jueves, febrero 15, 2007

Minikeku encuentra su hogar en Belén.

Hace un tiempo os hablamos de Minikeku, un peluche que nos dieron unas maravillosas personas, grandes amigos nuestros, para regalárselo a algún niño o niña que de verdad lo necesitara.
Y hoy iba a ser el día.

Seguimos en el Centro de Rehabilitación Bethlehem Arab Society for Rehabilitation.
Nos llevaron a la sala de pediatría entre pasillos interminables.
Nos dimos cuenta que Minikeku tendria aqui un sitio ideal para quedarse.
Vimos que los niños estaban estupendamente cuidados, atendidos. Observamos la humanidad de la enfermera que trataba a los menores con una gran ternura, acariciando sus manos, hablándoles. Sobretodo un niño de unos tres años, que está en estado vegetal debido a un terrible accidente de tráfico.

Es un caso grave, pero está en muy buenas condiciones sanitarias, además dispone de una amplia habitación, con un sol que riega con su luz, media habitación.
También vimos que hay pequeños con grandes dificultades de movilidad por diferentes enfermedades.
Además aqui, acogen a niñ@s que han sufrido algún tipo de lesiones debido al conflicto entre ambos pueblos.
Dos chiquillos hacían carreras con sus sillas de ruedas. Se nos acercaban con mucha curiosidad y sonreían a carcajada limpia. No sabemos si es por nuestro idioma o porque éramos extranjeros.

Los menores hacían verdaderos esfuerzos para llamar nuestra atención y nosotras le correspondíamos con besos y palabras entre inglés y español.
Entonces comprendimos que Minikeku, que lo llevábamos con nosotras para dejarlo allí, no podía ser para un único niño.

Él iba a estar con todos los que estuviesen hospitalizados, paliando la tristeza que podían tener al estar ingresados. A través de los años, para que todos pudiesen sentirse acompañados por él en los miles de juegos imaginarios.
Minikeku pertenecía a todos y cada uno de los diferentes niños que pisarían las habitaciones de este Centro.

Nos alegramos porque quedó perfectamente instalado y supimos con una verdad meridiana que tanto Montse como Mario, amigos con una gran calidad humana, se quedarían muy contentos del nuevo hogar de Minikeku.
Ahí le teneis.

Minikeku se acopló entre los tres niños que se turnaban para tocarle, entre risas y gritos.

Nos fuimos no sin antes mirar atrás las caritas de alegría ante el nuevo miembro de la sala de pediatría. El sonido de voces infantiles se difuminó a medida que nos alejábamos de la planta. Tuvimos una sensación de plena felicidad.
Gracias.

12 comentarios:

Mario (keku) y Montse dijo...

¡¡¡FANTASTICO!!!

Nos alegramos que Minikeku haya encontrado ya su nueva casa. Tiene buena pinta. Se va a inflar a que le abracen... creo que ninguna noche va a dormir solo (estará muy contento, pues la oscuridad le daba miedo).

De nuevo gracias porque no solo se ha quedado un osito de peluche, sino un trozo de nuestros corazones. Ya ves, quien nos diría a nosotros que a lo largo de nuestra vida tendríamos una pequeña porción de felicidad en Palestina.

Me vais a hacer llorar y no quiero, que yo no soy de esos.

GRACIAS, NIÑAS. INFINITAS GRACIAS.

Ana dijo...

Me alero por Keku!...

Un saludo!

Komo dijo...

Primera ficha movida... veremos a donde llega.

Espero más post contándonos historias.

Un abrazo

Observador dijo...

No podía reprimir la sonrisa al leer el post, Minikekú tendrá en esos niñ@s un compañero de juegos y miles de abrazos como dice Mario (Kekú) y Montse no dormirá pues la oscuridad le daba miedo .PD. Una lagrimita de vez en cuando y por esta historia no esta mal Kekú.

Wilde dijo...

Esas cosas pequeñas, que grandes son!!! Súblime!!!

1 beso!

Los viajes de Gawi dijo...

Gracias por cuidar de nuestros niños.
Os linkeo

chüpetina dijo...

la verdad es que yo creo que el osito no podría haber encontrado mejor hogar :)

siento rabia e impotencia por lo que pagan los niños sin tener culpa, pero también alegría por comprobar que se sobreponen a ello y siguen adelante :)

elprinciperana dijo...

La felicidad tiene mucho más valor en zonas de conflicto armado...todo el valo, diría yo...

Sotillos dijo...

Gracias doblemente. Gracias por vuestro comentario y gracias por vuestro trabajo.

No hay mejor forma de cambiar las cosas que cambiándolas, no hay mejor forma de luchar por un mundo mejor que luchando. Y eso es lo que estáis haciendo.

Hace un tiempo descubrí vuestra página y cada cierto tiempo paso a visitarla. Cuando necesitéis algo, cuando os haga falta otra voz u otras manos no dudéis en avisarme.

Un saludo desde el pleno agradecimiento.

Suzanne dijo...

Que preciosidad, no sé... os tengo una gran envidia, de verdad, toda esa fuerza que sacais para tarabajar en algo tan sumamente duro... me parece hermosísimo todo lo que estáis haciendo, y Minikeku estará en buenas manos...

Un beso

c.o.v. dijo...

El animalico de Komo no me había dicho que este blog estaba en el concurso... Vale, lo seguiremos.

Saludos.

Anónimo dijo...

gracias por existir...minikeku

os quiero, ross

PD: perdonar mi ausencia