martes, febrero 13, 2007

Jenin. Abriendo las puertas a lo cotidiano.

Camino de Jenin. Contemplamos un paisaje muy similar al de España, con amplios campos de cultivos de olivos, un gran símbolo en Palestina, sustento de generación tras generación a través de los años. Muchos son cortados de cuajo por los colonos, otra especie de castigo que raya en locura.

La vista es como si estuviéramos en algún lugar perdido de España, salvo una gran diferencia: los innumerables check points, controles o barreras como los llaman aquí, incluido en el entorno, como algo ajeno, sin sentido en un país con deseos de paz y libertad.

Nadia es nuestra guía en estos días, ella es una mujer fuerte, tremendamente segura de si misma, decidida y valiente que no sigue las normas establecidas: no tiene hijos y está soltera.
Aisha, es nuestro conductor, familiar de Nadia, con ojos duros pero a la vez que denotan una gran sensibilidad.
Paramos a tomar té, otro símbolo importantísimo en Palestina. Un puesto ambulante, con cuatro hombres amigables, agradables y atentos. El té esta buenísimo y reconforta el cuerpo. Aquí lo toman los niños desde muy temprana edad y también significa la unión, tertulia y familiaridad.
La furgoneta del puesto de té aparece pintado, de forma temblorosa su correo electrónico y lo señala todo orgulloso mientras reímos los cinco.
La risa poco nos dura, pues una vez arrancado a los pocos kilómetros de nuevo otro check-point. Nos paran el coche y un chico de unos 20 y pocos años entra medio cuerpo dentro pidiéndonos el pasaporte. Su aptitud es autoritaria, y Aisha le mira serio pero sin bajar la vista. Nadia está preocupada por nuestra seguridad, y también se mantiene firme pero apaciguadora, transmitiéndonos calma y seguridad. Otra gran mujer.
Sólo miran el pasaporte verde palestino de ambos, el nuestro ni lo leen…

Pasamos de lejos Nablus. Tiene un difícil acceso. Hay que bajarse del coche e ir andando para darles el pasaporte en el control. De Nablus solo se habla de horror y desesperación. Dicen que los menores de treinta y dos años no pueden salir del pueblo. ¿Os imaginais no poder salir de vuestras localidades hasta esa edad...?
Llegamos a la ciudad de Jenin. Sus calles, su tráfico es un verdadero caos. Dicen que casi todos los suicidas son de Jenin y las paredes de sus calles están plagadas de carteles de mártires suicidas y de algún que otro partido político. En las farolas, y algunas antenas están puestas las banderas de los partidos políticos de Hamás y Al-Fatah, además de la Palestina.
Reina un ambiente de gran actividad, nos envuelve el olor a pan, de ruidos por un tráfico infernal, y el sonido de la llamada a la oración a lo lejos.

Nadia nos lleva a una oficia que el Comité de Unión de Mujeres tiene en la calle principal.
Se llama Supra Center para mujeres y niños. Un local amplio que nos llama la atención pues tiene salas para hacer aeróbic, mantenimiento con varios aparatos de ejercicios. Nos dicen que es para que las mujeres hagan deporte, que no se queden en casa siempre, un espacio lúdico que además pueden traer a sus hijos.
El té sale de nuevo. Tan caliente que no sabemos cómo sujetamos los vasitos para no abrasarnos.
Nos dan algunos casos médicos de niños enfermos para que lo valoren médicos en España. Son informes extramedamente duros, desesperados que los padres se ven incapaces de sobrellevar, sobretodo económicamente pues la sanidad en Palestina es muy muy cara y el nivel de vida es bajo, además del bloqueo económico que padecen después de que Hamás ganara democráticamente las elecciones.

