jueves, noviembre 09, 2006

Bitácora 2. ¡Quiero ir al colegio!


El trayecto comienza aquí en Hebrón, los niños comienzan su día yendo al colegio enfrentándose antes de nada a un check point, los soldados les advierten del peligro que supone pasar y les recomiendan que vuelvan a sus casas. Los niños intentan escabullirse de los soldados para pasar el control. El ánimo y espíritu de los niños llega a ser sorprendente. Los más mayores, lo intentan con más ímpetu, y algunos son arrestados, y aun así, todavía asoma a sus ojos la determinación y dignidad.

Lo que no cabe duda es que ni un solo niño ha quedado al margen de las consecuencias por hechos vividos bien directamente en su persona o por hechos de los que ha sido testigos.
Consecuencia de ello es que un 80% de las madres y padres palestinos da cuenta del cambio en la conducta de sus hijos, lo que los especialistas atribuyen al aumento de la tensión psicológica entre la población infantil palestina afectada por la violencia en la que viven de forma cotidiana, que viene a perjudicar su estabilidad emocional, su rendimiento escolar, su comportamiento, sus relaciones familiares y sociales, sus estándares éticos, y su visión de la vida que está completamente distorsionada.
Sólo en Gaza existen 11 centros de ayuda psicológica para los menores que necesitan superar traumas; traumas que por otra parte les acompañarán durante el resto de sus vidas.

Un 55% de los niños y niñas palestinos ha sufrido el terrible impacto de ser testigos de la vejación y humillación de sus padres por parte del ejército israelí, lo que les supone un tremendo golpe psicológico en términos de desolación, miedo y frustración al comprobar que sus padres son personas vulnerables que ya no pueden protegerles. Un 80% de la población infantil Palestina ha vivido en primera persona la demolición de su propia casa o la de un ser querido, amigo o familiar.
Es encomiable el mérito de estos niños y niñas, adolescentes y jóvenes palestinos que acuden cada día a los centros de estudios pese al ambiente en el que viven y es que la mayoría de las familias cuenta con algún muerto, herido, o detenido entre sus seres queridos; viven bajo el umbral de la pobreza, sus casas han sido destruidas o dañadas de algún modo y en algún grado; han de ayudar -si no trabajar- para el sostenimiento de la familia y todo eso después de acudir a clase y hacer sus deberes; muchos de ellos ya han sufrido la experiencia traumática de la pérdida de un compañero, un amigo o un vecino por muerte violenta y siempre a manos del ejército de Israel; su alimentación es precaria y su vida no parece tener futuro.
Sin embargo, están convencidos de que la educación les permitirá cambiar su destino: la educación constituye para el pueblo palestino una forma de resistencia.
En las fotos se pueden ver a las alumnas quieren ir al colegio como muchas otras niñas de nuestro país pero no entiende por qué no pueden ir, y yo tampoco. VIOLAN LOS DERECHOS BÁSICOS, EL DERECHO A LA EDUCACIÓN.
Pese a que la IV Convención de Ginebra, en su artículo 24, establece el derecho inalienable de los niños a su propia cultura y educación, Unicef ha testificado como desde el comienzo de la segunda Intifada alrededor de 1.300 escuelas han sufrido serios problemas de índole diversa en su labor docente debido a los toques de queda, los asedios, los asaltos, los cierres y la propia destrucción de los edificios que albergan las escuelas y universidades.
Esta es la realidad. Niños y niñas enfrentándose a una ametralladora cuando se encaminan al colegio. Soportando valientemente la mirada del soldado que hace guardia, sin bajar su arma, mientras que abren sus libros e intentan no perder ese día de colegio.

"Toda persona tiene derecho a la educación. La educación debe ser gratuita...La educación tendrá por objeto el pleno desarrollo de la personalidad humana y el fortalecimiento del respeto a los derechos humanos y a las libertades fundamentales; favorecerá la comprensión [y] la tolerancia...
" Declaración Universal de los Derechos Humanos, Artículo 26. 1948.

"Velar por que [para el año 2015] los niños y niñas de todo el mundo puedan terminar un ciclo completo de enseñanza primaria y por que tanto las niñas como los niños tengan igual acceso a todos los niveles de la enseñanza. "
Declaración del Milenio Párrafo 19. 2000.
Post de Teresa.

