hoy estoy poetica....releyendo a mario benedetti encuentro un poema de grito a las conciencias
bicos a todos, ross

Despabílate amor

Bonjour buon giorno guten morgen,
despabílate amor y toma nota,
sólo en el tercer mundo
mueren cuarenta mil niños por día,
en el plácido cielo despejado
flotan los bombarderos y los buitres,
cuatro millones tienen sida
la codicia depila la amazonia.
Buenos días good morning despabílate,
en los ordenadores de la abuela ONU
no caben más cadáveres de Ruanda
los fundamentalistas degüellan a
extranjeros,
predica el papa contra los condones,
Havelange estrangula a Maradona
bonjour monsieur le maire
forza Italia buon giorno
guten morgen ernst junger
opus dei buenos días
good morning Hiroshima,
despabílate amor
que el horror amanece

keku dijo...

Hola, gente.

Que bien, acabo de escribir un mensaje y se ha borrao enterito...

En fin, al lío. Muy curioso el color de la matrícula para los palestinos... Azul. Como azul era el brazalete que tenían que ponerse los judíos cuando el exterminio nazi (y la estrella de david).

Que triste saber que además de sufrir una ocupación, no tengas el respaldo de quien (se supone) te debe defender. Que vergüenza de gobierno, el palestino. Que ascazo de tablero de ajedrez que se tienen montado entre unos y otros (ONU, israelis, palestinos de Hamas, palestinos de Fatah) a costa del sacrificio de los peones del juego, que en definitiva son los que se comen el marrón.

Me gustaría saber que se siente cuando, acostumbrado a vivir en un pais en "libertad" no te atreves ni a mirar a la cara a tu interlocutor por miedo a las represalias...

Un beso desde Madrid agujereado por los impuestos de Gallardón.

keku dijo...

JJJJJAAAAAAAAAAAAAAAJAJAJAJ.....

Tengo que ir al médico. De todas, todas. Estoy daltónico perdido.

La matrícula es verde. La matrícula es verde. La matrícula es verde. La matrícula es verde. La matrícula es verde. La matrícula es verde. La matrícula es verde. La matrícula es verde. La matrícula es verde. La matrícula es verde. La matrícula es verde. La matrícula es verde.

Myrna dijo...

Despues de tanta humillación como pueblo.. se aprende a tener paciencia y lo más importante es que su bondad no se las arrebata nadie.

besos

Anónimo dijo...

ayyyyy hermanito....jajajajajaajajajajajajajajaajajajajajajajajajajajaajajaja
me muero contigo keku....jajajajajajajajajajajajajajajaaaa....es q no puedo parar de reir.....te acompaño yo el sabado cielo....el oculista¡¡¡¡¡...;O)) jaajajajaajajajaj
Azul. Como azul era el brazalete que tenían que ponerse los judíos cuando el exterminio nazi (y la estrella de david
.........
La matrícula es verde. La matrícula es verde. La matrícula es verde. La matrícula es verde. La matrícula es verde. La matrícula es verde. La matrícula es verde. La matrícula es verde. La matrícula es verde. La matrícula es verde. La matrícula es verde. La matrícula es verde


jajajaajjaa
bicos, ross

MujerMadrid dijo...

Keku: ajajjajajaj....dáltonico perdiditoooo...jajajaj.
Besos

MujerMadrid dijo...

Ross...que bonitos poemas, gracias!!!
Muchos besos!

Ixchel dijo...

Conocí tu blog por La Otra Chilanga compatriota nuestro. Y por razones de que mi Internet está pésimamente, eh batallado mucho en dejar comentarios en ciertos blogs lo cual es lamentable.

Me alegra saber que hay gente comprometida con la causa como la suya, desde mi trinchera lo hago de otra forma, pero lo hago, y los felicito por esa labor que llevan día a día; de mi parte tienen mi apoyo desde hoy para este concurso, si de algo sirve que su blog llegue alto para difundir su labor, adelante, cuente con ello; a cambio no pido nada (de hecho a nadie se lo eh pedido) solo te externo y me gustaría hacerte una entrevista en breve, como en su momento lo comente en el blog la Otra Chilanga, ojalá se puedan dar las cosas.

Saludos y enhorabuena.

Leicca dijo...

Mujer libre... sin velo.

No comments. Un beso.

Pronto pondremos fotos de Vietnam.

Observador dijo...

De verdad Keku eres unico,me has hecho reir con tus comentarios,gracias sigue siendo asi daltonico, bueno ya te tenemos en la lista de los presentes....ja,je,jaaa,jaa

Suzanne dijo...

Me ha encantado el comentario que me has puesto en el blog, mujermadrid.
Un beso

Carmen F. dijo...

Hola chic@s,

Por fin, tengo un momento para leer con calma vuestro blog. Tenía esta visita pendiente desde hace tiempo mis queridas Alicia y Teresa. He empezado por el final, pero ya me hago una idea de lo demás... aunque lo q he leído me ha parecido tan increíble y revelador q por supuesto leeré con atención cada uno de los posts... q egoísta soy, poder tener acceso directo a vuestras vivencias y experiencias y aprender de ello desde mi cómodo sillón de mi confortable casa... en fin, voy a parar la autocrítica pq cada día hago mejor el papel de mi peor enemigo...

Chicas sois unas campeonas... yo siento el miedo en todo mi ser sólo leyendo todo este episodio... ¿de dónde sacáis tanto valor y tanta fuerza?... si yo además de pensar fuera capaz de actuar sería genial... de momento me conformaré con aprender de lo q hacen otros...

Por lo demás, suscribo plenamente las palabras de nuestro Kekuraz, excepto lo de la matrícula azul, pq yo de momento distingo los colores jejeje...

Besos.

shere dijo...

Sigue maravillandome la paciencia con la que se toman los palestinos esa forma tan prepotente en que los tratan los soldados israelíes, pero supongo que no pueden estar cabreados todo el día, deben guardar sus energías para continuar con su vida cotidiana, su trabajo, sus hijos...y lo hacen con mucha dignidad , desde aquí mi total admiración.
BESOS

Jesús dijo...

Merecéis toda la atención posible. Gracias desde mi rincón por vuestra labor

Anónimo dijo...

Hola amigas, soy una chilena que sin querer este lunes 09 de abril se encontró con su pagina y quede pegada hasta que leí todo.... realmente las admiro mucho, son muy fuertes y muy valientes..no creo que yo puede hacer algo asi (por cobardía), pero a través de mis rezos puedo pedir por el pueblo palestino y por el fin a esta maldita guerra.
Un beso y mucha fuerza (y ojalá nos sigan informando como va lapices para la paz)
Paola