Partimos para el Campo de Refugiados en Jenin. Nos sorprende ver que al igual que el campo de refugiados de Ramallah tiene amplias casas, después de tanto tiempo, las tiendas de campaña se han transformado en viviendas, con patios, con pasillos escalonados entre las casas.
Esta guardería se llama Garden Samera Zpadi. Tienen niños de entre 3 a 5 años de edad. A partir de los cinco años de edad, comienzan a aprender inglés. Las madres no trabajan, pero dejan los niños en la guardería y a veces ellas, colaboran en las diferentes actividades con las profesoras.
Nos reciben con canciones, palmas y entre risas vergonzosas.
Hay un niño de cuatro años, que nos mira, asustado, rígido con los ojos muy abiertos. Preguntamos qué le pasa y la profesora nos dice:.- Está tan asustado que quiere irse a casa, piensa que sois israelitas.

Hay otra nena sorda, lleva un aparato en ambos oidos y nos comentan que hacerle una audiometría en Jordania cuesta alrededor de dos mil euros. Además la foto de su padre está enmarcada en uno de los pasillos de la guardería.
Fue el primer asesinado en la tremenda incursión del ejército israelí que hizo en el año 2002. Y poco después de irnos, una de las profesoras nos dice, señalando la foto, que era su hermano. Cada palestino, cada palestina tiene detrás una triste historia.


Paramos a comer en un local con historia, entre el caos del centro de Jenin. Poco a poco y como por arte de magia, van apareciendo personas para hablar con nosotros e incluso un palestino con ojos verdes que sabe hablar un poco español. Entre falafel y kebab nos comenta que hace un día le retuvieron en un check point durante seis horas, de rodillas y con los ojos vendados. Hay veces que incluso cuando llueve les mantienen en esa situación. Es una práctica habitual en dichos controles, sobretodo cuando son susceptibles de ser sospechosos.
Volvemos al Campo de Refugiados, no si antes ver algunas casas destrozadas por la anterior incursión. Visitamos a Mohamed Abo Alhiga.

Tiene 32 años. Recibió un disparo en el cuello, también durante la incursión del 2002 en Jenin. Cuando vio que los tanques entraban en su ciudad se dirigió a lanzar piedras cuando una bala destrozó parte de sus vértebras de forma que tiene grandes dificultades para caminar y permanece todo el día en la cama tumbado, además tiene grandísimas secuelas en el cuello que le impide hablar con claridad y permanecer con el cuello recto.

No recibe ningún tipo de subvención por parte del Gobierno Palestino, y tienen muchas dificultades para hacer la rehabilitación. Su única ayuda es su familia y su hermano menor que todos los días le acompaña a salir a la calle para que camine, lentamente mientras que mira a lo lejos la silla de ruedas, negándose a sentarse en ella ya que dice que para él seria aceptar la muerte en vida.
Tiene denegada la entrada en Israel por estos actos “violentos” y cuando le preguntamos si lo volvería a hacer nos contesta con dificultad: - Por supuesto, lo haría otra vez por mi pueblo y por la dignidad. Israel tiene que abandonar las tierras ocupadas. Y por favor, me gustaría mucho que mi opinión se contara al pueblo español.


De regreso a Ramallah anochece, cae una lluvia incesante. Y mientras, Aisah pone un cd de música. Es Smashing Pumpkins , con una canción reveladora: Disarm.
Y en lo más alto de las colinas se ven más asentamientos de colonos. Son como chalets adosados. Están en sitios privilegiados, contemplan casi todo el valle. Parece que tienen una aptitud desafiante, orgullosa.
Entonces sabemos que pronto tendremos otro check point y que mejorarán las carreteras, pues las hacen para el tránsito exclusivo de estos colonos israelíes.

Efectivamente, aparecen a lo lejos. Con un pastor alemán enorme. Obligan a dar la vuelta a una familia palestina: padre, madre, cuatro niños y la abuela. No les han dejando pasar.
Aisha baja del coche, con nuestros pasaportes otra vez. Se dirige hacia ellos, a unos cien metros antes, el coche no puede ir. Son los palestinos los que se tienen que desplazar, siempre.
Aisha regresa. Nadia nos dice: - No problem.

12 comentarios:

caminante dijo...