10 comentarios:

keku dijo...

Mas que todas las palabras, mis queridas amigas, me impactan las fotos. ¿Como se puede apuntar con un M16 a un niño? ¿Serían capaces de disparar a un niño? Bueno, que estos no son niños, son "escudos humanos" (a tenor de todo lo sucedido tenemos claro que sí).

Me imagino el punto de mira de ese fusil, con la cruceta apuntando a una criatura...

Creo que podemos crear un blog que se llame "Lápices para los soldados", para que aprendan a distinguir entre un niño que quiere ir al colegio y un trofeo de caza. Aunque creo que a estos Geyperman les hace falta algo más que lápices, para descubrir en ellos algo de humanidad.

Un beso muy grande, amigas.

keku dijo...

jajajajaj, que mensaje mas torpe el anterior. Claro que me importan las palabras, sobre todo las tuyas, querida Teresa. Un besazo muy grande y enhorabuena. Un gran trabajo.

oido cocina dijo...

La verdad es que me pasó como a tí Keku, esas fotos son realmente hipnóticas, y en un momento te olvidas de las palabras y los datos con las que Teresa las complementa con tanta sensibilidad,cariño y la elegancia de no cebarse en la rabia que provocan.
Ojalá que esas niñas, con sus lápices y libretas puedan mirar sin miedo a los soldados que les apuntan y convertirlos en monigotes de colores y caricaturas ridículas. Ojalá les estallen las risas frente al arma apuntando. Esa sería la mejor de las Intifadas...

ross dijo...

TESSA...UN GRAN POST...TE FELICITO...Y COMO MIS AMIGOS, TAMBIEN ME IMPACTAN MUCHISIMO ESAS FOTOS...IREIS PARA SEGUIR DÁNDOLES FUERZA...PERO LA DEL CARIÑO¡¡¡
ENHORABUENA,
ROSS

ross dijo...

s tú lo decides así...sería perfecto para el viernes...enhorabuena otra vez,
un beso,
ross

Anónimo dijo...

el comentario perfecto y las fotos muy elocuentes que reflejan el dia dia de unpueblo para sobrevivir.los lapices se los regalaria alos dirigentes para que dibujaran otro futuro los soldados son el ultimo eslabon de una cadena
un beso muy fuerte.
Breogan

shere dijo...

Buen trabajo Teresa,me han impresionado las caras de las niñas,su fuerza y entereza desafiando a los soldados,sin miedo y teniendo claro que quieren ir al colegio y aprender,desde luego dan una lección de grandeza a los propios soldados,que deberían de "quitarse el casco" ante ellas.
BESOS

Anónimo dijo...

Por suerte hay una iniciativa de Ahmadinejad, el presidente de Irán, para investigar acerca de la verdad del Holocausto. Es muy bueno que así sea, y por eso ya está siendo apoyado por muchas personalidades mundiales. Lo que yo creo, es que el tema de la matanza existió pero se magnificó para obtener provecho político, y de hecho Israel se crea artficialmente después de la guerra, sobre las ruinas y los despojos del pueblo palestino, legítimo dueño de esas tierras. Después de esta investigación se deberá deteminar si la entidad sionista autodenominada Israel tiene derecho a existir, y a seguir masacrando inocentes.

Claudia Rodriguez, de Argentina.

June Fernández dijo...

Es demasiado conmovedor como para añadir nada. (Como mucho: qué bello que, pese a todo, se tomen la educación como un motor de progreso, supervivencia, paz...)

entrenomadas dijo...

Acaba de regresar un amigo mío del viaje que "Plataforma de mujeres" organizó a primeros de enero a Palestina.
Es un chico muy tranquilo, que nunca dice una palabra en alto, muy agradable. Bien, ha regresado destrozado, ha pasado miedo, angustia y no da crédito a lo que ha visto. La situación es desesperada para la población pero el mundo mira hacia otro lado. Le hemos dicho que habrá un blog y cuente todo. Dice que primero tiene que mitigar la rabia, luego escribirá.
Le paso este post para que lo lea.
Un besom