Pocas son las cosas que se necesitan para hacer felices a otros. Basta, muchas veces, poner un poco de cariño.
Como decimos en nuestra tierra gallega: "Miña nai/ como é tan pobre/ e non ten para pr'a me dare/ éncheme a cara de bicos/ e despois rompe a chorar".
También tenemos quie dar "pan", pro envuelto en cariño.
Un fortísimo abrazo.

Anónimo dijo...

joder....lo que contais me emociona mucho...me emociona ver a Mohamed y su coraje...su cuello maltrecho por tirar una piedra...me ha recorrido un escalofrío cuando contais el nene q llora porque os cree israelíes....bufff y la otra nena..la de la audiometría....q fuerte joder....2000 €
estoy emocionada niñas...y muy orgullosa de vosotras de nuevo...espero que esteis repartiendo mucho amor....entre todos estos niños marcados por traumas dificilmente olvidables...pienso en mis hijos....y en esos niños....¡¡no es justo¡¡
os quiero...cuidaros

PD: el pastor aleman...porque no lo ponen delante de sus casas...para cuando salgan sus hijos??? y de paso...un soldado con un M-16 apuntandoles a la cabeza...estaría bien que por un momento, aunque no cambiara nada...fueran capaces de sentir el miedo de ese niño...
ross

anab dijo...

Leeros es muy emocionante ... me parece estar ahí con vosotras y con tanta gente valerosa con la que os estáis encontrando.
Cuidaros. Os quiero.
ana

dirnaa dijo...

cada dia emocionais mas y mas.... debe ser que trasmitis la emocion y la dureza de la zona ocupada, y la valentia de todos aquellos que se mantienen en su sitio a pesar de las adversidades.
¿se plantean alguna vez el dejarles todos a los israelitas y que el resto de mundo se haga cargo de pedir asilo politico para todo un pueblo?
que pasaria si eso ocurriese?
nunca, nunca todo un pueblo ha pedido asilo politico al resto del mundo.
una utopia, claro...
cuidaros mucho.
BESINES

Ana dijo...

Me ha gustado mucho tu blog y lo que cuentas en ella... Conociendo historias como estas te das cuenta de lo afortunados que somos y que muchas veces nos quejamos de autenticas nimiedades...

Un saludo!

Una página preciosa...

Wilde dijo...

La mirada de ese niño es impresionante. Que injusto es el mundo amigas. Mucha suerte por ahí y gracias por la valiosisima información que aportáis...

besos!!!

shere dijo...

Escalofriante el día a día de los palestinos, encarcelados en su propia tierra...
Me ha impresionado la foto del niño que tenía miedo de que fueseis israelies, tan pequeño y con esa carita san seria, me imagino que luego se le pasaría y se reiría con vosotras.
Que tengáis feliz regreso a casa!!
Besos

ross dijo...

ojala estuviera hoy en madrid para recibiros...pero ya haremos una gran fiesta de amigos....reuniendonos todos de nuevo
feliz y tranquilo regreso amigas
os quiero mucho...
pd. saludos a shere, luis, angel, anab, keku....mi familia
y muchas gracias a todos los blogeros que habeis apoyado y lo seguis haciendo a tere y a ali en esta preciosa empresa
bicos pra todos

La Otra Chilanga dijo...

Un beso y un abrazo desde México. Creo que este trabajo y la palabra que a través de ustedes podremos leer del pueblo palestino bien merece la pena estarle dando seguimiento mediante posteos "espejo"; así que va el primero, desde La Otra Chilanga.

Leicca dijo...

Que sepáis que tenéis unas crónicas impresionantes aquí. La foto del padre... En fin. No sé cómo se puede vivir de esa manera.
Pasaos por Bleicca, aunque últimamente Leicca parece que sólo intenta sacar algo bello de lo más crudo. Y es que no sé. Hay veces que no sabe uno ni qué decir.

Un beso con el voto.

cucoalmeria dijo...

hola vengo a verte a través de marina, felicidades por el blog y por tu trabajo, hace falta mucha solidaridad en este mundo, nos iremos viendo. saludos.

elprinciperana dijo...

¿Dónde andáis chicas? ya echo de menos un posteo...impresionante este último.
Mil besos y adelante.